Cloverfield Calle 10

Cloverfield Calle 10

 Dan Trachtenberg (Paramount)

Cloverfield Calle 10

 

Tres actos. En el primero, la referencia más clara es Psicosis. Toda una puerta de entrada a algo que pronto se revela distinto y que no desmerece frente a su modelo. El segundo ocupa casi todo el metraje. Sin desvelar mucho, se puede decir que aquí pasamos a una cinta de misterio, con unos personajes que no se sabe bien si son lo que parecen. La incertidumbre y el desasosiego se adueñan de un guion que va dosificando la información perfectamente.

Es en ese nudo donde la cinta se vuelve claustrofóbica, con una tensión psicológica en crescendo, encarnada en la figura del gran John Goodman, acompañado de un decidido personaje femenino (Mary Elizabeth Winstead) que tiene una evolución descrita inmejorablemente.

Y llega el desenlace, inesperado. Ahí es donde el film se revela como la ‘secuela espiritual’ de Monstruoso (2008). Mejor mantengamos la sorpresa, pero sí se puede señalar que es entonces cuando se saltan todas las convenciones y los géneros, para acabar enlazando también con la paranoia por un fin del mundo cercano, como hacía otra película igual de hipnótica en sus contenidos medios e impactantes resultados, Take Shelter (2011).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *