BRIGHTON 64

Brighton 64, los mods de Barcelona vuelven a los escenarios

 

 


Cumplen 30 años sobre los escenarios. Y lo celebran con una gira. Los hermanos Gil, responsables también de Los Brigatones o Matamala y los sellos Al.eluia y Bip Bip, son sobre todo recordados por Brighton 64. Este sábado llegan hasta A Coruña en una gira que, como era de esperar, ha conseguido vender todos los billetes en sus conciertos de Madrid o Barcelona. Hagamos un repaso por su trayectoria.

 

A finales de 1981, cuatro adolescentes imaginaban en Barcelona un grupo mod llamado Brighton 64 y lo hacían realidad a base de versiones de The Kinks y temas propios de letras apasionadas y melodías explosivas. A su alrededor se creaba una apasionante escena que acompañó fielmente al grupo en todas sus actuaciones y a través de las grabaciones de discos legendarios como Barcelona Blues (Flor y Nata, 1983), Deja de tocar a mi chica (Flor y Nata, 1984), Haz el amor (Twins, 1985), La casa de la bomba (EMI, 1986) y El problema es la edad (EMI, 1987).

 

 

Treinta años más tarde, los hermanos Ricky y Albert Gil son ya elementos esenciales para comprender la evolución de la cultura pop en nuestro país. Reunidos de nuevo con los históricos Jordi Fontich y Tino Peralbo, Brighton 64 se encuentran inmersos en una gira que promete ser apoteósica. Los precedentes de las contadas ocasiones en las que el grupo se ha reunido desde su separación apuntan a un nuevo encuentro entre los seguidores de siempre y el numeroso público que ha crecido con sus canciones pero que nunca tuvo ocasión de ver en directo a su grupo favorito.

 

 

Para comprender al grupo, conviene recordar que Albert y Ricky Gil (hermanos de la actriz Ariadna), muy influidos por la escena mod británica que empezaban a descubrir a través de discos y películas, decidieron unir fuerzas con varios compañeros de estudios y empezaron a ensayar versiones de The Who, The Jam, The Kinks y Chuck Berry. Adoptados rápidamente por los entusiastas y numerosos mods barceloneses, empiezan a tocar por salas de la ciudad como el Bar Boira y el Salón Cibeles, culminando esta primera etapa con su aparición en el programa de TVE Musical Express y una actuación en el Rock-Ola de Madrid.

 

 

Apenas un año después de su formación y tras un cambio de formación, el grupo graba su primer disco, el maxi-single Barcelona Blues, publicado en abril del 83 por la independiente Flor y Nata Records. Presentan el disco en la sala Zeleste con un gran lleno, evidenciando que se han convertido ya en un referente de la potente escena independiente barcelonesa de los años 80. Al año siguiente publican con Flor y Nata el single “Deja de tocar a mi chica”, y acto seguido viajan a Roma para actuar en un festival y hacer su debut en el extranjero.

 


Un nuevo cambio de formación supone la entrada del batería Tino Peralbo, con el que graban el mini-LP Haz el amor, publicado por Twins y que contiene una buena ración de himnos como “La próxima vez”, “Fotos Del ayer” o “Explosión Juvenil nº 17”. Se suceden los conciertos y triunfan como cabezas de cartel en la espectacular concentración mod internacional Lloret-Barcelona 85.

 

 

La incorporación como teclista de un antiguo amigo del grupo, Jordi Fontich, estabiliza la formación, y el productor Paco Trinidad ficha al grupo en nombre de la multinacional EMI, que publica en el 86 el maxi-single “La casa de la bomba” con un gran éxito de ventas y una fuerte promoción radiofónica y televisiva, que populariza al grupo entre el gran público. La presentación del disco en el Studio 54 de Barcelona se salda con éxito y “La casa de la bomba” consigue el premio de los oyentes a la mejor canción del año.

 

 

El video-clip de dibujos animados de la canción “El mejor cóctel” obtiene el primer premio en el Festival de Vitoria, y la banda combina una interminable gira con la apresurada y problemática grabación para EMI del LP El problema es la edad, que a pesar de contener grandes canciones como “Igual nos da igual” o “Ponte en marcha para mí”, se ve perjudicado por la falta de confianza por parte de la discográfica y el productor, que resquebraja la moral de los músicos. La banda actúa ante el público más masivo de su carrera en las fiestas de la Mercè de Barcelona, pero las tensiones internas empiezan a aflorar.

 

 

Brighton 64 dan su último concierto el 1 de julio de 1989 en Tomelloso, ya con la nueva formación que daría paso al siguiente proyecto de los hermanos Gil, Los Brigatones. En 1994, se produce una primera y apoteósica reunión de Brighton 64 en Barcelona (Apolo) y Madrid (Revolver), compartiendo escenario con Los Flechazos, Los Negativos, Scooters, Los Canguros y Kamenbert para celebrar el disco recopilatorio Mi generación. A finales de 2001, Albert, Ricky, Tino y Jordi se reúnen de nuevo para participar en el festival Purple Weekend de León, y Bip Bip Records publica el disco Explosión juvenil en directo.

 

 

En 2003, Ricky Gil publica el libro Bola y cadena (Editorial Milenio), en el que explica la historia del grupo desde un punto de vista totalmente personal, y en 2006 Brighton 64 llena hasta los topes la sala de baile La Paloma en su última actuación hasta la fecha. En todas estas reuniones se ha producido una curiosa comunión entre el público de siempre y las nuevas hornadas de fans del grupo que no tuvieron ocasión de verlo en directo en su momento.

 

 

Así que ahora, tras todo este tiempo, Brighton 64 vuelven a la carga a lo largo de este año, coincidiendo con los 30 años de aquellos primeros ensayos en una enorme nave abandonada de la calle Diputación de su ciudad de origen. La escena mod está de enhorabuena.

 

{youtube}zLcPe1MYduw{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *