ECTOPLASMA

 

 Ectoplasma, amor paranormal

ectoplasma

        

Nicolás Pastoriza es un veterano de la escena viguesa y estatal. Primero con Bromea o Qué?, después con La Marabunta y ahora con Ectoplasma, grupo con el que, aunque lleva trabajando unos años, acaba de editar su primer álbum, Amor por lo paranormal.

 

Ha pasado mucho tiempo desde la disolución de La Marabunta. ¿Qué otros proyectos hubo por el medio?

– He estado haciendo canciones solo o con Pablo Novoa para el Xabarín Club de la Televisión de Galicia, canciones de encargo para Carlos Núñez o Luz Casal y también para alguna película, como es el caso de Lena bajo el nombre de Colombo, así como alguna colaboración con algún colega.

 

¿Cuánto tiempo lleva funcionando el grupo y qué gente ha pasado por la banda?

– Unos dos años en su formación actual, desde que entraron Paco y Hal. El primer batería fue Javier Santirso. En realidad ahora somos David Rodríguez, Saúl Puga, Andrea Montes, Paco Serén, Hal 9000 y yo.

 

¿Ves una cierta continuidad con lo que has hecho antes en Bromea o Qué? ¿Y La Marabunta? ¿O querías que quedara claro que esto es distinto?

– Sí. Bromea o Qué? fue mi banda de finales de los 80, La Marabunta de los 90 y Ectoplasma es el siglo XXI. Por un lado está claro que es distinto. Podría parecer una continuación de Bromea o Qué?, pero aunque no tienen nada que ver los tres proyectos entre sí, el hecho de que mi voz esté ahí los unifica, para bien o para mal. 

 

¿Tomó impulso Ectoplasma con la incorporación de los dos nuevos miembros?

– Desde luego. Hal es un gran batería y Paco, además de ser uno de los guitarras más originales que conozco, es un gran video creador, autor de nuestros clips. Creo que cuando llegan al grupo es el inicio de Ectoplasma como lo conocemos ahora. Sólo era cuestión de tiempo que ellos aparecieran en nuestras vidas.

 

¿Cuántas compañías han pasado de vosotros y que fue lo más peregrino que os dijeron?

– Han pasado todas de nosotros menos Pop & Co. Hemos oído lindezas como: “esto es muy bueno, pero yo no me atrevo a presentarlo a mis jefes”, “yo no lo veo en 40”, “no me recuerda a ningún grupo que haya oído antes y al no pareceros a nadie, ¿cómo lo vendo?”, “las melodías y las letras son originales y frescas(?)…, pero eso no vende discos”, etc. Pero la más grande fue después de un showcase: “Ahora los grupos nos cuestan una pasta en producción. El último disco de… nos costó 80 kilos. No podemos permitirnos producciones tan caras”, a lo que respondimos: “Grabaríamos por menos de la mitad de la cuarta parte”. Respuesta: “No podemos permitirnos producciones tan modestas”.

 

¿Cuándo aparece en el mapa Pop & Co?

– Tras escuchar todas esas lindezas y algunas más, nuestro productor Pablo Iglesias decide que lo suyo es publicar sus producciones a través de un sello propio y desde ahí abrir vías. Las compañías modestas no aportaban más, así que él decidió crear la suya propia.

 

Llama la atención todo el contenido visual del grupo. ¿De dónde salen las ideas para la portada del disco, la web, los carteles…?

– Fundamentalmente de mis letras. Son todas canciones de amor, pero con una envoltura que casi siempre las integra en un ambiente de ciencia-ficción y/o paranormal que procede de mi fervor por la literatura fantástica, por el cine de ciencia ficción, por las series de televisión tipo The Twilight Zone o por los programas sobre lo inexplicable. Aunque me gusta mezclarlos con situaciones muy domésticas, como en la canción “Amnesia” o “Césped plástico”. 

 

¿Y cómo os da por las letras de corte fantástico?

– Una vez escribí dos canciones tituladas “Satélite Xabarín” y “Venusiana” para el programa de la Televisión Gallega y para La Marabunta, respectivamente. Esta última es una canción de amor a una extraterrestre, y de repente me vi cómodo a la hora de hacer canciones de amor ‘de otros mundos’. No sirvo para cantar sobre ‘morenas despampanantes de piel canela que bailan hasta el amanecer en la barra del bar’. Ya hay gente que lo hace muy bien.

 

¿Conocéis a Antonia font? ¿Veis las semejanzas?

– Un poco. Está de puta madre. Lo que más se parece a nosotros es en el diseño de la web. Tienen un aire más mediterráneo, pero son cojonudos.

 

El disco suena a pop clásico, con sección de viento. ¿Habéis llegado a la conclusión de que es el mejor camino para expresaros?

– Sí, al menos por ahora. Me gusta el pop como lo entendían a mitad de los 60 The Beatles y The Kinks o Lovin’ Spoonful, Scott Walker… Pop orquestado que ahora practican Pulp, The Divine Comedy, Richard Ashcroft o Morrissey.

 

¿De qué habéis quedado más contentos del disco?

– De ese factor. De los temas más de violín y trompeta, los más definitorios de nuestro sonido, o sea “La mitad de mi cerebro”, “Electricidad”, “Hablando con las plantas”, “Césped plástico”, “Astro” ó “Superhéroe en paro”

 

Parece que hay un tono común en las canciones del disco, puede que sólo con la excepción de “Amnesia”, hasta que llega “La rebelión de los sexi-boys (marxistas-leninistas)” y, a partir de ahí, las otras cuatro canciones tienen otro ritmo. ¿Fue a propósito? ¿Con qué intención?

– Sí. Digamos que los temas que antes te nombré son los que más suenan a Ectoplasma. “La rebelión de los sexi-boys (marxistas-leninistas)” y “Aeróbic en la mente” son los temas de baile y sus temáticas son las menos ‘paranormales’. Son la otra cara de la moneda, las excepciones.

 

¿Pegaba bien la versión de Dinarama con el resto del disco o cuál fue la razón de su inclusión?

– Pablo iglesias quiso que la grabáramos porque la oyó en directo y le moló. Decidimos hacer una versión tipo Eurovisión setentera, cuando dirigía la orquesta el maestro Rafael Ibarbia, onda Mocedades, vamos. Y nos gustó como quedó. Hay que tener en cuenta que aún no había salido el disco aniversario del Deseo Carnal. Ahora quizás no la hubiéramos grabado porque la visión original sonó hasta en la sopa. De todos modos, queda como un homenaje a Carlos Berlanga, mi letrista en castellano favorito 

 

¿Qué repercusión ha tenido el grupo hasta ahora y cuáles son las perspectivas para vuestro debut?

– Por ahora sólo estamos sacando la cabeza del huevo. Lo escucho mucho en mis programas favoritos de Radio 3 y lo veo en la prensa musical que suelo leer habitualmente. Las perspectivas son tocar delante del mayor público posible y que este cante las canciones con nosotros, que es lo más divertido de este negocio.

 

¿Con qué tipo de éxito se sentiría satisfecho el grupo?

– Me siento satisfecho con todas y cada una de las cosas que tengan que ver con lanzar este disco. El estar aquí haciendo esta entrevista contigo me ilusiona porque significa que todo lo que hemos trabajado tiene un sentido. Ése es el tipo de éxito en el que creo.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *