DÉJAME SALIR

Déjame salir

 Jordan Peele (Universal)

 

 

Si obviamos el prólogo, que deja caer que nos espera más de una sorpresa, el inicio de Déjame salir simula ser una actualización del relato de integración racial apto para todos los públicos de Adivina quién viene esta noche. La primera media hora parece ir por ahí, pero pronto se intuye que todo es mentira, pronto se revelan giros inesperados, que nada va a ser predecible.

 

Jordan Peele, hasta ahora un cómico desconocido por aquí, se descubre como un director muy competente y con muy mala leche, que sabe conjugar en esta sátira macabra el terror, la comedia, lo fantástico y hasta la política, en una lectura no tan soterrada. ¿Qué es, si no, esos grupo de blancos aparentemente liberales que van supurando poco a poco todo su racismo encubierto? ¿No es esta la primera película de los USA post-Obama?

 

Con ecos de los grandes del terror de la década de los 70, lo mejor de esta película que no es un documental ni un film centrado en reparar una injusticia del pasado, está en que la alegoría que escupe rabia contra la raza blanca, revestida con cierto humor para hacer su digestión más fácil, se siente como algo muy real, vivo, de ahora mismo. Con It Follows y Cloverfield Calle 10, un tríptico envenenado del nuevo terror.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *