DEAN AND BRITTA

Dean & Britta, souvenirs sónicos


Tras formar parte de Galaxie 500 y Luna, Dean Wareham tiene ya nuevo proyecto desde hace un par de años, en esta ocasión junto a su pareja, Britta Phillips. Back Numbers es su nuevo disco, que nos presenta el propio Wareham.

</html>

 

“Salimos fuera del Bowery Ballroom un frío y nevado lunes por la noche, 28 de febrero de 2005. Habían sido 3 intensos y emocionales shows de despedida, pero ese día era el adiós definitivo. El encantador personal del Bowery Ballroom nos había preparado una fiesta especial en el bar del sótano para darnos las gracias por los buenos momentos que habíamos pasado juntos allí”, comenta Dean Wareham, ex-líder de Luna y hoy al frente del dúo Dean & Britta, repasando su pasado más reciente.

 

“Estrechamos un montón de manos y hablamos largo y tendido con muchos fans de Luna”, continúa, “algunos de ellos un poco borrachos y con los ojos llorosos, contándonos la tristeza que les suponía cerrar este capítulo musical en sus vidas. Luego Britta y yo nos pusimos nuestros abrigos y caminamos hasta que conseguimos coger un taxi en la esquina de Delancey con Bowery. Me sentí bien al empezar nuestro viaje hacia el norte a través de la niebla para llegar a nuestro apartamento en East Village”.

 

En ese momento hubo que plantearse la siguiente aventura. “Estuve sumergido en una extraña sensación durante los meses siguientes a la despedida de Luna. No sabía qué hacer cuando me levantaba por las mañanas”, reconoce Dean. “Me sentí liberado cuando me fui de Galaxie 500. Pero tras trece años al frente de Luna, tenía sentimientos encontrados sobre el adiós definitivo. ¿Qué iba a hacer a partir de ahora con mi vida?”

 

El dúo marchó a París para encontrar su camino. “Grabamos unas cuantas canciones, incluidas “Wait For Me”, con la actriz Maggie Cheung para la banda sonora de la película Clean del director Olivier Assayas. Britta y yo habíamos ya hecho previamente la banda sonora de algunas películas, como The Squid & The Whale. También produje el álbum de Jule Brown en el Norte de Carolina. Incluso participé como actor secundario en una película de miedo llamada Pumpkin Hell, corriendo por una campo de maíz en Pensylvania a las 5 de la mañana con una calabaza en mi cabeza”.

 

Entonces recibieron la llamada de Tony Visconti. “Él había producido nuestro primer álbum, L´Avventura en 2003. Acababa de llegar de producir el disco de Morrissey en Roma, y justo tenía una sesión cancelada en el estudio. ‘¿Podemos empezar a trabajar en el próximo disco?’ ‘¡Por supuesto!’, fue nuestra respuesta. Trabajar con Visconti es todo un placer. Llegamos a los estudios Looking Glass en Noho a las 11 de la mañana y salimos a las 7 de la tarde. No dejamos las decisiones para más adelante. No paramos de grabar. No nos sentamos y discutimos. Si nos sentíamos bloqueados, Tony siempre iba un paso más allá e intentaba que no paráramos. A eso le llamo yo espontaneidad”.

 

Las sesiones marcharon sin problemas, y con algo que no es muy habitual en el medio de las jornadas de grabación de un disco: una boda, la de los dos componentes del dúo. “Matt Johnson grabó todas las pistas de batería en dos días. Sean McCaul (vibráfono) fue reclutado para tocar en nuestro disco mientras tocaba como músico callejero en la estación de tren de la línea L en la 6ª Avenida”.

 

“Nos casamos en medio de la grabación. Trabajamos de lunes a jueves esa semana, y el juez Richard Owen nos casó en una sencilla ceremonia el viernes por la tarde. El juez Owen es conocido por haber sido el que tomó la decisión sobre el caso Bright Tunes contra Harrisongs, en el cual dictó sentencia a favor de los Chiffons al establecer que George Harrison había  plagiado inconscientemente la canción “He´s So Fine” cuando compuso “My Sweet Lord”. Nosotros no estamos tan seguros”.

 

Además, contaron con un invitado muy especial. “Nuestro amigo Sonic Boom voló desde Rugby, Inglaterra, y se pasó un día entero preparando los sintetizadores que iban a ser grabados en nuestro disco. Conocí a Sonic Boom en el 89 en un show de Spacemen 3 en el club Subterrania de Londres. Probablemente sea mi banda británica favorita. Nuestros caminos se han cruzado ocasionalmente desde entonces. En el 2002 Sonic Boom teloneó a Luna en nuestra gira por EE.UU, y cuando escuchó L´Avventura dijo que era el mejor disco que yo había hecho y me pidió hacer unas remezclas para un EP, que se transformó en nuestro disco Sonic Souvenirs”. El resultado, el reposado y contagioso Back Numbers.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *