BLUR PARKLIFE

SELECCIÓN DE DISCOS CLÁSICOS


 BLUR: Parklife (1994)

listados_discos_clasicos_blur

Antes de perderse en los desvaríos de experimentación sonora de sus últimos y prescindibles trabajos, Blur no sólo fueron un grupo respetable, sino que además supieron continuar como pocas bandas la aristocrática tradición del mejor pop británico. Encasillados a mediados de los 90 por la prensa musical británica dentro de aquello que se dio en llamar ‘brit-pop’ y enfrentados artificiosamente a Oasis, Blur no sólo eran infinitamente mejores que cualquiera de sus compañeros de promoción (los Gallagher incluidos), sino que además, para cuando se acuñó la dichosa etiqueta, ellos ya habían entregado lo mejor de su producción musical.

        Su primer disco (Leisure, 1991), aún revelando cierta influencia del sonido Manchester en sus postrimerías, es una muestra clara de la capacidad de la banda para construir magníficas canciones pop (“There’s No Other Way”, “Sing”), mientras que su continuación (Modern Life Is Rubbish, 1993) ya nos muestra a un grupo con verdadera personalidad musical que empieza a perfilar un sonido propio y dar muestras de su enorme caudal creativo.

listados_discos_clasicos_blur f

        Y así llega en 1994 su tercer disco, Parklife, auténtico crisol musical y compendio de influencias de algunos de los mejores grupos ingleses de los últimos 30 años: el costumbrismo pop y la devastadora ironía de los Kinks, la energía y la inmediatez de los Jam, la diversión y el optimismo de Madness, todo ello refundido y actualizado.

        Un trabajo diverso y, sin embargo, curiosamente coherente, que demuestra la ampliación del espectro sonoro del grupo: su líder, Damon Albarn (que llegó a colaborar con Ray Davies), declaró que la idea era componer un disco como si estuviesen sintonizando emisoras y, sin duda, logró demostrar los múltiples registros que podían tener cabida en su concepto de pop: desde el eurodisco hedonista de “Girls & Boys” al punk-rock de “Bank Holiday”, desde el irrefrenable clasicismo de piezas antológicas como “To The End” o “This Is A Low” al toque tecno-pop de “London Loves”, desde los instrumentales de tono festivo (“The Debt Collector”) hasta himnos pop como “Parklife”, donde Phil Daniels (el actor protagonista de Quadrophenia) realiza una impagable colaboración vocal encarnando a un genuino caradura londinense.

        Parklife resultó ser una de las cimas del pop británico de los 90, un disco de plenitud, tremendamente vital y optimista, donde sarcasmo juvenil e ironía sirven para caricaturizar a la sociedad inglesa, parodiando la cotidianeidad de un estilo de vida que a los miembros de Blur les resultaba tremendamente familiar: los pubs, la cerveza, las casas de apuestas, Londres, las vacaciones en Ibiza… y la vida en el parque: todo tan típicamente inglés como ellos mismos.

Javier Palacios (Publicado en Entremuros)

<a href=”http://www.addfreestats.com” > <img src=”http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto” border=0 title=”AddFreeStats.com Free Web Stats!”></a>
<script src=”http://www.google-analytics.com/urchin.js” type=”text/javascript”> </script> <script type=”text/javascript”> _uacct = “UA-1011382-1”; urchinTracker(); </script></body> </html>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *