NUCLEARES

¿Nuclear, sí, por supuesto?

Aún hoy escuchar la proclama conscientemente polémica del Aviador Dro y sus Obreros Especializados a principios de los 80 incita a la sonrisa. Otros no mantenían la misma proclama, en canciones como “New Frontier” (Steely Dan), “Hiroshima Mon Amour” (Ultravox), “Eve Of Destruction” (Barry McGuire), “Atomic” (Blondie), “Two Tribes” (Frankie Goes To Hollywood), “Atom Tan” (The Clash), “Radioactivity” (Kraftwerk), “Nuclear War” (Jimmy Cliff) o “Hiroshima” (Todd Rundgren)…

Leer más

CAMPUS GALICIA ARTICULO DISCOS QUE NUNCA LLEGAN

CAMPUS GALICIA ARTICULO DISCOS QUE NUNCA LLEGAN

ULTRASÓNICA

ARTÍCULOS 2002


Expedientes X: los  discos que nunca llegan

    

The Stone Roses

         En estos días se edita el nuevo disco en estudio de Bruce Springsteen con la E. Street Band después de… ¡18 años! Y el primero de Peter Gabriel después de 10 años. No ha sido el único caso de discos que se hicieron esperar. Aquí tienes un pequeño repaso. 

Evidentemente, no estamos en los 60. Entonces los discos se componían, se grababan y se editaban sin pensárselo demasiado, pudiendo llegar a colocarse tres discos de una banda en un mismo año. Desde entonces, sólo Siniestro Total han conseguido igualar tal marca, aunque no era ésa su intención ni suyo todo el mérito: en el 97 editaron Cultura popular, un disco de versiones grabado en directo, Así empiezan las peleas, un directo para América Latina, Gato por liebre, un álbum con las versiones hechas por el grupo para su sello anterior, y Sesión vermú, su disco en estudio de ese año. 

Lo normal en estos tiempos es editar un disco después de haber promocionado intensamente el anterior, de haber girado con él interminablemente, de haberlo exprimido hasta decir basta y de haber tenido tiempo para retirarse a un lugar apartado a componer el próximo. No todos sufren de incontinencia creativa como Prince –veintidós discos en veinte años, sin contar dobles, triples y los que no llegó a editar-, Ani Di Franco –catorce discos en diez años- o Andrés Calamaro –más de 300 canciones esperan aún su turno-. 

Más bien lo contrario: suele ser bastante común que, después de un disco de bastante éxito, el grupo en cuestión desaparezca del mapa durante años. Sí: el miedo a no poder presentarse con algo digno, comparable a lo editado hasta ese momento –bloqueo creativo, lo llaman-, la edición de directos, recopilatorios y discos de versiones para evitar enfrentarse al estudio –vivir de las rentas, por supuesto-, el largarse durante meses a retiros idílicos –pura vagancia- y el ponerse metas más allá de toda lógica –excesiva autoexigencia- pueden complicar las cosas hasta el absurdo. 

El caso más conocido es el de los Stone Roses, un grupo que con un único disco editado en el 89, Stone Roses, ingresó por derecho propio y para siempre en la realeza del pop británico. Después, los problemas durante la grabación de su segundo intento fueron el pistoletazo de salida a una espiral cuesta abajo que acabó con la separación. En el 94, por fin, volvieron con un álbum adecuadamente titulado The Second Coming –algo así como El regreso-, aunque los nuevos guiños a Led Zeppelin dejaron indiferentes a todos. El título hubiese estado mucho mejor aplicado a la vuelta de un desahuciado Shaun Ryder al frente de Black Grape, una auténtica sorpresa inesperada por aquel entonces. 

Un bloqueo similar sufrió Elastica, la banda de Justine Frischmann, que consiguió el año pasado rehacer un grupo disuelto por la falta de continuidad. Su segundo disco, cinco años después, no avanzaba nada nuevo y en sus conciertos, como el de Benicassim, dieron la impresión de haber ido hacia atrás. Así les fue: a día de hoy el grupo ya no existe. 

Algo similar es el caso de Stereo MC’s, mejor banda británica del 92, según la industria, con su álbum Connected, un híbrido perfecto de funk y hip-hop. Desde entonces, todo fue interminables días en los estudios, sesiones como pinchadiscos para airearse un poco y rumores de adicciones problemáticas. Antes de regresar en el 2001 con un disco más bien intrascendente, tuvieron tiempo para editar DJ Kicks, a base de música ajena.  

New Order hicieron lo propio al regresar con el olvidable Get Ready, su primer disco tras Republic del 93-. La excepción, tal vez, son The Breeders, que han regresado en el 2002, tras once años sin material nuevo, aunque su nuevo disco, Title TK, parece estar a la altura de su pasado. 

 Para los próximos meses se anuncian discos de varios de los grupos que más han cacareado su regreso durante los 90. Por ejemplo, Guns N’ Roses, que hablan de un nuevo disco aunque, como en los dos casos anteriores, ¿qué más da a estas alturas unos meses más o menos? En su caso, desde el 91, en el que editaron dos discos dobles –Use Your Illusion I y II– no han publicado nada nuevo, salvo el disco de versiones The Spaghetti Incident. Once años parecen más que suficiente para darle continuidad, aunque no debe ser tan sencillo, teniendo en cuenta que en todo este tiempo sin material nuevo Axl Rose ha ido perdiendo o despidiendo a todos sus compañeros, así como a los productores que han osado poner sus manos sobre el supuesto nuevo material. Las crónicas del Rock In Rio tampoco avanzan nada espectacular. 

Kraftwerk amenazan una y otra vez con un nuevo disco tras Electric Caffe del 86, ¡quince años después! Prodigy tendrán nuevo álbum en los próximos meses –The Fat Of The Land fue editado en el 97-. En el caso de My Bloody Valentine, en dique seco desde el 91, fecha del excepcional Loveless, aún hay quien espera nuevas canciones, después de haber gastado millones de dos compañías que esperaron inútilmente su continuación. 

        Hay otros de los que, como siempre, poco se puede esperar: The Blue Nile han editado tres discos en veinte años, a un ritmo de un álbum cada siete años, y Prefab Sprout dejaron pasar siete años entre Jordan: The Comeback y Andromeda Heights, del 97 y otros tantos antes de The Gunman And Other Stories, momento en el que Paddy McAloon reconoció que había trabajado durante ese tiempo en cinco discos distintos, pero que su nivel de exigencia no le permitía editarlos antes de mejorarlos. Y la pregunta final, en todos los casos, siempre será: ¿de verdad ha valido la pena tanta espera?

Xavier Valiño

<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

LAS MEJORES CANCIONES DE LOS ROLLING STONES

CAMPUS GALICIA ARTICULO LAS MEJORES CANCIONES DE LOS ROLLING STONES

ULTRASÓNICA

ARTÍCULOS 2002


40 años de los Rolling Stones

 Sus mejores canciones

             Mick Jagger, Keith Richards y compañía aún se andan pensando cómo celebrarán los 40 años de andadura de los Rolling Stones. Nosotros lo tenemos claro: pinchar sus mejores canciones otra vez. Y para ello contamos con la inestimable ayuda de la aristocracia del rock. Recientemente una publicación británica les preguntó a los propios Mick Jagger y Ronie Wood de los Stones, y a, entre otros, Paul McCartney, Joe Strummer –The Clash-, Mike Scott –The Waterboys-, Ryan Adams, Johnny Marr –The Smiths-, Ian McCulloch –Echo & The Bunnymen-, Frank Black –Pixies-, Phil Manzanera –Roxy Music- o Ian Astbury –The Cult- cuáles eran las mejores canciones de los Stones. Algunas coinciden con las que están incluidas en el recientemente editado Forty Licks (Virgin), así que prepárate a compararlas con su último lanzamiento oficial; otras tendrás que buscarlas en su discografía. Éstas son, según votación de los propios músicos, los diez momentos para el recuerdo en la obra de sus satánicas majestades. 

<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

Leer más

Las Anécdotas de Eurovisión

CAMPUS GALICIA ARTICULO ANÉCDOTAS DE EUROVISIÓN

ULTRASÓNICA

ARTÍCULOS 2002


Las anécdotas de Eurovisión

Abba

       El Festival que este año parece será seguido por una gran parte de los españoles es de por sí una gran curiosidad. Monumento al kitsch, guarda en sus 46 ediciones un buen montón de anécdotas para el recuerdo.

– El título más largo de una canción presentada fue el de Alemania en 1964: “Man Gewohnt Sich So Schnell an das Schone”. El título no pareció suficiente al resto de los países: consiguieron cero puntos. 

– En parte de Europa aún creen que el ganador de la edición de 1968 fue Cliff Richard, con “Congratulations”, cuando la verdad es que Massiel venció con “La La La” -palabra repetida hasta 138 veces, el record del Festival-. De todas formas, tampoco le importó demasiado a Sir Cliff, ya que su canción vendió más en todos los países de Europa, ¡incluyendo España! 

– En la selección previa que se hizo en el Reino Unido para escoger su representante en 1969 ganó la cantante Lulú. El que menos votos obtuvo fue… ¡Elton John! 

– En 1974, mientras realizaban la última prueba, los realizadores se dieron cuenta que las bragas de la presentadora, Katie Boyle, se veían a través de su vestido de satén. Unos minutos antes de empezar saltaron al escenario y, ni cortos ni perezosos, se las quitaron de un tijeretazo. 

– El mismo año, Italia retransmitió la ceremonia días más tarde, en diferido, para evitar que su participación tuviera alguna influencia en un referéndum sobre el aborto. El título de su canción: “Sí” 

– También en 1974, los militares portugueses tenían planeado un golpe de Estado, y la señal de inicio sería la retransmisión por radio de la canción de aquel año, “E despois do adeus”, de Paulo de Carvalho. Al año siguiente, un Capitán del Ejército portugués, Duarde Mendes, fue su representante, con un tema que se titulaba “Madrugada”, y que celebraba la revolución pacífica de unos meses antes. Lo que ya no le permitieron fue presentarse de uniforme y con un arma cargada, tal y como era su intención. 

– En 1977 la BBC decidió organizar una fiesta con todos los participantes un par de días antes, con intención de grabar imágenes para emitir el día del Festival. No se les ocurrió nada mejor que ofrecer barra libre, así que, dada la monumental borrachera de la mayoría de los concursantes, no emitieron nada. Mejor a palo seco. 

– El representante sueco de 1978 agarró un cabreo enorme cuando no le dejaron dar una vuelta para conocer la ciudad anfitriona, París. Como revancha, decidió cantar en inglés, aunque se olvidó la letra, por lo que los comentaristas pensaron que estaba borracho. Había practicado más en sueco, claro está.  

– Probablemente, el momento más políticamente incorrecto llegó en 1979, cuando el grupo alemán Dschingis Khan ofreció una oda al conquistador mongol, uno de los más prolíficos asesinos en masa de la historia. Por si fuera poco, aquella edición se celebraba en Israel, un país no precisamente receptivo con los alemanes que celebran a los dictadores genocidas. 

– Los italianos -en 1981, 1982 y 1986- y los franceses -en 1982-, decidieron retirarse del Festival por discrepancias con el nivel de calidad. El portavoz francés, por ejemplo, aseguró que el Festival era “un monumento descomunal a la tontería y la mediocridad.” ¿Cómo es que llegaron a tal conclusión? ¿Necesitaron mucho tiempo y varios informes? Tal vez no fueron lo suficientemente concluyentes, porque al año siguiente volvieron. 

– En 1982, convencidos de que existe un cierto modelo en los ganadores, los noruegos decidieron presentar una canción compuesta por un ordenador. No ganaron, pero se supone que se ahorraron los derechos de autor. 

– Justo después de la pausa, a la presentadora de 1985, Lill Lindfords, se le cayó la falda, debido a una punta en el escenario. Más tarde se descubrió que era una treta para mantener el interés en la ceremonia. Al Comité Organizador no le pareció precisamente divertido, por lo que decidieron prohibir en sus estatutos “aquellos errores planeados que no constan en el guión”. El problema, se intuye, es saber cuáles son planeados y cuáles no.  

– El ministro israelí de Ciencia y Desarrollo trató de vetar la participación de su país en 1987, ya que la letra le parecía “un insulto a nuestra inteligencia nacional.” El estribillo decía: “Hoopa, hoopa, hoopa, hoola, hoola, hoola”. ¿Un insulto a la inteligencia? ¡Venga ya! 

– Por si aquel primer ministro no se enteró en su día, aquí le traemos algunos de los títulos presentados, que hablan por sí solos: “Voi-Voi” (Noruega, 1960), “Ringe Dinge” (Holanda, 1967), “Boum Badaboum” (Monaco, 1967), “La La La” (España, 1968), “Boom Bang-A-Bang” (Reino Unido, 1969), “Tom Tom Tom” (Finlandia, 1973), “Dinge Dinge Dong” (Holanda, 1975), “Pump Pump” (Finlandia, 1976), “A-Ba-Ni-Bi” (Israel, 1978), “Dai-Li-Dou” (Portugal, 1978), “Diggi Loo Diggi Ley” (Suecia, 1984), “Didai Didai Dai” (Turquía, 1985), “Bana Bana” (Turquía, 1989), “Diri-Diri” (Grecia, 1994) o “Wadde Hadde Dudde Da” (Alemania, 2000).  

– Desde 1989, un patrón extraño pareció marcar las sucesivas ediciones: aquel año, Yugoslavia ganó por primera vez. Al siguiente, Italia ganó por segunda vez. En 1991 se produjo la tercera victoria de Suecia. Un año más tarde, Irlanda ganaba por cuarta vez, en 1993 por quinta y en 1994 por sexta vez. 

– En 1991, el sueco Ake Bergmann, convencido de que la canción elegida era un fracaso, prometió a todos sus compatriotas que a todo aquel que gastase más de 600 euros se le reintegraría el importe si su país ganaba. Y ganó. Después llegó el escándalo nacional, una vez que se declaró en bancarrota por no poder pagar a sus clientes los 3 millones de euros que les debía. 

– El ganador de 1992, el italiano Toto Cutugno, paseó orgulloso su pelo negro y su traje blanco durante su actuación. Después de conocer el resultado, un compatriota, con la alegría del momento, le tiró un vaso de cava y el tinte comenzó a gotear sobre su inmaculado traje.

Xavier Valiño

<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

SEX PISTOLS

CAMPUS GALICIA ARTICULO SEX PISTOLS

ULTRASÓNICA

ARTÍCULOS 2002


Sex Pistols, la mugre y la furia

 Jubilee, The Best Of The Sex Pistols (Virgin)

 Cuando Malcom McLaren, que había sido manager de los New York Dolls, y la diseñadora vanguardista Vivienne Westwood decidieron crear un grupo de rock, lo primero que hicieron fue abrir una tienda de moda llamada Sex. Pensaban que un nombre polémico atraería a los inadaptados de la zona. En el momento en que John Lydon cruzó el umbral, sabían que no se habían equivocado. 

Parece irónico que los Sex Pistols, conocidos sobre todo por sus proclamas antisistema, surgieran de la misma forma programada que grupos para adolescentes como las Spice Girls o los Backstreet Boys. No fue la única similitud: no eran exactamente músicos cuando fueron descubiertos, sino punks creativos y comprometidos. Ésa es, justamente, la naturaleza de los Sex Pistols: fueron un dechado de contradicciones. 

Poco después de unirse al resto de compañeros -que no eran otros que Sid Vicious, Glen Matlock, Paul Cook y Steve Jones- en lo que sería esta nueva aventura, John Lydon cambió su nombre por el de Johnny Roten -Juanito Podrido-. En 1977, después de la más famosa aparición de un grupo en un programa de televisión, en la que sustituían a los previstos -y más políticamente correctos- Queen, los Sex Pistols lanzaron su único disco mientras el grupo existió, Never Mind The Bollocks, el álbum que puso a temblar el adormecido sistema y que sentaría para siempre el catálogo del perfecto punk. 

Aquel disco tomó por sorpresa las listas rompiendo muchos de los tabúes establecidos y atacando a varias vacas sagradas, llegando a insultar a la Reina del Imperio Británico en “Good Save The Queen”. En un acto de rebelión política, el grupo de anarquistas reconvertido a banda de rock editó aquel single coincidiendo con el Jubileo de la Reina Isabel. Las tensiones se desataron y había que tomar postura: o se estaba con ellos o se les despreciaba. 

Never Mind The Bollocks, con sus escasos 40 minutos, todavía mantiene toda su fuerza. Grabado entre marzo y junio del 77, en una época en la que no era fácil ser los Sex Pistols -censurados en una parte del país, bloqueados en la otra, atrapados entre las decisiones erráticas de Malcom McLaren-, no deja de ser un milagro que el álbum agitara las conciencia de la sociedad bienpensante de entonces. Más aún si tenemos en cuenta la ineptitud en el bajo de Sid Vicious, que sólo grabó un par de temas, y la presión que sentían sobre sus personas para reinventar el rock’n’roll. 

En su momento, el crítico de la revista Rolling Stone definió el disco “como dos trenes de metro desbocados que chocan bajo toneladas de barro.” No iba muy descaminado, pero se olvidó, sin duda, de la astuta observación de su productor Chris Thomas, cuando afirmó que los Sex Pistols eran como los Who. 

Otro de sus colaboradores en el estudio de grabación, Dave Goodman, afirmó que “los Sex Pistols son un grupo que han representado un paso de gigante en la historia de la música, como los Beatles, Elvis Presley o Beethoven.” Aunque la audacia de la manifestación invitaba a la controversia, lo cierto es que su tesis era difícilmente rebatible. 

Como grupo, consiguieron que se desarrollase una escena completamente nueva a su alrededor y, aunque sus limitaciones como artistas les impidió grabar un disco tan completo como London Calling de The Clash, todavía permanecen como la imagen más indeleble de aquel momento. Tan grande es su sombra, que hoy en día sus sucias huellas están marcadas en todas y cada una de las habitaciones de la música pop. 

Poco más de veinte meses después de su formación, los Sex Pistols se separaban debido a múltiples causas. La principal era que un grupo así no se podía mantener en pie sin entrar en el sistema contra el que despotricaban. Las razones secundarias habría que buscarlas en las drogas, la incompetencia y una falta de dirección por parte de su manager. 

Su nihilismo encendió la mecha que prendió en gente como Kurt Cobain, por poner uno de los ejemplos más evidentes. Grupos de los 90 como Nirvana o Pearl Jam mostraron con vehemencia su rabia y su desilusión, aunque ya entonces estaba claro que tales sentimientos pertenecían a los Sex Pistols. Además, en lugar de quejarse y lamentarse, los Sex Pistols mostraron su furia con una convicción que nadie puede definir ni negar. 

Los Sex Pistols golpearon la escena de los setenta como ninguna banda antes. Su  irreverencia tenía precedentes en los primeros rockers, como Eddie Cochran, Chuck Berry o Pete Townshend. Desaparecieron tan rápidamente como se hicieron notorios y la sociedad se encerró en su concha durante la siguiente década. Seguidores como Frank Black o Bob Mould continuaron su legado en un anonimato casi completo hasta que a finales de los 80 todo explotó de nuevo. Ya entonces, cualquier grupo que pretendiese armar ruido con una guitarra eléctrica sólo podía hacer revival.  

Hoy, 25 años después del lanzamiento de Never Mind The Bollocks, sus canciones siguen manteniendo el mismo impacto que cuando se editaron por primera vez. En homenaje a esas bodas de plata, se publica un recopilatorio más titulado Jubilee, The Best Of The Sex Pistols, que no es más que una colección de todos sus singles en estricto orden cronológico. Aunque decir nada más en un disco que contiene “God Save The Queen”, “Anarchy In The UK”, “Pret Vacant”, “Holidays In The Sun” significa quedarse muy corto. 

Xavier Valiño

<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>
1 5 6 7