CORCOBADO

Corcobado, nuestro cáncer

 

 

         El esplendor del pop estatal de los 80 ha dejado un buen puñado de cadáveres en el armario. Y también otros artistas de vida más larga, los inclasificables, como los que pululan por ahí fuera. Nuestro Tom Waits, nuestro Leonard Cohen, nuestra P J Harvey, nuestro Nick Cave se llama Javier Corcobado.

 

         Una actitud mantenida durante todos aquellos años, sin fruto alguno. Con unos comienzos vanguardistas y experimentales, a la cabeza de bandas como Mar Otra Vez, 429 Engaños o Demonios Tus Ojos. Mientras toda la ‘movida’ se cubría de gloria y dinero, Corcobado vivía al límite, dando todos los pasos que se supone no ayudan a salir del malditismo.

 

         La aventura en solitario comenzó con Agrio beso en el 89 y continuó con bandas de nombre tan sugerente como Los Chatarreros de Sangre y Cielo y Cría Cuervos, en este último caso únicamente para la aventura de los Boleros enfermos de amor, Vol. 1.

 

         Ha creado escuela. La mayoría de los que han grabado para el sello Triquinoise y otras pequeñas discográficas independientes le deben gran parte de su existencia -713avo Amor, Hermano Cerdo, Superelvis o Vírgenes Adolescentes-. El propio José Luis Moreno Ruiz, otro poeta que ahora edita sus primeras grabaciones, cuenta con el impulso del propio Corcobado.

 

         Gran parte de la culpa, en cómo mantener una actitud contra todos los elementos, la tienen sus músicos, que le han acompañado siempre, tejiendo una red de sonidos recios y manteniéndose alejados del resto de los grupos, en la estela de la estética y la filosofía de su instigador principal, Corcobado. Los fieles Chatarreros son: Justo Bagüeste -saxo-, Javier Arnal -guitarras y acordeón-, Nacho Laguna -bajo- y Nacho Colís -batería-. Para su nuevo disco Arco iris de lágrimas se han añadido a la formación Ana Díaz cantando y Susana Cáncer con los teclados, dos de las colaboradoras de los Boleros enfermos de amor.

 

         Corcobado también pasea su nombre por el mundo editorial, tal vez su elemento natural. Hasta ahora un par de libros completan su aureola de artista difícil. El primero Chatarra de sangre y cielo apareció en el 91, y el segundo coincide con la edición de su último disco: las vivencias de un drogadicto aficionado al peyote, el tequila y la heroína componen El sudor de la pistola 13.

 

         El momento decisivo le llega ahora con Arco iris de lágrimas. Los cambios pasan por la producción, con Suso Saiz detrás de la mesa, alguien curtido en buscar los matices a gente como Esclarecidos, Luis Eduardo Aute o Pablo Guerrero, y que aquí se aplica a contener la furia habitual de Corcobado, a volver más accesibles las canciones ‘tormento’, y a reforzar su faceta más cercana a lo convencional, si es que existe.

 

         Quien más ha puesto en el intento es el propio autor, con su repertorio más variado, repasando en un sólo volumen todo lo experimentado con anterioridad: el ritmo de pasodoble en “Dientes de mezcal”, las referencias a Nino Bravo en “Carta al cielo”, la mezcla de Boney M., Killing Joke y Leonard Cohen en “Déjame ver tu lado débil”, los boleros “Diamanda” y “Si tú no me quieres”, el dueto al estilo Nancy Sintara y Lee Hazelwood en “Flores de lágrimas” y la vertiente más rabiosa de “Catorce” o “Yo seré tu cáncer”. Con los textos, el paso adelante está en las narraciones cerradas, como “Catorce”, la historia real de un heroinómano mexicano de quince años, y en el nivel menos tremendista en la forma de expresión.

 

         Además, para presentar Arco iris de lágrimas, Corcobado se embarcará pronto en una gira que llamará ‘La parada de los monstruos’, en homenaje a la película de Tod Browning. Le acompañarán Fangoria y algún que otro grupo sudamericano. Será una carpa ambulante que recorrerá varias capitales. La apuesta es fuerte y decidida por abandonar una aureola de malditismo tan trabajada como poco gratificante. Y Arco iris de lágrimas el único intento posible. Veremos.

 

DISCOGRAFÍA:

 

Con Mar Otra Vez (Todos en GASA):

– “No he olvidado como jugar embarrado…” (85)

– “Edades de óxido” (86)

– “De belleza / Sex Machine” (single, 86)

– “Algún paté venenoso” (87)

– “Miércoles cercano al infierno / Nunca” (single, 87)

 

Con Demonios Tus Ojos (Todos en GASA):

– “Demonios Tus Ojos” (88)

– “Corazón roto en 2.000 pedazos / Colt Antimonio” (single, 88)

 

Como Corcobado (Todos en GASA):

– “Agrio beso” (89)

– “Desde tu herida / Crepúsculo” (single, 89)

– “Poemas” (E.P., 89)

 

Como Corcobado y los Chatarreros de Sangre y Cielo (en Triquinoise):

– “Tormenta de tormento” (91)

– “Suceso” (E.P., 91)

– “La libertad es la cárcel… / Buen horror” (single, 91)

– “Ritmo de sangre” (93)

– “Arco iris de lágrimas” (95, GASA)

 

Como Corcobado y Cría Cuervos (en Triquinoise):

– “Boleros enfermos de amor, Vol. 1” (94)

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *