CATHY-CLARET

Cathy Claret, susurrando

 

El fascinante pasado de Cathy Claret -por pionera, por internacional, por estar ligada a nombres fundamentales en la historia de música, por una vida de constante lucha- se encuentra con un maravilloso presente: Gypsy Flower, un delicado disco de soleada tristeza con colaboraciones de Finley Quaye, Hook Herrera (habitual de Ben Harper y Willy DeVille) y Jerónimo Maya, el prodigio de la guitarra flamenca de la nueva generación. Al mismo tiempo, roza un futuro prometedor: los productores jamaicanos Sly and Robbie han solicitado su presencia en un disco con sus cantantes femeninas favoritas.

 

Francesa de nacimiento (La Camarga), gitana de adopción, con la familia Amador-Fernández formó (a mediados de los 80) uno de los primeros grupos musicales de eso que ahora  llaman mestizaje. Poco después fundó, con Pascal Comelade, la Bel Canto Orquestra, una formación singular que fascinó con unos horizontes musicales tan próximos que por entonces nos parecieron  de otra galaxia. Cathy compuso “Bolleré”, una canción que grabó en 1991 y que cuatro años más tarde hizo popular su querido Raimundo Amador, que le produjo Soleil y Locura. En el universo de Cathy Claret no hay que olvidar a Kiko Veneno,  productor de La Chica del Viento (2001) y para el que compuso la canción “Esperanza”.

 

“Después de publicar Sussurando, en el cual ganaron protagonismo los temas más  bossas, me propuse que este disco fuera más salvaje, más crudo, más experimental y a la vez más directo”, asegura Cathy Claret sobre el nuevo álbum. “Quería guardar el sonido de las primeras maquetas, que no quedara demasiado ‘limpio’, ya que a veces cuando grabas en estudio, pierdes la contundencia y frescura de las canciones tal y como fueron paridas”.

 

“He compuesto todas las canciones, tanto las letras como la música. Toco algún instrumento (flauta, piano de juguete, vibráfono, loops) además de realizar y producir el disco, con la ayuda de Ray Varela, siempre impecable al sonido, loops, algunas programaciones y  otras cositas. Había decidido que para este disco no quería invitados, pero como la vida da muchas vueltas, una no puede decir nunca de esta agua no beberé, y así es”.

 

“Colabora en el disco Finley Quaye, el único que ha conseguido que casi queden obsoletos Ben Harper, Lenny Kravitz  o Terence Trent D´Arby. El bad boy del nuevo Soul-reggae. Ahora estamos preparando otro proyecto conjunto, ya que pasamos las vacaciones aquí en mi casa, componiendo día y noche… Lo mejor de todo es que no fue una colaboración buscada, se ofreció él, y yo ante tal ofrecimiento era imposible que me negara. Hemos trabado una gran amistad”.

 

“Otro de los músicos que colaboran es Hook Herrera, el bluesman indio, habitual de Ben Harper y Willy Deville. También se encuentran entre las colaboraciones Bastián, el tío de los Pata Negra, y La Chica, mi amiga del alma. Y Jerónimo Maya el prodigio de la guitarra flamenca de la nueva generación”.

 

“Me encargué de todo, desde producción, hasta la portada, las fotos, letras y el libreto. De ahí a que algunos piensen que me tomo las cosas con calma… ¡Pero es que es mucho trabajo para una sola persona! Es lo que tiene querer controlarlo todo”.

 

A continuación, Cathy Claret repasa una a una las canciones de su nuevo disco:

 

– “Siempre libre”: Quise hacer una rumba flamenca, salvaje, tipo Los Chichos. La típica rumba carcelera, pero a mi manera. Al final de la canción canto en francés, recordando el ye-ye francés  de los 60. Después añadí un piano de juguete y algún loop que otro. Creo que ha quedado bien esta mezcla de flamenco y pop sesentero.

 

– “We are dreamers”: Esta canción la compusimos el Finley y yo una noche de verano. Se aleja de lo que la gente está acostumbrado a escuchar de mí. Pusimos guitarras al revés para darle un toque psicodélico. Surgió sola la canción, con Finley tocando la guitarra una noche. Me vino la letra de golpe, seguramente porque aquella noche había luna llena. Un recuerdo imborrable. El Finley toca la guitarra en esta canción y yo el vibráfono juguete.

 

– “Ni con dinero”: Habla de la gente que se las da de callejero y flamenco pero no porque lo sientan o lo hayan vivido,  sino porque esto ahora vende. Por eso digo “ni con dinero será tuyo el aire nuestro”, aunque no rechazo a nadie ya que después digo “vente con nosotros a vender rosas”, que es una manera poética de decir que si pasas años de fatigas, podrás ser lo que quieras. Aquí el Finley Quaye toca percusión también.

 

– “Toi et moi”: Una canción tipo bossa, donde canta conmigo Hook con su voz tan grave. Parece Lee Marvin. ¡Creo que el contraste entre la voz de Hook y la mía es mágico! En esta canción esta la magnifica guitarra de Jerónimo, el prodigio gitano de la guitarra que muchos señalan como el sucesor de Paco de Lucia.

 

– “Chamalilero”: Esta canción  la hice pensando en un amigo, ya  que siempre esta recogiendo cosas en la calle para luego venderlas. Todo para llevar a casa dinero para sus hijos. Se lo dedico a él y a toda esa gente que trapichea con cosas que recoge de la calle. Porque la gente habla siempre de las grandes causas, pero aquí también hay gente que lo pasa muy mal. Chamalilero  quiere decir chatarrero, es una palabra ya en desuso.

 

– “Tell me why, soledad…”: Me gusta mucho esta canción. Al final se va un poco por flamenco, cuando menos se lo espera uno. Hook Herrera ha puesto un poquito de guitarra y su inconfundible voz grave.

 

– “Churumbeles”: Los churumbeles son los niños en caló y, claro, ¡va dedicada a mi hija! Aquí canta conmigo Hook Herrera además de tocar algunas guitarras.

 

– “Mi casa tiene ruedas”: Esta canción la grabé para el Sambisarane, el disco de remezclas con música electrónica. La he grabado otra vez, pero en su versión original. La canción habla de la gente nómada que viven en caravanas o que simplemente tengan el alma bohemia aunque vivan en un sitio fijo. Cuando canto en el estribillo “azul y verde”  hago referencia  a los colores de la bandera gitana.

 

– “Tout me lasse”: Es una canción más melancólica. Dice: “tout me lasse et tout me casse”, que viene a decir “todo me hiere, todo me duele”. Hay un trozo más cercano a la rumba y después un trozo más bossa. Podría ser pop inglés o  francés. La mezcla resulta curiosa.

 

– “La chica del viento”: La he regrabado porque no me gustaba del todo como había quedado (en concreto la batería y las trompetas). Así que opté por regrabarla tal y como la hacemos en concierto. ¡Una espinita más que me saco de encima!

 

– “Luna”: Luna es una rumba, un homenaje a la luna que nos sigue toda la vida, siempre ha sido muy importante para mí. Mi hija me dice a veces: “¿Por qué me sigue la luna a todas partes?”

 

– “Camarón”: La compuse cuando murió Camarón, pero  por aquel entonces me daba un respeto muy grande cantarla en público. No me atreví a grabarla hasta ahora. Empieza tipo reggae (que no reggae ortoxodo) y se va por rumba. Canta también mi amiga de Can Tunis “La chica”. Aquí también hay una guitarra de Jerónimo Maya, al final. Y Finley Quaye toca la pequeña percusión.

 

– “Cathy Claret la canastera” (soleares): Compuesta y cantada por Sebastián Fernández Cortés. Un pequeño poema que me dedicó en su día el tío Bastián, cantada para la ocasión por soleares, acompañándole a la harmónica Hook Herrera. ¡Simplemente genial!

 

– “Tebeo gitano”: Cantada por el Bastián y la Chica. Poesía recitada  en caló  por Bastián y Cathy, con fondo de soleares.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *