CASS MCCOMBS LIVE

Cass McCombs en concierto

 

 

 

Declaraba Cass McCombs poco antes de su actuación en Galicia que él es en primer lugar un guitarrista y que no le hace nada de gracia lo del concepto de cantautor. Pues bien, en Santiago de Compostela desmontó ambas ideas, tanto aquella que parece que más le agrada que tengan de sí mismo como la que no.

 

Lo de cantautor lo obvió por suerte desde el primer minuto. A pesar de estar anunciada su actuación en el ciclo ‘Íntimo y acústico’, se presentó con su banda al completo, en formación de cuarteto. Cuando ya se está llegando al hastío en los conciertos acústicos o de formato solista por las circunstancias económicas de sobras conocidas, McCombs tuvo el detalle de traerse el equipo completo. Se agradeció, desde luego.

 

Por lo tanto, no hubo ni un solo momento para pensar en el origen folk o acústico de sus canciones, que él compone y por algo presenta en disco a su nombre. No: aquí semejaron ser temas pensados para una banda, tocados por cuatro tipos que parecían ser parte esencial de la misma, contagiados de su esencia. Y no solo de eso, sino también de la escasa presencia escénica de McCombs, que deja todo en manos de las canciones. Parco en palabras, solo habló al salir al escenario (“¿Qué tal?”), para presentar una única canción y al despedirse con “County Line” antes de los bises: “Esta es la última canción. Gracias por venir”.

 

 

Su afirmación de que más que nada es un guitarrista tampoco tuvo una clara representación en Galicia. Este papel se lo dejó a su Daniel Iead, un músico que impregnó buena parte de las canciones con su pedal-steel y la otra parte de sonidos elegantes, contenidos y siempre ajustados con su guitarra. Eso sí, no se movió un milímetro de su sitio, más bien absorto, con lo que parecía estar pensando en cualquier otra cosa de su vida cotidiana que en lo que estaba haciendo.

 

Con la excepción de la guitarrera “There Can Only Be One” (su particular “Walk on the Wild Side”), la banda sonó mejor cuanto más se acercaba al pop que al rock, incluyendo su versión de “Lost Highway”, el tema de Leon Payne inmortalizado por Hank Williams. En esos momentos sonaba como Lloyd Cole o Dan Bejar (Destroyer) al frente de The Flying Burrito Brothers, con “Brighter!” como momento más accesible, aunque en esta ocasión cantaba su autor mencionando a quien puso voz en la segunda versión, la desaparecida Karen Black.

 

 (Teatro Principal, Santiago de Compostela, 19-1-2013. Promotor: I-radia. Público: casi lleno)

 

Ver más fotos aquí

 

{youtube}hRkNQ3Z5ofU{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *