CRACKER

Cracker, rock clásico

 

Por fin, tras más de diez años como banda -con el antecedente de otros tantos años antes como Camper Van Beethoven-, Cracker están finalizando su primera gira española. Este mismo sábado se presentan en la Sala Capitol de Santiago. Una oportunidad única para ver en directo a una de las bandas más clásicas del rock actual y, también, a una de las mejores sobre el escenario. ¿Concierto del año? Hablamos con Johnny Hickman, uno de sus dos líderes junto a David Lowery.

 

         Tras cinco discos, Cracker han editado recientemente un recopilatorio de sus mejores canciones, un álbum en directo, otro de versiones de sus canciones junto a Leftover Salmon y uno de versiones de canciones country de gente como Dwight Yoakam, Terry Allen o Bruce Springsteen, algo que ya se dejaba notar en canciones como “Mr. Wrong”, “Eurotrash Girl” o “Low”.

 

Countrysides aparece como resultado de una gira que hicieron por tugurios y bares de carretera bajo el nombre de Ironic Mullet, tocando canciones de AC/DC, Tom Petty y, claro está, clásicos del country. “David y yo tenemos una herencia country, y apreciamos esas canciones,” asegura Hickman. “Muchos grupos alternativos no se paran en la faceta divertida del country. El lado absurdo casi no tiene cobertura.”

 

“Fue como un juego,” continúa Hickman. “Pensamos qué pasaría si hubiese un grupo country dentro de Cracker, así que nos metimos en una gira por bares de carretera, lugares en los que probablemente tienen karaoke todas las noches y que no se pueden pagar un grupo como Cracker. Hicimos ese tipo de canciones y, también, alguna nuestra de vez en cuando.”

 

Todo un reto del que salieron indemnes. “Cuando hacemos ese tipo de cosas, es que podemos atrevernos con cualquier cosa. Hacemos canciones que ni conocemos, sólo por diversión. Si no funciona, o estalla una pelea, lo dejamos. Todo nos mantiene muy vivos.”

 

         Aunque parezca extraño en su trayectoria, Countrysides es el resultado de muchas cosas. “En parte, del hecho de que David y yo somos hijos de militares que crecimos en el sur de California. Nuestros padres escuchaban mucho country, pero no el baboso, sino el que se rebelaba contra el sonido de Nashville, de gente como Merle Haggard, Johnny Cash, Willie Nelson… Siempre nos gustó ese lado del country, y en nuestros discos siempre hay alguna gota de country.”

 

         De todas formas, podemos descansar tranquilos: lo que Cracker hará este fin de semana es, principalmente, tocar canciones de sus cinco discos de rock clásico. Forever, del 2001, es, hasta ahora, su último disco de canciones propias en estudio, y fue el último que grabaron para la multinacional Virgin. En Countrysides aparece una canción en contra de su anterior sello, “Ain’t Gonna Suck Itself”, e incluso se puede ver a David Lowery en imágenes intentando convencer por teléfono a los ejecutivos de su anterior sello del concepto de Ironic Mullet.

 

         “Da igual: nuestra etapa con Virgin había terminado. Después de Forever apareció un idiota al frente de la compañía que no nos entendía. Ya habían echado a todos los artistas buenos, así que quedábamos muy pocos que nos les gustaban. ¿Qué narices pintábamos en la compañía de Mariah Carey? Tuvimos algunos años buenos en Virgin. Si fuera más joven, me entraría el miedo, pero ya tengo 47 tacos, así que pensaba ya en el siguiente capítulo. Hay muchos grupos que se están haciendo con el control de su destino. Internet está cambiado todo, y ya era hora.”

 

         Cada uno de ellos vive en una costa distinta de los Estados Unidos, pero lo aceptan como un reto. “Cuando nos juntamos, yo puedo traer algo que no suena como nosotros y David puede aparecer con un texto estúpido. Lo que hacemos es darle muchas vueltas hasta que lo acercamos a lo que es Cracker.” 

         Desde luego, pocos grupos hay hoy en día más clásicos que Cracker, y en ello tienen que ver bastante su edad y sus influencias. “Hay mucha gente que se cuela en nuestras canciones, gente como Randy Newman, Neil Young, Warren Zevon o Bob Dylan, del que tengo todo lo que ha ido publicando y más. Aún recuerdo la primera vez que lo oí en la radio, algo que hoy no sucede porque todo suena igual. En aquel momento decía cosas que nadie más decía. El estilo de todos estos grandísimos compositores es que, por alguna razón, te llega muy profundamente; la gente conecta con lo que el cantante dice en la canción.” 

Curiosamente, es el hijo de 16 años de Hickman quien lo mantiene al día. “La radio no se puede escuchar, así que presto atención a lo que me pone mi hijo. Por suerte, tiene buen oído y está al tanto de todo. Beck me gusta mucho y también me ha dado a conocer a los White Stripes, que están muy bien. Cada cierto tiempo me pone discos, y bien le digo que son una mierda o voy y me compro sus discos.”

 

         Pero lo que Cracker se ha ganado con los años es su reputación de banda de un directo demoledor e incendiario. “No queremos tocar para gente que está ahí y se dedican a charlar. Lo damos todo. Llevamos mucho tiempo en esto y no aguantamos a la gente que nos aburre. Hay un poco de Iggy Pop y de The Replacements en Cracker. No creo que Iggy Pop tocase para gente que no le prestase atención.” Lo comprobaremos este mismo sábado.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *