COURTNEY LOVE

Courtney Love, piel de celebridad

 

Músico. Compositora. Actriz. Activista. Famosa. Provocadora. Hay pocos artistas que encajen en todas esas categorías, artistas cuya vida y trabajo es imposible de clasificar. Y Courtney Love sólo hay una. Ahora presenta su primer disco en solitario, America’s Sweetheart.

America’s Sweetheart es el esperado trabajo de debut en solitario de Love, continuación de los dos trabajos de su anterior banda Hole publicados en sellos multinacionales, el clásico de 1994 Live Through This y el de 1998 Celebrity Skin.  

America’s Sweetheart es puro Courtney sin adulterar: crudo e implacable, inteligente y caradura, ingenuo e intransigente. “Las canciones fueron compuestas por mí, en colaboración con Linda Perry, de 4 Non Blondes, o el legendario letrista Bernie Taupin, el de Elton John, ya sabes,” comenta Courtney.  

El primer single del álbum, “Mono”, es una desafiante declaración de propósitos, el grito de guerra de Love a la llamada revolución del nuevo rock: “¿Es ésta la parte del libro que escribiste donde tengo que salvar el día? / ¿Me echaste de menos?” 

El principal foco emocional de America’s Sweetheart puede muy bien ser el épico “Sunset Strip”. En esta evocadora canción Courtney ofrece una disección experta de sueños de tiempos rápidos y vidas cortas, señalando: “Mírame por última vez / mira a ver si encuentras vida en mis ojos / No me desvaneceré, de ninguna manera, no por dolor ni tristeza.”        

En estos días está pensando en el directo. “Planeo reunir una banda completamente nueva formada íntegramente por chicas. El grupo incluirá a una guitarrista y bajista descubierta a través de un anuncio.” Ese anuncio fue publicado a toda página en el periódico The Village Voice para buscar músicos que “pareciesen Diosas. Nos gusta Emily the Strange, Lolita Goth, la forma de tocar la batería de Patty Schemel, Nuggets y la película Performance.” 

Además de sus muchas actividades relacionadas con la música -entre ellas su implicación apasionada en multitud de cuestiones relacionadas con los derechos de los artistas-, Courtney también sigue dedicándose a su pasión por actuar. “Sí, debuté con un pequeño papel en la película de 1986 de Alex Cox, Sid and Nancy.” A ella le siguieron una multitud de apariciones, con muy buenas críticas, en varias películas independientes, entre ellas Basquait and Feeling Minnesota de 1996.  

Su muy celebrada actuación como la trágica Althea Flynt en la película de 1996, The People Vs. Larry Flynt, fue un gran avance en su carrera, le ganó una nominación a los Globos de Oro, junto con los dos premios como “Mejor Actriz de Reparto” del Círculo de Críticos de Cien de Nueva York y de la Sociedad de Boston de Cine y Crítica, el premio como “Actriz Revelación” de la Asociación de Críticos de Cine de Chicago, y el segundo premio como “Mejor Actriz de Reparto” de la Asociación de Críticos de Cine de Los Ángeles.  

Courtney impulsó su profesión como actriz con sus aclamadas interpretaciones en otras películas. “Sí, 200 Cigarettes de 1999, Man On The Moon de 1999 (en la que se volvió a reunir con el director de Larry Flynt, Milos Forman), Beat del 2000, Julie Johnson del 2001, y Trapped del 2002. Recuerda que, cuando era más joven, aparecí en varias producciones en el prestigioso festival de Ashland, Oregon Shakespeare Festival.” 

No es todo. “Mi interés por las artes se extiende al grafismo, como podéis ver en la portada de mi disco. La portada y gran parte del trabajo artístico del interior de “America’s Sweetheart” está dibujado por Olivia, (www.eOlivia.com) la primera artista pin-up del mundo. Tras heredar el liderazgo dejado por Vargas, Olivia ha presentado espectáculos de su arte no sólo por todos los Estados Unidos sino también en Japón.” 

Courtney tiene unos fuertes vínculos con Japón. Ella es la protagonista de una serie de comics manga japoneses. Dibujada por el artista de manga con más éxito de Japón, Ai Yazawa, y co-escrita por Love y DJ Milky, Courtney actúa en el papel de “Princess Ai”. “Princess Ai” es la historia de una joven inteligente y con talento,” explica, “aunque polémica y controvertida, que utiliza el escenario público no sólo para auto-expresarse sino también para esconderse de su agresores. Es la princesa de un misterioso y desconocido territorio, que se ha escapado hasta nuestro mundo y que ahora se refugia en los bulliciosos club nocturnos de Kabushiki-cho.” 

Ahora toca defender “America’s Sweetheart”, olvidándose de todas las polémicas que la rodean, y en eso está.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *