BEATLES MEMORABILIA

Julian Lennon / Brian Southall: Beatles Memorabilia (Grijalbo)

 



Con toda seguridad, Julian Lennon no es el mayor coleccionista de memorabilia de The Beatles del mundo, pero en él si se da una cualidad de la que sólo su hermano Sean puede presumir: ser hijo de John. Por lo tanto, cualquier colección que posea, por pequeña o grande que sea, tendrá algo especial, algo que no está al alcance de nadie.

   

 

Eso debe ser lo que sintió el autor Brian Southall cuando conoció a Julian Lennon y le empezó a hablar de su colección de objetos y recuerdos relacionados con su padre. Así que, además de la exposición itinerante White Feather: The Spirit Of John Lennon (montaje benéfico para la organización del mismo nombre), pensó que ahí había también material para un libro.

 

 

De ahí nace este Beatles memorabilia: la colección de Julian Lennon, un libro que incluye lo que anuncia desde el título. Están, para empezar y ocupando un lugar prominente en el libro, los discos de oro del cuarteto de Liverpool, que Julian aclara que muestra más para representar la trayectoria completa del grupo que para simbolizar su éxito (curiosa la anécdota de que cuando pinchó uno de esos discos, no sonaba música de The Beatles).

 

 

Brian Southall es quien escribe los textos que presentan todo tipo de objetos (relojes, guitarras, entradas, brazaletes, ropa…), pero son los que tienen un significado especial para Julian (y sus comentarios) los que dan sentido al libro, reconociendo que ha tenido que participar en muchas subastas para hacerse con ellos y que otra gente se retiraba al enterarse de que era él quien estaba pujando.

 

 

Él es quien recuerda su excelente relación con Paul McCartney, la moto en la que paseaba con su padre, las postales que éste le enviaba desde medio mundo, los instrumentos que le regaló, los dibujos que hacía… Y, sobre todo, habla –brevemente- de tres acontecimientos en los que tuvo que ver de forma directa o indirecta: el dibujo suyo que dio lugar a “Lucy in the Sky with Diamonds”, el accidente de su padre en 1969 en Escocia, con Julian en el coche, y la canción que Paul compuso para darle ánimos tras la separación de John de su primera mujer -y madre de Julian- Cynthia: “Hey Jude”. Seguramente todo esto sirve de anticipo a un libro que tendrá que llegar en algún momento y que será aun más interesante: la revisión completa de la relación de Julian con su padre.

 

{youtube}pqhD1DpwNSE{/youtube}

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *