BRONCHO

Broncho, júbilo ruidoso

 

 

  

 

 

  

Particularmente, ningún álbum editado en 2011 me ha hecho pasar tan buenos ratos como Can’t Get Past the Lips. Es el álbum ideal para sentirse como en una fiesta, para escuchar mientras uno se prepara para salir el sábado por la noche, todo un perfecto combinado punk-rock-garage. Lo han hecho unos -experimentados- chavales de Oklahoma llamados Broncho. Por ahora, casi no han salido de su Estado. Su disco tampoco ha sido editado fuera de los USA, pero debería estar disponible en todo el mundo.  

 

Esta bomba anti-crisis, descubierta gracias a  la apasionada recomendación personal del mismísimo JD McPherson, debería visitarnos muy pronto en alguno de los grandes festivales y deslumbrar con su vibrante directo. Entramos en contacto con Ryan Lindsey, el vocalista y guitarrista del cuarteto, sorprendido de que hayan llegado hasta aquí los ecos de la existencia de su banda cuando aún son desconocidos en su país.

 

 

Creo que habéis tocado en otros grupos, algunos de los cuales están aún en activo, como Unwed Sailor. ¿Podéis decirnos cuáles son y cómo os conocisteis?                  

– Se podría decir que la Universidad y Oklahoma nos pusieron en contacto. La escena de Oklahoma es bastante compacta e incestuosa, así que es lógico y habitual que los músicos formen distintos proyectos y toquen en grupos de otros. Somos un grupo de músicos locos que nos desquiciamos si no tocamos. Nos necesitamos unos a los otros. Johnathon Ford (bajo) y Nathan Price (batería) tocan en grupos como Unwed Sailor y Native Lights. Yo estuve siete años en Starlight Mints.      

 

¿Cómo fue el reto de componer las canciones para vuestro debut en común? ¿Encontrasteis pronto un sonido propio?        

– Yo había grabado ya varias canciones de Broncho antes de que el grupo existiera, incluso antes de haber decidido el nombre. Se las envié a Johnathon para ver qué le parecían. Se excitó mucho con las canciones y propuso formar un grupo para tocarlas en directo. Nuestros amigos Ben King (guitarra) y Nathan ya habían tocado y ayudado en las grabaciones, así que no tuvieron que pensárselo mucho para subirse al tren de Broncho. En los ensayos fuimos componiendo más canciones. Salían una detrás de otra. El tema que da título al álbum, “Can’t Get Past The Lips”, fue escrito en el estudio mientras grabábamos. Todo sucedió de forma natural y rápidamente, sin pensar demasiado en ello.

 

¿Cómo conseguisteis un sonido tan punk-rock-garage sin pulir?     

– Pasamos todas las grabaciones por un cartucho de un cuarto de pulgada, con lo que todo parecía sonar más cálido. Después pasamos esas mezclas a través de una cinta de casete. Hubo muchos nervios al principio porque estábamos utilizando una mesa de cinta antigua y aparecían esos sonidos crepitantes deslizándose por las mezclas desde los viejos cabezales. En esencia, se trataba de sonar como una cinta de casete deformada. A veces conseguíamos una buena toma a través de esa mesa, la guardábamos y pasábamos a la siguiente canción. De hecho, se puede oír algo del roce de la cinta en alguna de las canciones.

 

¿Grabasteis utilizando solo equipo analógico antiguo o empleasteis también la tecnología digital?    

– La grabación combinó las técnicas antiguas y las actuales. Usamos un montón de equipo antiguo para sacar los sonidos, pero la grabación fue digital. Utilizamos también un montón de cinta antes y después de las mezclas. Pero sí nos gustaría que nuestro próximo disco fuese todo en analógico.

 

Al mismo tiempo, el disco no suena como si solo hubiese un tipo de canción. ¿Es difícil conseguir algo diferente en un estilo tan particular?

– Cuando compusimos los temas, no pensábamos en que cada uno tenía que sonar de una determinada forma. Simplemente tocamos y seguimos nuestros instintos, continuando con lo que nos sonaba bien. Todos tenemos influencias y antecedentes distintos, así que pensar en meter todo eso en una canción haría que nuestras cabezas explotasen. Simplemente nos divertimos, escribimos algunas canciones, bebimos algunas cervezas y dejamos que las canciones fluyesen con naturalidad.

 

 

 

 

 

 

Parece que la melodía es muy importante en vuestras canciones. ¿Es lo primero que surge y una de las prioridades?     ¿Y qué hay de los textos? ¿Llegan antes o se escriben para acompañar la música?  

– La melodía es muy importante. Siempre pienso primero en la melodía. Por su parte, las letras siempre parecen surgir de la melodía. Es curioso e interesante observar qué ideas llegan a nuestras cabezas a medida que la canción y las melodías van tomando forma. Una de nuestras ideas favoritas es inventarnos los títulos de las canciones. La mayoría llegan antes incluso de escribir la canción.   

 

Can’t Get Past the Lips es un disco perfecto para una fiesta. ¿Os lo pasasteis igual de bien haciéndolo, con esa idea en la mente o simplemente como vía de escape ante tiempos tan turbulentos como estos?

– Tocar en Broncho es como una explosión y espero que esa sensación se manifieste a través del disco. Me parece que los grupos tienden a ser más sarcásticos que serios, y prefiero darle a la gente la sensación de fiesta. Además, por supuesto, una buena fiesta hace que tu cabeza se olvide de los tiempos revueltos.       

 

“Try Me out” es un gran single. ¿Buscábais reflejar su contenido en el vídeo? ¿Quién lo hizo? ¿Alguna curiosidad de su filmación? 

– En la canción me pregunto si a alguien le apetecería sacarme por ahí alguna vez. Nuestros amigos de Delo Creative lo hicieron. Son una página web y equipo de vídeo de Oklahoma. Echadle un ojo a su trabajo, vale la pena: http://vimeo.com/delocreative. Hacen todos los vídeos de The Flaming Lips. Escucharon nuestro disco y les encantó, así que se pusieron en contacto diciendo que les gustaría colaborar con nosotros y filmar algunos vídeos. ¡Claro que aceptamos la oferta! Filmamos el vídeo en Norman, Oklahoma, en distintas localizaciones. Nos metíamos en tiendas de la ciudad, colocábamos nuestro equipo y empezábamos a tocar y a hacer ruido. También nos infiltramos en una cafetería y los clientes parecían realmente molestos por tener una banda ruidosa interrumpiendo su paz y sus pensamientos intelectuales. Nos metimos asimismo en una clase de la Universidad y los estudiantes parecían más que animados y excitados por no tener que escuchar a su profesor durante algunos estridentes minutos. Cabreamos a un montón de conductores cuando nos pusimos a tocar en el medio de la calle principal.  

 

Sois aún casi unos desconocidos fuera de Oklahoma, pero desde que hemos escuchado el disco aquí empieza a haber seguidores con ganas de más canciones de Broncho y de veros en directo.    

– Es emocionante saber que alguien fuera de los USA ha escuchado el disco. Hemos editado el compacto nosotros y la primera tirada en vinilo se ha hecho en dos pequeños sellos independientes de aquí, así que imagínate nuestra sorpresa. Estamos más que contentos de estar haciendo nuestra primera entrevista en España y, por supuesto, por si es necesario, ¡tengo mi pasaporte preparado!   

 

Lo cierto es que fue JD McPherson quien nos descubrió al grupo en una entrevista al decir que no podía parar de escuchar vuestro disco.     

– Hace poco nos encontramos con él. Ha sido un seguidor desde el principio y nos ha ayudado inmensamente a darnos a conocer. Seguimos con mucha atención todo lo que hace. ¡Su álbum es fantástico y suena de vicio! Estoy ansioso por hablar con él acerca del proceso de grabación de su disco. Estamos muy emocionados porque pronto haremos algunos conciertos con él. ¡Puede que incluso en España!    

 

Él dijo que sonabais como The Damned cruzados con The Replacements pasados por el primer disco de The Strokes. Además, a mí The Replacements es el primer grupo que me viene a la cabeza al escucharos. ¿Qué os parece?

– Es una muy buena descripción. Y, sí, The Replacements son una influencia crucial en Broncho.

 

En vuestra web también citáis a Iggy Pop & The Stooges y  Ramones como influencias. Nos gustaría que nos comentaseis vuestros grupos favoritos. Puede que así descubramos algo. ¿En qué coincidís todos y en qué no?

– Hemos estado escuchando un montón a The Ramones últimamente. Todos tenemos nuestros gustos y nuestras antipatías, pero parece que coincidimos en The Ramones. También confiamos los unos en los otros en temas musicales y artísticos, así que siempre estamos abiertos a lo que podamos comentar y opinar de otros grupos, películas, libros, etc. Hubo incluso una ocasión en que todos escuchábamos un disco en concreto de Vangelis al mismo tiempo.     

 

¿Cuáles son los planes inmediatos? ¿Giras, un segundo disco, una gira europea tal vez?     

– Estamos tocando mucho a nivel local y regional ahora. Esperamos llegar al resto de los USA tan pronto como sea posible. ¡Una gira europea sería algo fantástico! También tenemos ya un segundo álbum preparado, así que esperamos entrar a grabar con el nuevo año.   

 

Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota para Broncho hasta ahora?   

– ¡Que a alguien en España le guste nuestro disco! ¡Sin duda!

 

 

{youtube}3R2Y429oizE{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *