BUDAPEST

Budapest, fotografiando al corazón

        Después de actuar en Barcelona el viernes y de su concierto que estaba previsto en Madrid este domingo, Budapest hacen un único concierto en el resto de España. Concretamente, hoy lunes en A Coruña, en la sala Playa Club a partir de las 22 horas. Hay que recordar que estos conciertos vienen a sustituir a los que se tuvieron que cancelar hace unas semanas por la afección de garganta que su líder, John Garrison, sufrió en su anterior visita.

        Budapest hacen de sus hipnóticos e intensos acordes su señal de identidad, convirtiendo la melancolía de sus composiciones en energía positiva. Too Blind To Hear es su álbum debut que ahora presentan en lo que es ya su tercera gira por España. Sus canciones hablan del amor y su pérdida con una íntima y poderosa lírica en sus melodías, ensalzadas por el nostálgico timbre de su cantante y compositor John Garrison.

        Parece imposible creer que este disco, lleno de experiencias y emociones, se trate del debut de este quinteto británico. Ninguno de los diez cortes que lo componen puede pasar desapercibido. Letras intensas, melodías envolventes y una voz capaz de sacar los sentimientos a flor de piel. Prueba de ello es el single “Is This The Best It Gets” que abre el álbum, una canción que John escribió durante una mala semana. “Me levanté con el pie izquierdo, me cortaron el teléfono, la banda canceló un concierto y el hecho de tocar la guitarra me animó; como en tantas ocasiones, la música es el mejor remedio,” comenta John.

        Nacido en Coventry, la música siempre ha formado parte de su vida. “Primero fue el piano que reinaba en el salón de mi casa ininterrumpidamente, afinado por alguno de mis parientes músicos”. Él mismo bromea sobre su primer concierto: “¡Fue con tan sólo tres años acompañado de mis dos hermanas!”. En su adolescencia tocaba en bandas locales, a menudo escribiendo él mismo las canciones. “Fue en esa época cuando conocí a Mark Walworth que se convertiría en compañero de juergas y buen amigo”.

        Los veinte años suponen un punto de inflexión en la vida de John, que se percata de su verdadera vocación y empieza a componer sin cesar, presentando una primera maqueta que ganó un concurso local. “Una vez tienes las canciones listas, lo único que falta es formar una banda. Por supuesto, el primero que me vino a la cabeza fue mi viejo amigo Mark (guitarra), completando la banda con Adrian Kelley (bajo), Paul Possart (batería) y Chris Pemberton (teclados)”.

        En 1999 nace Budapest. “El nombre surgió como metáfora entre la capital húngara y nuestra música, taciturna y melancólica en unos aspectos, sofisticada y moderna en otros. Creemos que representa nuestro sonido,” comenta John. “Budapest es sofisticada, oscura, sucia pero bonita.”.

        Sus primeros conciertos fueron difíciles y, en más de una ocasión, las cosas no fueron bien, pero finalmente consiguieron que la discográfica Easy Street Music apostara por ellos. Too Blind To Hear es el resultado. Amargo, porque tuvo un triste comienzo: días antes de acabar la grabación Mark Walworth, se suicidó.

        John habla con tristeza de la pérdida de uno de sus mejores amigos: “Perder a Mark fue desastroso. Especialmente a nivel personal, ya que fue mi gran amigo durante años. El grupo se formó con él, con Adrian, nuestro bajista, y conmigo. Después del golpe inicial, decidimos continuar y convertir en un éxito la última cosa en la que participó. Mantenemos su nombre vivo siguiendo con la música que ayudó a crear”. Así que la vida debe continuar y la banda decidió seguir adelante con su carrera, en parte como homenaje a Mark. Otro Mark, Parker, fue la nueva incorporación (guitarra y voz) que completa la formación actual. 

        Budapest nace, entonces, como un grupo de amigos interesados en lo que ven a su alrededor. “Nos conocemos desde hace muchos años de diferentes proyectos. Así que, un buen día, decidimos hacer algo y comenzar con Budapest. Siempre nos gusto la misma música, pero nunca pudimos hacerla en los otros grupos, así que tuvimos el coraje de intentarlo de verdad”. 

        Muchos hablan de Coldplay o Travis como principales influencias, pero ellos se remiten a un poco más atrás. “Todos en el grupo tenemos influencias diversas, ya que hemos escuchado cosas distintas desde pequeños. Pero compartimos nuestra devoción por artistas contemporáneos como Radiohead, R.E.M., Smashing Pumpkins, etc. Siempre me ha parecido mucho más interesante que los textos confluyan con la música para crear todo un ambiente y una emoción, más que fijarse en los dos elementos por separado,” explica John. 

        Y ahí está ese primer disco que ahora defienden en directo, To Blind To Hear. “Lo grabamos en el 2001, aunque las canciones son del 2000 o, incluso, de antes. Estamos muy orgullosos de él. Quisimos hacer un álbum sin canciones de relleno, con temas que no distrajeran del mensaje y del ambiente de cada una de ellas. Creo que lo hemos conseguido. También pretendíamos sentar los cimientos de Budapest y darnos una plataforma sólida y un sonido sobre el que crecer en un futuro. Intentamos hacerlo tan intemporal como fuera posible, de forma que todavía sonase bien dentro de 20 años. El tiempo dirá…”

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *