DAVID BYRNE

 David Byrne, artista total

El que fuera líder de Talking Heads, una de las bandas más influyentes de la escena neoyorquina de finales de los 70 y primeros años 80, pasó recientemente por España para presentar su propio sello discográfico, Luaka Bop. Una compañía pequeña pero de miras amplias y visión global del asunto musical; en ella, David Byrne se permite el lujo de grabar a grupos latinoamericanos, artistas africanos o editar antologías cubanas y extrañas recopilaciones de música hindú: Tom Zé, Silvio Rodríguez, King Changó, Zap Mama, Los Amigos Invisibles, Susana Baca, Cornershop o Waldemar Bastos son algunos artistas de su variopinta escudería.

Además de sus propios trabajos como solista, por supuesto; precisamente ahora está grabando su nuevo álbum, quinto de su carrera en solitario. La inquieta mente de Byrne se diversifica en múltiples facetas: músico, cineasta, fotógrafo, diseñador gráfico, empresario discográfico… De todo ello hablamos con este singular creador.

– Háblanos de dos de tus últimos fichajes, Los Amigos Invisibles y Los de Abajo, que recientemente se han presentado en España en el festival Pirineos Sur…

– Los Amigos Invisibles es un grupo venezolano muy divertido, que mezcla con mucho humor funk, house y salsa; ya publicamos su anterior disco, The New Sound Of Venezuelan Gozadera, y ahora sale el tercero, Arepa 3000. Los de Abajo son mexicanos y hacen una mezcla de ska, salsa, rock, reggae, polka… Tienen mucha energía en directo. También pronto editaremos su nuevo disco.

– Otro fichaje reciente es el grupo norteamericano Si Sé. ¿Cómo son?

– Los he visto varias veces en directo en Nueva York y son muy buenos. Cantan en inglés y en español, mezclando ritmos latinos y electrónica. Fue una sorpresa, porque no es habitual que los grupos que manejan elementos electrónicos sean tan buenos en vivo. Llevan una cantante dominicana, Carla, y un productor y DJ norteamericano, U.F. Low.

– ¿Qué tal acepta el público de tu país los discos de Luaka Bop?

– Editamos en Estados Unidos los recopilatorios de música cubana aprovechando un hueco en la ley de embargo; pero esas grabaciones se vendieron mejor en Sudamérica. Un grupo como Bloque, de Colombia, recibió buenas críticas en Estados Unidos, pero no vendió mucho allí, vendió más en Europa. Otros, como Los Amigos Invisibles, son bastante populares en Estados Unidos, porque entienden bien la ironía de su música. Ahora bien, las bandas de nuestro sello que más éxito tienen en Estados Unidos son Zap Mama y Cornershop, pero no los distribuimos en Europa. 

– ¿Te gustaría tener a Aterciopelados en Luaka Bop?

– Sí, claro; y a otros como los catalanes Macaco, o los mexicanos Café Tacuba, o brasileños que me gustan mucho como Otto o Lenine. Podríamos negociar, pero somos una compañía pequeña; sólo trabajamos en ella cinco personas. 

– ¿Por qué fichas a tantos grupos latinoamericanos?

– Me gusta mucho la música de ahí, y en Nueva York es posible ver en directo a muchos grupos de rock latino. Gente como Fabulosos Cadillacs llenan los locales. Hay mucho público para esta música. Para mí, esa música que mezcla las raíces y lo popular con lo global es lo más importante. Por otra parte, los grupos latinos tienen dificultades para triunfar en su país, y ésa es una oportunidad que aprovechamos nosotros. Fíjate en el ejemplo de Colombia: funcionan bien las músicas tradicionales como el vallenato y las músicas populares como las de Ricky Martin o Luis Miguel, pero una banda como Aterciopelados vende más fuera.

– Tenemos entendido que estás preparando tu nuevo álbum, ¿qué nos puedes adelantar al respecto?

– Lo estoy grabando con el brasileño Vinicius Cantuaria, pero no será un álbum de música brasileña. Sólo hay un par de canciones con ese argumento. Mi intención es mezclar ritmos de varios tipos, con cuerdas y metales. Será un disco de canciones muy largas y muy cortas.

– En directo te mueves de una forma espasmódica y llevas unos trajes imposibles; contrasta con la impresión que das fuera del escenario…

En escena sale mi otro yo; ahí no tengo miedo. Es una manera de compensar mi parte tímida. Lo de los trajes es un truco para cambiar de escenografía de una manera barata. Así no necesito decorados; cambio de traje y soy otra persona.

– También te dedicas al diseño gráfico y a la fotografía. ¿Qué te interesa de ellos?

Los asuntos de imagen o gráficos son parte de la música. En la portada de un compacto es muy importante la imagen, es la primera impresión que tienes de la música. Respecto a la fotografía, combino la foto de estudio con esa otra más directa, rápida, improvisada e inmediata, una manera de expresarte con imágenes en vez de con palabras.

– También te dedicas a los vídeos y llegaste a realizar un largometraje, True Stories. ¿No piensas repetir esa experiencia?

He tenido varias ideas, pero algunas requerían un presupuesto demasiado alto. Quizás más adelante… 

– ¿Qué tal compaginas el hecho de ser a la vez artista y empresario?
        
Me resulta fácil encontrar a los artistas, pero no soy bueno para los negocios. De ese aspecto se encarga otra persona.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *