Crónicas diplomáticas

Crónicas diplomáticas (Golem)

 

 

 

           

Quay d’Orsay, el título original de la película, es el nombre con el que se conoce la sede del ministerio de Asuntos Exteriores en París. Allí entra a trabajar un joven con el encargo de redactar los discursos del Ministro. Lo que descubrirá es un mundo estresante, ambicioso y en el que el máximo responsable del departamento es un cretino que se mueve al son del viento que más le conviene en cada momento.

 

 

 

En épocas como esta, en la que los políticos están enormemente devaluados, esta cinta viene a dar la razón al resto de la sociedad. Podría parecer que al director Bertrand Tavernier, autor de películas memorables como Hoy empieza todo y Alrededor de la medianoche, se la ha ido la mano en la sátira y la crítica de la clase dirigente, pero probablemente mucho de lo que cuenta no diste nada de la realidad: uno de los creadores del cómic que adapta la película, y también guionista del filme, es Abel Lanzac (junto a Christophe Blain), antiguo miembro del gabinete del Primer Ministro francés entre 2005 y 2007 Dominique de Villepin.

 

Sin duda es el guion -junto a la fotografía- el mayor logro del film: comedia ágil, es difícil recordar una cinta con tantos diálogos y a una velocidad tan vertiginosa desde Un, dos, tres de Billy Wilder.

{youtube}iLDh51GA-fY{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *