CAMPUS GALICIA ENTREVISTA CON ISOBEL CAMPBELL

CAMPUS GALICIA ENTREVISTA CON ISOBEL CAMPBELL

ULTRASÓNICA

ENTREVISTAS 2003 


Isobel Campbell, fotografiando al corazón

 

         Tras compaginar The Gentle Waves, su propio proyecto, con el grupo que la dio a conocer en todo el mundo, Belle & Sebastian, Isobel Campbell se decidió por presentarse con su propio nombre. Después de tres años de trabajo, aquí llega Amorino, título que encaja perfectamente en lo que podíamos esperar de ella. 

¿Se podría decir que este es tu disco más variado?

         – Sí, creo que sí, aunque, como puedes comprobar existe un nexo entre todas las canciones, que es mi voz, que, más que cantar, susurra. 

Tocas un montón de estilos, como bossa nova, pop francés, ragtime, instrumentales, pop orquestado… ¿Tienes algún límite?

         – Supongo que refleja mis gustos. Aún así, me gustan el rock, con bandas como Velvet Underground, y podría hacer algo así. De todas formas, cuando compongo me gusta buscar sonidos que complementen mi voz, ya que la voz femenina no es como la masculina. Es cierto que no he hecho ninguna canción rock y me imagino que nunca la haré. 

¿Intentabas con este disco hacer algo distinto a The Gentle Waves?

         – No fue algo consciente, sino que simplemente intento ser yo. Siempre he sido tímida y retraída, pero esta vez no quería esconderme detrás de un grupo, sino defender con mi nombre algo que yo he hecho. Es como una continuación de un proceso que ha tenido tres discos; para llegar a Amorino han tenido que pasar dos discos con The Gentle Waves y, después, tres años de trabajo. 

¿Hay alguna evolución?

         – Más bien se trata de experiencia, de pasar tiempo en el estudio. Para mí la composición es como una especie de don en el que hay que trabajar y que mantiene la excitación por las canciones. 

En este disco, ¿has conseguido traducir lo que tenías en mente?

         – Absolutamente. Es la vez que más cerca he estado, y supongo que tiene que ver con el hecho de que lo he hecho completamente aislada del mundo exterior y concentrada en la música, que es para mí lo más importante, sin tener que tratar con la parte negativa. 

¿Te has dado cuenta que el principio de “October Sky” suena como “Moondance” de Van Morrison?

         – No, no me había dado cuenta, aunque conozco la canción. 

¿Qué voz suena al principo de “The Cat’s Pijamas”?

         – Es de la película Frankenstein, de James Whale, de 1931. 

“Time Is Just The Same” me recuerda a los dúos de Nancy Sinatra y Lee Hazlewood, algo que también me pasó con el segundo disco de Camera Obscura.

         – La voz en la canción es la de Eugene Kelly. Me encanta esa música, así que gracias. Lo que no he escuchado aún es el segundo álbum de Camera Obscura, pero hoy voy a bajar a la tienda de discos, porque he perdido uno de Nancy Sinatra, así que, probablemente, me compre también el de Camera Obscura. 

¿Es el amor el tema principal de tus canciones?

         – Escuché una vez una conferencia de Nick Cave sobre el tema de las canciones de amor, y también tengo claro que la mayoría de las mejores canciones que existen tratan del amor. Aunque, en mi disco, el tema principal es explorar distintos aspectos y relaciones del amor en un sentido muy amplio, no sólo el romántico. Pero, bueno, el título es Amorino, así que… Ya sé que la palabra es parecida en español. Tengo aquí una amiga española que me está enseñando algo del idioma. 

¿Vas a presentar el disco en directo?

         – Tengo un concierto en Londres en diciembre y otro en Glasgow. También un promotor me ha preparado una gira por América y espero pasar por Europa después. No es que quiera dar un montón de conciertos, pero sí algunos, ya que no he tocado mis canciones demasiado. El problema es que tengo una banda grande y es costoso. 

¿Son los 60 la época con la que más te identificas musicalmente?

         – Sí, sobre todo. Amo los discos de los 60, que suenan modernos, frescos, innovadores… Bob Dylan, la Velvet Underground… Increíbles. Fue una época única, en la que se juntaron el arte, el estilo, la inocencia de la gente, los ideales… Me gusta también el jazz, cosas de los años 20 y 30. 

He leído alguno de tus poemas y relatos en la web de Jeepster. ¿Has pensado en escribir en un libro?

         – Pensaba que no podía, pero, al mismo tiempo, me gustan las historias, las películas, los libros. Tal vez cuando tenga una buena historia, en unos diez años… 

Has colaborado con mucha gente: Arab Strap, Snow Patrol, Teenage Fanclub, The Bathers, Looper, The Pastels… ¿De cuál has quedado más contenta?

         – Del EP de jazz que hice con Bill Wells el año pasado, ya que es mi mejor amigo, quien más me ha enseñado y quien comparte más conmigo. Teenage Fanclub son gente encantadora. Y The Pastels hacen una música única. 

¿Cuál fue la razón principal para abandonar Belle & Sebastian?

         – Ha sido una cosa tan grande en mi vida y siempre lo será, pero quería concentrarme en escribir mis propias canciones y ver dónde podía llegar. Hace un tiempo me era fácil compaginar ambas cosas, pero cada vez era más difícil, así que tuve que tomar una decisión. 

¿Qué te pareció su último disco y la idea de trabajar con Trevor Horn?

         – La verdad es que tengo el disco, pero sólo he escuchado una canción. Ya habían trabajado con otros productores, y él es una leyenda, así que creo que fue idea valiente. 

Por último, ¿cuál es tu recuerdo de la actuación en el Festival Internacional de Benicassim del 2001?

         – Fue increíble. Nunca habíamos tenido una recepción y un éxito así. Recuerdo que cuando salimos al escenario y miramos para abajo no podíamos creerlo, había gente hasta donde se perdía la vista. Lo pasamos muy bien y lo que pudisteis ver en nuestras caras fue una reacción honesta al ver a la gente tan feliz.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *