BECK: Colors

BECK: Colors (Universal)

 

 

No se puede obviar el punto de inflexión que representó para Beck Morning Phase hace tres años. El álbum, multi-premiado, con buenas ventas y bastante más repercusión que el resto de sus once discos, a pesar de su tono confesional, exigía darle continuidad de una forma en la que su autor no pasase desapercibido. Podía repetir el tono melancólico y acústico, pero ha optado por la otra posibilidad: a un álbum de corte intimista le ha dado continuidad con otro que resulta ser todo lo contrario.

 

Tenía ya en su haber Güero (2005) o Modern Guilt (2008), y este disco bien se podría situar a su nivel, aunque con una diferencia relevante: Colors es el trabajo más pop de toda su trayectoria, el más radiante, seguramente el más accesible. Tratándose de Beck, no puede evitar cargar sus canciones de arreglos y ciertos experimentos, pero aquí hay ritmos contagiosos, estribillos asequibles, letras sobre disfrutar la existencia y un tono menos anárquico.

 

Están los singles “Dreams” (que recuerda a Odelay), “Wow” (que evoca a “Loser”) y el imparable “Up All Night”, así como temas todavía más asequibles como el funk “No Distraction” (a lo Police) o el pop luminoso de “Square One” (a lo Tame Impala). Deslumbrante, sí, pero poco más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *