Black Mass

Black Mass (Warner)

Black Mass, Estrictamente criminal

 

Las películas de Martin Scorsese o Michael Mann que tienen a los bajos fondos por protagonista suelen quedar grabadas grabadas en la retina. Hay en ellas personajes memorables pero el pulso de sus directores las dota de algo a la que otras no llegan de la misma manera. Seguramente Black Mass: Estrictamente criminal sea una de esas que mejor lo demuestran. El trabajo del director Scott Cooper ha aprendido mucho de los maestros, pero aún puede seguir creciendo.

En este caso, su recreación de la alianza real entre un mafioso irlandés que acaba de salir de la cárcel y el FBI para eliminar a un enemigo común, la mafia italiana, que desemboca en una espiral de violencia que le permite consolidar su poder y convertirse en uno de los más implacables y poderosos gangsters de la historia de Boston, estaría más cercana a realizadores como James Gray.

No obstante, la cinta le brinda a Johnny Depp una ocasión perfecta para que nos olvidemos de sus caricaturas en el Caribe de los últimos tiempos y para recordar al gran actor que a veces es, en la línea de Donnie Brasco o Ed Wood. En este caso, su maquillaje, no tan excesivo como poco convincente, sí le sirve para que nos olvidemos de su imagen habitual y veamos al actor en una de sus mejores composiciones, que será probablemente recompensada con una nominación en los Óscar de este año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *