DADDY-O GRANDE TWIN TONES LIVE

Daddy-O Grande & Twin Tones en concierto

 

 

Lleva muchos años, y no parece cansarle. Él está hecho para el surf, o bien el surf está hecho para él. Con The Overtones, Raybeats o su banda enseña, The Straitjackets; o, también, haciendo apología del estilo que un buen día le cautivó trabajando con, entre otros, The Tormentos o Lost Acapulco. Parece difícil pensar en una vida dedicada enteramente a un único estilo, pero si otros hacen lo propio con el bluegrass o la polka y si hay tantos antecedentes en el mismo mundo del surf, ¿por qué no? De hecho, su mayor héroe, Dick Dale, sigue haciendo giras a sus 73 años, así que quién sabe hasta dónde llegará la cuerda de Daddy-O Grande.

 

En esta nueva gira en solitario, sumando un bolo más a los más de 1.500 que lleva a sus espaldas, paseando su famosa máscara de luchador mexicano por el mundo -aunque alguien pudiera pensar en que se trata de un incordio, Danny Amis se paseaba antes de empezar el concierto entre el público con su máscara-, Daddy-O Grande se ha encontrado con unos jovencitos del país que más quiere, México, para acompañarle.

 

 

 

Y son los Twin Tones quienes abren la noche que también conmemora los 15 años del programa “Estudio 3” de la Radio Galega -retransmisión en directo incluida-, con un recorrido de 45 minutos por su discografía en tres etapas (Nación Apache, 2005, Salón Chihuahua, 2006, y Capello di Mariachi, 2008). Los chavales se revelan más divertidos, más heterogéneos, gracias a la aportación de los teclados y, sobre todo, la trompeta. Poco antes de empezar reconocían que, sí, The Ventures o Link Wray habían tenido su influencia, pero que era Ennio Morricone su principal fuente de inspiración. Curioso que ellos, como otros tantos grupos norteamericanos, estén reinterpretando el legado de su tierra a través de las notas que en su día creó un europeo.

 

Si los Twin Tones, con apenas 20 años de media entre sus miembros, podían mostrar algún síntoma de inexperiencia, a pesar de sus siete años en activo, es salir Daddy-O Grande y dejar que la veteranía lo asuma todo. Su guitarra es la absoluta protagonista, como lo es la de Dick Dale en sus conciertos. Y todo lo demás pasa a un segundo plano, en este caso oscureciendo a los Twin Tones. Con ello se pierde también algo de variedad, dejando de lado la trompeta y los teclados en buena parte de los temas.

 

 

 

Aun así, si los Twin Tones hacían suyo al principio de la noche el archiconocido “Bésame mucho”, Daddy-O Grande hace lo propio con el clásico “Perfidia”, justo como en su día la acometieron The Ventures, o pervierte el tango hasta convertirlo prácticamente en surf-tango bailable, como queda claro en las primeras filas. Y tras el clásico “Sleep Walk” de Santo & Johnny y el “Tailspin” con el que recuerda a su banda madre, los Straitjackets, Daddy-O Grande se despide en todo lo alto de la ola, reconociendo que, sí, al final ha vuelto a convencer.

 

(Sala Nasa, Santiago de Compostela, 28 de enero. 200 espectadores. Promotor: A Reixa)

 

(Ver más fotos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *