CAMPUS GALICIA ENTREVISTA CON DELUXE

CAMPUS GALICIA ENTREVISTA CON DELUXE

ULTRASÓNICA

ENTREVISTAS 2003 


Deluxe, instinto insospechado

         If Things Were To Go Wrong es el segundo disco de Xoel López en solitario bajo el nombre de Deluxe. Después del éxito inesperado de su debut, aquí llega un disco más variado y que, aunque no lo parezca, sólo tiene una voz: la del propio Xoel.

¿Sentías mucha presión después del éxito inesperado de Not What You Had Thought?

– Es cierto que había una gran expectación acerca de lo que iba a ser mi segundo disco, pero quiero pensar que he conseguido que no me afectase en ningún momento. Siempre he hecho lo que he querido y no quiero dejar de hacerlo por lo que la gente pueda esperar de mí. Siempre he roto esquemas y he sorprendido, para bien o para mal, y no he dejado de arriesgar en ningún momento por lo que otros pudieran pensar. De hecho, creo que If Things Were To Go Wrong es un disco atípico y que no responde a ningún estereotipo. 

¿Te lo tomaste entonces todo con mucho escepticismo, con los pies en el suelo?

– Claro. Eso es fundamental. Cuanto más tiempo llevo en el mundo de la música, más me doy más cuenta de lo importante que es tener los pies en la tierra. Tuve la suerte de haber empezado muy prontito y de ir evolucionando poco a poco lo que me ha permitido ir asimilando cada paso con la tranquilidad y objetividad necesaria. 

¿Por qué crees que te tocó a ti y no a otros grupos de la escena independiente?

– Eso depende en gran medida de la gente. Yo me lo he currado mucho desde los 17 años dando un montón de conciertos por toda España o incluso por Europa y parece que ahora estoy recogiendo lo que he sembrado todo este tiempo. También es verdad que hay gente que se lo curra y no sale pero, como te decía antes, eso a los músicos se nos escapa de las manos… 

A mi entender, le debes mucho al directo. ¿Cuándo y por qué te planteaste una gira tan larga de presentación del anterior disco?

– Estoy de acuerdo contigo. Siempre le he dado una importancia especial a los conciertos porque siempre me ha gustado la música en vivo. Además, el concierto tiene algo único que no tiene el disco ya que cada concierto es un mundo y eso me gusta. Cuando salgo al escenario no sé que va a pasar, siempre surgen improvisaciones y sorpresas de todo tipo. Desde siempre tuve la sensación de que no había que despreciar ninguna oferta de dar un concierto en el lugar que fuese o para cualquier tipo de público. Ésa es la razón de que no hayamos parado de tocar para presentar el primer disco. 

A pesar del -relativo- éxito, vuestra música, que podría llegar a mucha más gente, no tiene esa suerte. ¿A qué crees que se debe?

– Sinceramente, creo que se debe a una simple cuestión de promoción. Si “Que no” sonase a todas horas en los 40, muchísima gente se compraría el disco, pero, por otro lado, creo que no es eso lo que quiero. No necesito vender cientos de miles de discos para vivir de la música. Mi objetivo desde un principio era llegar a la situación que estoy viviendo en este momento. Soy feliz. 

Evidentemente, las canciones son tuyas. Pero, ¿cómo han cambiado con la participación de Bonham y José María Rosillo o de tus músicos habituales?

– Me gusta que haya otra gente para contrastar ideas. Y también otros músicos que aporten su estilo interpretando cada instrumento. Quién mejor que José Martínez, Juan Gil o J. M. Rosillo… 

Tengo entendido que, además de los temas en castellano y portugués, guardas otros en gallego y francés. ¿Es una especie de juego o de ponerse distintos retos?

– No sé lo que es. En realidad yo funciono por instinto. Cuando hago algo no es premeditado, me lo pide el cuerpo sin más. Me imagino que la inspiración es algo difícil de entender o de explicar…  

También sorprende mucho los diferentes registros vocales en cada canción. ¿Cómo te lo planteas?

– Me gustan muchos estilos de música diferentes y eso hace que no me limite en ningún sentido a la hora de interpretar mis canciones, ya sea en cuestiones de composición, producción o interpretación vocal. 

Me gusta bastante la inclusión de temas de sonido negro en el disco. ¿Fue intencionado o era porque estaban entre las mejores canciones?

– Cuando llegó el momento de grabar el disco, me di cuenta que tenía canciones como para hacer un disco triple, por lo que tuve que elegir 12 o 13 temas de entre unos 40. Después de darle muchas vueltas a la cabeza, decidí elegir simplemente las canciones que más me gustaban sin más. 

¿Crees que si no vinieras de la escena mod tendrías la misma amplia cultura musical?

– Yo me alegro de haber empezado con esa historia. De todas formas, conozco mucha gente que sin haber sido mod tiene una cultura musical acojonante. A mí me ha servido como músico, pero no sé si se podría generalizar en este sentido. 

La amplitud de estilos es otro fuerte. ¿Te molestan que hablen de un disco disperso o crees que los demás no se atreven a hacerlo así por falta de recursos -en la composición, en la grabación, en su cultura musical…-?

– Habrá de todo. Habrá gente que realmente no pueda hacerlo y gente a la que sólo le gusta un estilo musical. Yo soy una persona a la que le interesa todo, no lo puedo evitar. En el disco se refleja mi personalidad. Es un disco honesto, eso no se puede negar. 

¿Qué sorpresas hay entre todas las canciones descartadas que no entraron en este disco?

– Hay canciones quizás más acústicas, más folkies, otras más puramente electrónicas, algún instrumental y otras que coinciden con los estilos reflejados en el disco. De todas formas, espero que no se queden en nada y poder editarlas tarde o temprano en algún otro disco, como cara B de algún single o aunque sea simplemente para los amigos. 

¿Qué tendrían que ofrecerle a Xoel para que aceptase la oferta de un sello más grande?

– Respeto absoluto y dedicación, algo que no es propio de ninguna multinacional. 

¿Está Xoel hoy definitivamente asentado en Madrid y alejado de Galicia?

– Llevo seis años viviendo fuera de Galicia entre Salamanca y Madrid, pero nunca he perdido el contacto con la tierra. Voy mucho por allí, tanto por razones de trabajo como para ver a la familia y amigos. 

¿De cuál de tus grupos o discos anteriores guardas mejor recuerdo?

– De Lovely Luna, el proyecto, quizás, más desconocido de todos. Es un proyecto que comparto con Félix Arias (actualmente en Guru Deva) y que hemos tenido que parar temporalmente por falta de tiempo, pero que seguro retomaremos cualquier día. Llegamos a grabar un disco que sólo salió en vinilo con el nombre de Lovely Luna 1997-2000 donde se recogen todas las composiciones que hicimos en ese periodo de tiempo. 

Por último, ¿cuáles con las intenciones de Xoel con Deluxe?

– Seguir haciendo lo que he hecho toda la vida: dar conciertos y escribir canciones.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *