DAS KAPITAL

Das Kapital, el signo de los tiempos

  

 

 

 

Leo Fernández Campos es conocido como cantautor punk -O Leo i Arremecághona- y en los últimos tiempos también como guitarrista y voz de Labregos do Tempo dos Sputniks -junto a García de Dios Ke Te Crew y Vero Outeiro, de Xenreira- y, también, como la voz y la guitarra de Ondas Martenot -una banda tributo al poeta Lois Pereiro-. Marcos Paino viene de Galegoz, disueltos este año. Daniel Salgado es nuevo en esto de la música, pero su labor tiene más que ver con las letras del proyecto. Ellos son el núcleo de Das Kapital, el gran grupo surgido este año en Galicia con su debut Ruído negro, del que se desprende un grito desesperado y lleno de rabia contra la situación actual. Daniel Salgado nos lo presenta.

 

¿Cuándo surge el encuentro y cuáles son las bases sobre las que se construye el grupo?

 

            – La idea de la banda surge tras el homenaje a Radio Océano en la infelizmente clausurada -vienen tiempos duros- Sala Nasa. Ese día de mayo de 2010, Paino y Leo interpretaron una potentísima versión electro-punk de “Narcisismo”. Daniel Salgado se encontraba entre el público y al bajar el dúo del escenario se acercó entusiasmado a ellos. “Tenéis que formar un grupo con este sonido”, los desafió, a lo que respondieron, sin dudar un minuto: “Vale, pero tú nos escribes las letras”. Así se formó el trío nuclear de Das Kapital.

 

¿Con qué otros colaboradores cuenta el grupo?

            – En directo, y también en los arreglos en estudio, contamos con David Ageitos -guitarrista que fue de A Compañía do Ruído- y con Doctor Chou -también guitarra en Galegoz-. Tomás Ageitos, que también aporreó la batería en A Compañía do Ruído, está a los mandos del sonido en directo y de la producción en estudio.

 

Se ve claro que todo lo relacionado con Das Kapital está muy pensado, muy cargado de intenciones, de referencias: el nombre del grupo, la portada, los títulos, los textos… ¿Cómo os ponéis de acuerdo, cómo llegáis a ello? ¿Hay sintonía total entre los componentes o alguno impone más su visión?

            – Una vez que decidimos poner en marcha el proyecto, lo siguiente fue ir aclarando qué era exactamente lo que queríamos hacer, siempre a partir del electro punk de “Narcisismo”. Fueron, son, meses en que el capitalismo neoliberal tal y como lo conocíamos se descompone, o está mutando, con la correspondiente agudización de las contradicciones de clase y una cada vez más presente y mayor violencia social. Todo eso, sufrido en carne propia, se va metiendo en la idea y de ahí que atendamos a los ecos de bandas que expresan o expresaron el malestar de los tiempos: Nine Inch Nails, Einsturzende Neubauten, Faust, Stereolab, Programme… No se trata tanto de reproducir sus manierismos sonoros como de comprender el zeitgeist y llevarlo a la música. Eso, unido a la poética de las letras -en directo hacemos una versión de “First We Take Manhattan” traducida por Leo, que encaja en una mirada realista pero apocalíptica- y al nombre del grupo, da nuestra sintonía ideológica, política y estética. Aunque Daniel tiene mayor responsabilidad en algunas de estas elecciones, las decisiones son colectivas y asumidas en primera persona de plural por Das Kapital.
 

¿El título y el nombre del grupo tienen más que ver con Don DeLillo que con Marx?

            No, en absoluto. El nombre del grupo hace, evidentemente, referencia a la gran obra de Karl Marx, todavía un diagnóstico lúcido y útil para entender el tiempo en que vivimos. Si con Don DeLillo hablamos de la novela White Noise -traducido en castellano como Ruido de fondo– puede haber una conexión: la de intentar expresar el malestar general de la época, por muy desapercibido que intente presentarse. Cada vez menos desapercibido, por cierto, y más explícito. El libro de DeLillo corresponde, de hecho, a otra era, más dócil aunque igualmente producto de unas relaciones sociales prehistóricas.

 

En la carpeta del álbum se lee: “El sonido de los disturbios produce disturbios. Contra la ley de la selva, la organización de nuestra dolor. Contra la tiranía vale todo. La situación es delicada. Para Das Kapital sólo es posible una decisión: socialismo o barbarie”. Parece todo un manifiesto y bien claro. ¿Es este un disco que solo podía haber nacido en tiempos turbulentos como estos?

            – En todo caso, ha nacido en tiempos como estos. Que son duros, violentos. No se puede escapar a la época.

 

¿Cuál creéis que debe ser el modelo, el objetivo de una banda en estos tiempos?

            – Resulta difícil generalizar. En cualquier caso, la música que nos interesa no huye de ninguna contradicción, se enfrenta a su tiempo, toma partido, no se esconde ni se mira los zapatos. No se trata tanto de estética como de posición: entre Gorillaz, Billy Bragg, el rock alemán de los 70, MC5, el último disco de Ataque Escampe, Public Enemy o Kortatu existe un hilo rojo: la necesidad de decidir si queremos ser parte del problema o parte de la solución, como decía la introducción del “Kick out the Jams”.

 

 

 

 

 

Venís de distintos proyectos. ¿Cuál fue el mínimo común denominador que todos aceptasteis para el sonido?

            – Creo que ya ha quedado explicado en las respuestas anteriores, ¿no? Tal vez, el cabreo con la situación general y la necesidad de expresarlo.


Ocho canciones, entre ellas dos instrumentales y una
versión. ¿Queríais un álbum corto o no hubo posibilidad de incluir más temas? ¿Se puede considerar más como un EP?

            – Ruído negro dura unos cuarenta minutos, es decir, la duración de los álbumes clásicos en vinilo. Desde el primer momento consideramos que preferíamos un disco contundente y concentrado que pecar de sobreexposición de una poética -musical y lírica- bastante intensa, para bien y para mal, por supuesto. Con esa duración, no creemos en absoluto que sea un EP ni lo planteamos como tal. Antes de fin de año aparecerá en formato LP en vinilo, a todo esto.

 

“Narcisismo” es la versión que incluye el álbum. Yo aún estoy abrumado por la que hizo O Leo en el homenaje a Radio Océano. ¿Tenía que estar en el disco? ¿Y cómo os enfrentasteis a ella a la hora de grabarla, porque es una interpretación distinta a la de aquel día?

            – Como ya hemos comentado, esa versión de “Narcisismo” fue el big bang de Das Kapital. Los cambios en los arreglos -más que cambios, la evolución- a la hora de grabarla surgieron del trabajo en estudio. Sobre todo del trabajo de Paino, el responsable mayor del sonido final de la banda.

 

¿Fue el proceso de composición de las canciones natural? ¿Hubo entendimiento, acuerdo? ¿Fue en conjunto o cada uno llegó con unas ideas a los que los demás sumaban su aportación?

            – A menudo las canciones parten de la letra que escribe Daniel. Luego es Paino quien compone una base, digamos, sonora y Leo el que dibuja una línea para su propia voz. Después, trabajo y trabajo. Lo cierto es que los temas van cambiando mucho, mutan, se metamorfosean, desde las primeras ideas hasta como han quedado en el disco.

 

“Nos días do medo” y “Manifesto dos enfermos” parecen ser las canciones de estructura más clásica, más claras. ¿Es ese el sonido que podemos esperar para un próximo disco?

            – Uf, el sonido del próximo disco se encuentra todavía en el laboratorio. Los debates sobre cómo va a ser están en su punto álgido, pero aún no hemos llegado a una conclusión. Lo que sí parece clarificarse es que ni un paso atrás, ni para tomar impulso.

 

¿Cómo es la presentación en directo?

            – Una pieza importantísima del directo es el trabajo de Tomás Ageitos en los controles y en el sonido general del grupo, y de Doctor Chou y David Ageitos en unas guitarras que escupen todo tipo de sonidos. Leo encara su trabajo como quien arenga tropas de choque y despliega un registro verdaderamente impactante para quien solo lo conozca en sus otras facetas. Paino mantiene la situación bajo control desde su mesa de mandos y Daniel… bueno, Daniel hace lo que puede por ensuciar con un sintetizador digital. Además de “Ruído negro”, solemos tocar alguna otra versión -“Jet society”, de Os Resentidos, es una de ellas- e improvisar, moderadamente, con el ruido digital.

 

Supongo que, dada la repercusión, el grupo tendrá continuidad, ¿no? Además, conociéndoos, me imagino que nos esperan sorpresas, algo que se escape a lo habitual.

            – De momento, aparecerá el disco en vinilo y con un tema inédito. Pero ya trabajamos en la continuación.

 

{youtube}vCFgh3UM3d0{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *