DETROIT

Detroit

Kathryn Bigelow (eOne)

 

 

Pocas personas hay hoy en día en la industria del cine que sepan mantener la tensión en una película como Kathryn Bigelow. Aunque no queda más remedio que obviar sus primeras cintas, lo que demostró en su día con En tierra hostil (2008) y La noche más oscura (2012), y que ahora confirma en Detroit, es excepcional.

 

Da igual conocer su argumento de antemano, saber la historia de lo que ocurrió realmente aquella noche de julio de 1967 en la ciudad del Estado de Michigan, ya que la experiencia física de revivir aquellos hechos a través de las imágenes que ha filmado es algo inolvidable. Cámara en mano, apegada a los rostros y las sensaciones de todos los que participaron, hay en ella un nervio y una energía tales que al espectador no le queda otra opción que vivirlos como si estuviera participando en ellos.

 

Otra cuestión bien distinta es si una película así solo la podía filmar una mujer blanca, si no hay directora o director negro capaz de hacerlo. Spike Lee lo conseguía al principio de su carrera y Steve McQueen lo hizo el año pasado en 12 años de esclavitud, aunque enseguida le recordaron asuntos turbios de su pasado para acallar su efecto. ¿Sigue vigente el racismo que Detroit recuerda?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *