CORA NOVOA

Cora Novoa, ‘technomelodía’

 

 

 

 

 

Desde Ourense, electro con melodías, techno muy personal… Es su pequeño jardín, el de Cora Novoa, que salió de Galicia hace unos años para buscarse la vida en Madrid estudiando Sonido y, posteriormente, en Berlín conociendo de primera mano la escena electrónica. De vuelta a España, acaba de publicar su debut The Secret Garden en el sello Natura Sonoris.

 

 

 

Habrá mucha gente que no te conoce aún en Galicia, especialmente en una revista más centrada en el pop-rock. ¿Cuál ha sido hasta ahora tu trayectoria en el mundo de la música?

– Acabo de lanzar mi primer álbum The Secret Garden, pero anteriormente edité algunos singles y remezclas, alternando todo esto con los bolos que he ido haciendo durante estos dos años y medio por España y parte de Europa. Me costaría clasificarme dentro de un estilo determinado, así que prefiero que la gente lo escuche con sus propios oídos y juzguen ellos mismos.

 

¿Por qué acabas viviendo en Berlín tras estudiar en Madrid? ¿Sigues allí ahora?

            – Estudié sonido y posteriormente estuve trabajando en Madrid. Después llegó un punto donde necesité cambiar de rumbo, quería oler aire fresco; entre el estrés que puede generar una ciudad como Madrid y la necesidad de aires nuevos, decidí irme sola a tierras germanas tras 5 años en la capital. Berlín siempre había sido una de mis predilecciones, me encantan los valores que tiene la gente y el ritmo de la ciudad. Tiene ese ‘algo’ que tiene Galicia, esa emotividad y morriña, pero con la ventaja de que es una de las cunas de la cultura a todos lo niveles. Allí la gente siempre tiene uno o varios proyectos, convergen múltiples disciplinas del arte, y todo es posible. Es en la única ciudad que conozco en la que se pueden hacer las cosas sin tantos prejuicios a la hora de crear, hay mucho respeto, y eso es algo de lo que deberíamos aprender aquí en España. Actualmente no sigo allí, igual hay segunda parte, pero por ahora tendrá que esperar.

 

¿Cuándo y cómo surge el contacto con Henry Saiz y el sello Natura Sonoris?

            – A Henry lo conocí cuando estaba estudiando sonido en Madrid. Cuando escuché por primera vez lo que hacía, me encanto. Él escuchó mi música y me dijo si quería formar parte del sello que tenía en mente hacer. Posteriormente encontró el nombre (Natura Sonoris), y poquito a poco se empezó a dar forma a la familia que somos hoy en día.

 

¿Cómo te has planteado este primer LP, The Secret Garden? ¿Cuáles eran los objetivos?

            – En The Secret Garden quería englobar todo lo que hago en el estudio, ya que en un single es técnicamente imposible plasmarlo. Evidentemente, tiene que tener un denominador común, un sonido global y un hilo que conecte un tema con otro. No tenía unos objetivos intencionados a priori. Me gusta sobretodo hacer siempre lo que siento, y en este caso era compartir parte de lo que es mi día a día, de mi pequeño mundo, en definitiva, de mi jardín secreto.

 

¿Ves los discos como una manera de promocionarte, de dar a conocer tú trabajo, como algo que hay que hacer pero que evitarías si no fuera necesario?

            – Amo la música, por lo que amo los discos en todos sus formatos: singles, lives, LPs, mp3, vinilos, etc., y me encanta compartir, por lo que sacar un disco tiene ambos factores: por un lado, estás plasmando ideas y sentimientos, y por el otro, estás compartiendo todo esto con los demás. Evidentemente las cosas hace ya tiempo que han cambiado, el mercado, la sociedad, todo cambia constantemente, y negarlo significa poner barreras a todo lo que sucede a nuestro alrededor, y eso es no querer aceptar la realidad. Creo que sacar un álbum hoy en día tiene tantos pros o contras como hace 10 años, todo depende de los ojos de quien lo mire.

 

¿Cuánta importancia le das a las melodías en tus composiciones? ¿Podríamos hablar de música electrónica con melodía?

            – Podríamos hablar de música electrónica con melodías o sin melodías, con percusión o sin percusión, con lo que a uno le apetezca. Creo que la música al margen de estilos o modas es libre e infinita, y hay que disfrutarla así como se sienta, como venga. Personalmente me encantan las melodías, tal vez por haber tenido estudios de formación clásica o por haberme criado escuchando soul, funky, bossa… Va innato en mí, necesito melodías en mi vida, y son un denominador común en la música que hago.

 

¿Y a las voces? ¿Son necesarias?

– Todo depende de lo que cada uno quiera plasmar: hay música electrónica sin voces y otra con voces, como en todos los estilos de música. En mi caso es algo que sale por sí solo. Tengo una connotación pop que se nota en algunos temas, otras veces me gusta usar las voces como si fuera un instrumento, que está ahí pero no sabes bien lo que es, si un sintetizador o la voz de alguien, otras como elemento percusivo,… En definitiva, me gusta jugar con los sonidos.

 

¿Hay una secuenciación pensada en el disco? Parece que la primera parte es más para escuchar en casa y la segunda para incitar al baile.

            – Si, quería dividir el álbum en dos partes. Una más para estar por casa y otra más dirigida al club, pero, como todo, es relativo. Supongo que hay gente que ha pinchado temas de la primera parte y otros que escuchan la segunda mientras están leyendo.

 

¿Qué haces concretamente como parte del colectivo Butt-Plug?

– Me encargo de todo lo relacionado con la música, produzco los temas que luego se llevarán al directo. Somos personas de diferentes artes escénicas y llevamos ya tiempo parados con el proyecto. De momento no tenemos planes de volver con él, pero nunca se sabe.

 

 

 

 

 

¿En qué otros proyectos participas?

            – Actualmente no estoy trabajando con otra gente. Sí que me gustaría hacer una banda y otros proyectos, pero con el tiempo. Ahora mismo estoy dando preferencia a mi carrera artística.

 

¿Qué tal fue tu experiencia en el pasado Sónar?

– Fue todo un placer tocar en el Sónar Barcelona y en la primera edición del Sónar Coruña. Es mi festival favorito. Voy año tras año porque me encanta cómo está diseñado, los grupos y artistas que descubro y el maravilloso reencuentro con amigos que sabes que solo los ves en esos días, así que tocar en él fue algo muy bonito. Espero poder repetir algún otro año.

 

¿Crees que Sónar Galicia es el reflejo de un cambio en la escena musical electrónica gallega? ¿Cómo la ves tú? ¿Falla la infraestructura pero hay talento?

            – Creo que algo así era necesario para que las cosas se sigan moviendo más y más. Es imprescindible seguir creando escena, que haya gente con ganas de descubrir sonidos nuevos es esencial. Que un festival como el Sónar haya aterrizado en Galicia marcará un antes y un después. Tenemos muy buena cantera de músicos, productores, DJs… Ahora es el momento de que todos nos subamos a nuestros barcos y rememos juntos, sin envidias, sin miedos y con mucho respeto.

 

¿Cuál es tu relación con el resto de músicos electrónicos gallegos?

            – Conozco a poca gente dentro de la escena, ya que me fui a vivir fuera de Ourense muy joven. Pero ahora que he estado viajando, he ido conociendo a gente, poco a poco. Por suerte o por desgracia, muchos de nosotros tuvimos que irnos a otras ciudades para descubrir estilos, clubes ó para tener formación. Creo que es esencial que un organismo como la Xunta de Galicia apoye al arte más alternativo a todos los niveles, con todo esto lo que se generaría sería cultura, amantes por la cultura y, en definitiva, educación.

 

Escuchas todo tipo de músicas, ¿no? ¿Cuáles son tus favoritas y qué artistas te gustan que no se relacionarían tanto con lo que haces?

            – En realidad mis influencias son muchas desde el electro de Creme Organization, hasta el soul de la Motown, rock de los 60, el precioso technopop de Jori Hulkkonen, los graciosos e inigualables Nuevos Ricos, el hipnótico Agoria o la fusión flamenca de El Bicho. Como ves, escucho infinidad de estilos y grupos, enriquecen mi sonido y me inspiran día a día. Escucho cosas underground y también comerciales pero, evidentemente, tienen que estar bien hechas, contarme algo y sobretodo que sea una propuesta honesta. Me siento engañada cuando la gente no es sincera con el trabajo que hace. Hay música que es un producto, que es genial cómo está hecha y lo que cuentan; en cambio no me parece justo, ni honesto, que haya artistas que son producidos por otros y no lo digan, más que nada porque el otro artista se queda siempre en la sombra. Actualmente estoy escuchando cosas tan variadas como Etta James, Eelke Kleijn, John Maus ó The Hundred in the Hand.

 

¿Hasta qué punto te ha ayudado en tu carrera haber estudiado Sonido? ¿Cómo facilita las cosas?

– A mí me ha ayudado a comprender muchos de los conceptos que antes no entendía o sencillamente no sabía ni que existían. La visión que tienes sobre el audio te cambia totalmente y ves las cosas desde otro punto de vista, o más bien empiezas a escuchar las cosas con otros oídos.

 

Eres sobre todo compositora y músico de directo, ¿no? ¿Hacer de DJ es un complemento?

– Creo que ambas cosas son complementarias. Hacer directos con tu música es genial, porque es algo que has hecho tú, pero contar historias con música de otros también es maravilloso. Creo que depende del momento en el que estés, el cuerpo te pedirá una u otra cosa.

 

¿Cómo preparas el directo? ¿Qué llevas?

– Ahora mismo estoy haciendo la presentación del disco, así que toco parte de las canciones de él y algunas de los singles que he sacado con anterioridad. Me gusta ir añadiendo cosas nuevas, porque me lo pide el cuerpo. Llevo escuchando más de un año mi álbum, porque aunque haya salido a la venta hace poco, yo llevo dándole vueltas hace ya tiempo, así que voy alternando y poniendo también material inédito. Llevo una controladora Vestax-Vcm 600, una tarjeta Rme-Fireface 400, un micro Shure 58, un pequeño teclado Akai y mi última adquisición ha sido un pequeño sintetizar monofónico de síntesis substractiva Doepfer.

 

¿Adónde has viajado gracias a la música? ¿Cómo se te recibe en otros países? ¿Dónde te encuentras más a gusto?

            – He podido viajar a parte de Europa. Por ejemplo, me encanta la gente belga, tienen una pasión por la música increíble y son gente muy afectuosa y cercana. Este año volveré a tocar por allí, así que estoy deseando que llegue el día. Por otra parte, en febrero haré mi primera gira por Sudamérica. Estoy muy entusiasmada con la idea de cruzar el charco y de vivir en primera persona el sentir hacia la música electrónica que se tiene allí.

 

 

 

{youtube}kTipyxTmyXE{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *