AUSTRALIAN BLONDE

Australian Blonde, en la hora decisiva

 

La aventura de Australian Blonde comenzó hace ya unos seis años. “Por entonces nos llamábamos La Posada de Morgan, y de nuestra anterior banda sólo queda constancia del sonido en una maqueta de cinco canciones.”  No fue más que el principio, para ya, en el 93, aparecer con el disco Pizza Pop bajo su nuevo nombre, Australian Blonde, que tomaron de un anuncio de una prostituta en una cabina de teléfonos londinense.

 

Por aquel entonces se convirtió en el disco más vendido de una compañía independiente. “Cuando empezamos en el 93, con toda la repercusión de Pizza Pop, el caso es que no nos habíamos planteado si íbamos a tener éxito o no, todo surgió de una manera muy espontánea.”

 

Al éxito de la canción “Chup, Chup”, escogida para la película Historias del Kronen y para un anuncio de Pepsi-Cola, le siguió su segundo disco, Aftershave. “Aunque la respuesta comercial de Aftershave fue similar, parece que el disco quedó algo más olvidado por los medios. El hecho fue que, simultáneamente al éxito de “Chup, Chup” salió a la venta Aftershave, por lo que éste quedó eclipsado por aquél.”

 

Una simple canción consiguió colocarlos a la cabeza de todo el ‘Xixón sound’, como por entonces se le llamó, y, salvo esa razón, nadie alcanza a ver porque fueron ellos los elegidos y  no otros grupos de Gijón, como Eleminator Jr., Kactus Jack, Tommy Crimes, Yellow Finn… “La verdad es que no sabemos cuál es la razón por la que nosotros tuvimos más repercusión que los demás. Cualquiera hubiera podido estar en el lugar donde estamos nosotros.”

No es nada habitual que un grupo estatal tenga suficiente material para redondear sesenta minutos e, incluso, para proponerse un disco doble, pero así ha sido el caso de su tercer disco, titulado simplemente Australian Blonde. De todas formas, siempre fueron un grupo bastante prolífico: del primer disco al segundo sólo transcurrió un año y en las caras B y EPs siempre había material inédito. La explicación es bastante más simple. “A veces surgen canciones y a veces no. Afortunadamente el proceso de escritura de una canción sigue siendo algo misterioso.”

 

Australian Blonde es, además, un disco relativamente variado dentro de su sonido, con colaboraciones como las de Muni -la líder de  Maddening Flames-, Tito cantando por primera vez, una voz de niña, samplers… “Es, sin duda, el resultado de ser ahora tres los compositores en el grupo. No podríamos haber hecho un disco de tanto nivel si no hubiéramos intervenido todos en la composición de los temas. Por otra parte, teníamos la obsesión de que el disco no se hiciera aburrido en ningún momento. De ahí el haber incluido distintas voces, arreglos, instrumentos, samplers, etc.”

 

En su nuevo disco se nota también una vuelta a los sonidos clásicos de los sesenta, tal vez por la influencia de Paco Loco y Muni, aunque ellos no lo ven así. “Siempre nos han gustado grupos de todas las épocas. De todas formas apuntaríamos más una mayor influencia de grupos de los setenta que de los sesenta.”

 

Hay una faceta infravalorada en las grabaciones de Australian Blonde que en su nuevo trabajo cobra mayor importancia: la inclusión de instrumentos como violines, trompetas, órganos y ahora samplers. “Los arreglos, del tipo que sean, sólo tienen sentido dentro de la canción en su conjunto, por lo que deben ser juzgados según su aportación a las mismas. Por lo demás, siempre hemos estado abiertos a todo tipo de sonidos, cosa que en general ha sido bien valorada.”

Para las caras B relegan maravillas como “Scissors”, “As I’ve Flown To You” del Spiral EP o la versión acústica de “I Want You”, algo que escapa a lo habitual de su repertorio. “Una cosa es el directo y otras las grabaciones. Hay canciones que en directo simplemente no suenan bien y por eso quedan para esas ediciones. Tenemos también registrada “20th Century Boy” para el disco tributo a Marc Bolan del colectivo Karma. En cuanto a este último disco, quedan unas cuatro o cinco canciones grabadas que esperamos que vayan saliendo en sucesivos singles.”

 

Que canten en inglés no debería tener mayor importancia, aunque pueda que les haya cerrado algunas puertas. Sin embargo, si puede ser importante para que otras bandas que se expresan en ese idioma puedan tener o no el respaldo multinacional. “Puede que si vendemos medio millón de discos las multinacionales se líen a fichar a grupos similares al nuestro, pero la verdad es que no tenemos ni idea.”

 

Una de las sorpresas de este tercer disco son las canciones en castellano como “No puedo dormir”, “Escuchando”, “Rápido” o “Alguien diferente”, editadas al mismo tiempo que algunos grupos empiezan a reconocer su deuda con grupos de los 80. “No se trata de un homenaje a los grupos de la movida. Se trata de que nos apetecía hacer canciones en castellano y las hicimos. Lo que no debemos opinar es sobre si ya era hora de que Los Planetas o Los Hermanos Dalton reconocieran su deuda con grupos de los ochenta. No conocíamos ni la existencia de la deuda. Si la cuestión es si nos gustan los grupos de los ochenta, pues hay muchos que sí. Y de los setenta, los sesenta… Pero de lo que les gusta a los demás no podemos hablar porque lo desconocemos.”

 

El sonido de la banda se ha ido beneficiando, sin lugar a dudas, de los innumerables conciertos, siempre con un buen número de versiones, que han venido dando por toda la península a lo largo de los últimos años, lo que los ha convertido en el grupo más habituado a la furgoneta. “Suponemos que tanto concierto ha servido para que sonemos mejor y nos conozcamos más entre nosotros. Versiones hemos hecho muchas. Recuerdo que tocábamos alguna de la Velvet Underground, Lemonheads, House Of Love, Teenage Fanclub… Aunque ahora ya no tocamos versiones. Registradas en disco están la de Marc Bolan, el  “Callin’ Of The Sioux” de Los Sangrientos y el “Nothin’ To Be Done” de The Pastels. “Sousa” “I Like You” y “Let You Down” son antiguas canciones de Paco Loco.”

La relación con Los Locos ha marcado a Australian Blonde. Aprendieron música con ellos, crecieron a su lado y por fin se han hecho con los servicios de Paco. Una deuda que también tienen con Los Sangrientos, aunque no compartan la idea. “Estamos siempre hablando de deudas. ¿Cómo medir lo que debes a alguien que está en tu grupo? No se puede cuantificar.”

 

Por último, surge la relación con Subterfuge, su antiguo sello, que a pesar del fichaje con RCA, se encarga de la edición de un recopilatorio de caras B y rarezas titulado Australian B y de las versiones en vinilo de Australian Blonde y del single “Chance”. “Las relaciones con Subterfuge son muy cordiales. Estuvimos trabajando juntos varios años con resultados satisfactorios para ambos, hasta que llegó el momento en que decidimos que lo mejor para todos era fichar con RCA. De ningún modo fue una ruptura violenta, sino todo lo contrario, como lo prueba la edición en vinilo de Australian Blonde, muy bien hecha, por cierto.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *