BOB DYLAN GIRA ROLLING THUNDER REVUE 1975

Bob Dylan, la comedia del arte

Bootleg Series Vol. 5: Bob Dylan Live 1975 – The Rolling Thunder Revue

(Columbia-Sony)

        “¿Cuántos caminos ha de recorrer un hombre antes de que le tengáis por un hombre?” Esta interrogante rodó por los caminos del mundo en la voz del poeta de la canción americana Bob Dylan en 1975, una vez más, en una gira mítica. Al igual que en otras ocasiones, su lírica y la expresividad de su voz le sirvieron de excusa para plantear desenfadadamente verdades, protestas y hasta divagaciones, de una manera tan particular que, no en vano, muchos afirman que Dylan supo darle significado al rock.

        “Y cuando terminaron las lluvias, allí estaba él. Una mata de pelos acaracolados, un semblante machacado por años de caminar contracorriente, una guitarra llameante en bandolera. Y seguía cantando. Canciones de amor desesperado, tan terribles como el filo de una bayoneta. Diatribas abrasadoras contra un sistema que segrega injusticia como un producto natural. Profecías cargadas de rabia. Visiones rimadas de su torbellino interior, de ese lado oscuro que muchos intentan acallar. Andanadas vengativas contra las hienas que danzaban a su alrededor. Pero también cantaba otro tipo de sentimientos. Himnos de amor hechos con tierra húmeda en las botas. Elegías para las víctimas anónimas de la historia, cuyo destino nadie lloraba. Historias misteriosas de otros tiempos. Relatos de lejanas aventuras. La gente se paraba a escucharle y se sentía fortalecida, iluminada, feliz. Y la gente le llamaba trovador, poeta, juglar comediante maestro, amigo…”

        Así describe Diego A. Manrique al Dylan de aquellos años, los 60 y principios de los 70, cuando cada uno de sus discos se convertía en una referencia básica de la historia de la música. Evidentemente, fueron muchos los caminos que Bob Dylan tuvo que desbrozar antes de ser considerado uno de los artistas más importantes de la historia. Entonces, cada una sus obras y de sus actos eran revisados con lupa. Ahora, décadas después, todo lo que se edita de aquellos años merece una especial atención.

        La nueva entrega de su serie de grabaciones perdidas, la quinta, se centra en su gira del año 75. Bootleg Series Vol. 5: Bob Dylan Live 1975 – The Rolling Thunder Revue nos devuelve a una época en la que incluso las giras de determinados artistas tenían mucho que descubrir, mucho que crear.

        En el verano de 1975, inmerso en el mundillo creativo de Greenwich Village, Bob Dylan comenzó a constituir el núcleo de su nueva banda, que no sólo le acompañaría en la grabación de su siguiente disco en julio (Desire, tras otro clásico, Blood On The Tracks), sino que también le seguiría en su gira ambulante al más puro estilo gitano que tanto tiempo llevaba planeando.

        Su idea era montar un espectáculo ambulante a la antigua, una extensión musical de la comedia del arte, como las compañías teatrales italianas callejeras. En vez de viajar en tren, tal como habían previsto originariamente, se apiñarían todos en autobuses y caravanas para recorrer el nordeste.

        Solían alquilar una pequeña sala con un nombre ficticio. Una semana antes de la actuación, enviaban gente de avanzadilla a los recintos universitarios de la zona para que repartieran octavillas de las actuaciones y lograr así que se corriese la voz. La noche antes del espectáculo, los autobuses llegaban a la ciudad y la abandonaban inmediatamente después de la representación, con destino a la siguiente parada. Lo único que Dylan tenía que hacer era asignar los papeles.

        La gira Rolling Thunder Revue de 1975 de Bob Dylan, que contó con la presencia de Joan Baez, Roger McGuinn y una banda estelar en el que muchos observadores han considerado uno de los momentos más trascendentales de la carrera de Dylan, ha sido pirateada hasta la saciedad durante los últimos 27 años. Bootleg Series Vol. 5: Bob Dylan Live 1975 – The Rolling Thunder Revue es la primera recopilación oficial de las grabaciones auténticas de aquellas actuaciones y, por lo tanto, bendecidas por el artista y con todas las garantías de calidad sonora.

        Aunque han circulado burdas copias de los conciertos desde hace años, los productores consideraron acertadamente que la única forma de captar la excitación en torno a estas actuaciones asombrosamente potentes era limitando la selección a las grabaciones efectuadas en cuatro de los conciertos. Como el material de la Revue variaba muy poco de una noche a otra, se decidió tener exclusivamente en cuenta las mejores actuaciones y seguir una secuencia que reproduce la estructura general de los espectáculos.

        La primera vuelta de The Rolling Thunder Revue duró seis semanas, de octubre a diciembre de 1975. Aunque retomaron la gira en 1976 y editaron un directo, Hard Rain, las mágicas actuaciones de 1975 no habían estado nunca disponibles comercialmente. Durante la gira, el público tuvo el deleite de presenciar conciertos de cuatro horas de duración en los que, además de contar con la presencia de los componentes de la banda en nada menos que 20 temas, también aparecía Bob Dylan en un número similar de temas.

        El repertorio de Live 1975 comprende desde dos de sus primeros temas, “A Hard Rain’s A-Gonna Fall” (de 1962) y “The Lonesome Death Of Hattie Carroll” (de 1963), hasta clásicos de 1965 como “Mr. Tambourine Man”, “Love Minus Zero/No Limit” y “It’s All Over Now, Baby Blue” (todos ellos extraídos de Bringing It All Back Home) y “It Takes A Lot To Laugh, It Takes A Train To Cry” (de Highway 61 Revisited).

        Para mucha gente, ver a un Dylan tan potente y animado fue toda una revelación. El difunto Allen Ginsberg, famoso poeta beat e integrante también de aquella caravana errante, no tuvo ninguna duda: “¡Nunca había escuchado a un Dylan tan potente! Parece el emperador del sonido”.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *