ART BRUT

Art Brut, una vez formada la banda

“Eso es lo que no dejábamos de decir mientras estábamos grabando el álbum”, declara Eddie Argos, “It’s A Bit Complicated (Es un poco complicado). Así que tenía sentido que ese fuese el título”. Desde luego, con su segundo álbum producido por Dan Swift, su primero para el nuevo sello Labels / Mute, Art Brut (Eddie Argos, voces, Ian Catskilkin, guitarra, Freddy Feedback, bajo, MIkey B, batería, y el nuevo guitarrista Jasper Future) han madurado. Pero no te preocupes, sólo han madurado un poco. “El primer álbum era un poco yo cuando tenía 17 años, y supongo que éste soy yo a los 19. Si hacemos otro, espero que sea yo cuando tenga 21”.

Como principal recambio del pop británico, el cantante de 27 años Eddie Argos está acostumbrado a vivir la vida a la velocidad del pop. Resultó (un poco) complicado para la banda que combinaba drama de fregadero y filosofía francesa el llegar ahí -siendo ‘ahí’ invadir el súper-estrellato internacional- desde los humildes comienzos como campeones de la escena del ‘hazlo tú mismo’ de Londres, año 2004. Y conocerás a Eddie Argos, antiguo cartero, soñador de toda la vida, profeta indie ocasional, cuya única ambición verdadera en la vida era llegar algún día a estar en el Top Of The Pops.

Puede que ya esté superado el sueño Top Of The Pops ahora que el show ha terminado, pero It’s A Bit Complicated lleva el idilio de Art Brut con la música pop hasta nuevos niveles. El nuevo álbum toma el ascenso a la supremacía pop hasta su próxima etapa vertiginosa, desde el torpe manejo del tema que abre el disco, “Pump Up The Volume”, preguntándose en voz alta “¿está tan mal, separarse de tu beso para sacar una canción pop?” hasta el trastornado melodrama de pista de baile del nuevo single “Direct Hit”, o el ondulado y melodioso “I Will Survive”.

El single de debut de Art Brut, “Formed A Band”, se convirtió en un grito convocando a toda la escena indie de Londres, un llamamiento a las armas para una generación nueva determinada a divertirse con todo y con todos. Su estrella estaba levantándose. El siguiente single, el monólogo interior y oda al amor no correspondido que se titulaba “Emily Kane” perdió por poco un puesto en las listas por un error administrativo, lo que significó que ninguna de sus ventas de descargas siguiera adelante. “Pero en cierto modo eso me gusta”, declara Eddie, “porque al final tampoco me junté con Emily Kane. Así que las dos fueron un poco una desilusión”. Su álbum de debut Bang Bang Rock’n’Roll se publicó finalmente en Fierce Panda y las cosas se empezaron a mover más rápido de lo que Eddie se hubiese imaginado nunca.


Su proceso de licenciar Bang Bang Rock’n’Roll país por país empezó a dar serios dividendos en Alemania. “Creo que piensan que soy más inteligente de lo que en realidad soy”, añade Eddie, “decían que era un álbum conceptual”. Según despegaban las cosas, se encontraron tocando dos noches con Oasis en Hamburgo. “Liam Gallagher estuvo en el lateral del escenario las dos noches, aplaudiendo y bailando”, recuerda Eddie con admiración. “Y luego durante “Modern Art” estaba saltando por ahí, diciendo: ‘¡Ésta es mi favorita! ¡De verdad lo tiene!”


Más tarde en el camerino Eddie le dio a Noel una copia de Bang Bang Rock’n’Roll. “Decía algo como, ‘oh, la tengo’, y empezó a cantar un poco de “My Little Brother”. Yo le dije que era como Half Man Half Biscuit teloneando a U2. Él replicó que le encantaban Half Man Half Biscuit y empezó a cantarme “Trumpton Riots”. Fue el momento más surrealista de mi vida”.


Pero esto no fue nada comparado con lo que estaba pasando en América, con la banda consiguiendo aplausos en Pitchfork Media y Rolling Stone escogiendo “Formed A Band” como su single del año. La revista Spin los declaró uno de las 15 Mejores Bandas en Directo del Mundo. Y aparecieron en el codiciado programa de entrevistas de Jimmy Kimmel. “Yo soy un hombre bastante nervioso de todos modos”, confiesa Eddie, “pero aquello era aterrador porque es televisión real, de verdad, televisión americana. Y ya conoces a los americanos, son todos muy entusiastas. Fue entonces cuando me di cuenta de que la cosa iba bastante bien”.


En cualquier aventura, siempre hay los que no lo consiguen, y finalmente llegó el momento para que el guitarrista Chris Chinchilla se marchase. Habiendo dejado sus trabajos por un contrato discográfico no lucrativo exactamente, la banda se encontró sin dinero. “Soy bastante tonto”, reflexiona Eddie, “Pensaba que era romántico, morir de hambre en un apartamento en cualquier sitio. Pero a Chris le gusta la comodidad más que a mí, creo, así que se marchó”.


Pero para cuando llegó el relevo, Jasper Future, con influencias de Weezer y Nirvana para reforzar el sonido de la banda, ya tenían una perspectiva muy distinta. El negocio se les estaba abriendo, desde lo sublime (tocar con Ghostface Killah y conocer a Russell Simmons, Wyclef Jean y Gnarls Barkley) hasta lo ridículo (ser versioneados por We Are Scientists), Art Brut se estaban convirtiendo en hijos predilectos de América. “En América y Alemania creo que son mucho menos cínicos que nosotros (los ingleses). Así que cuando escuchan “Emily Kane” dicen: “Oh, debiste haber amado a Emily Kane, es una preciosa canción de amor”, mientras que aquí (Gran Bretaña) la gente diría: “oh es divertido. ¿Es un personaje inventado? Es como una canción emo”. Pero no, era todo verdad.”


De hecho, la canción volvió a poner en contacto a Eddie con Emily, “y su nuevo novio es encantador”, declara con un gesto afligido, pero con eso tras él, estaba listo para regresar a Londres y trabajar en la fase 2. “No me daba cuenta de lo mucho que amaba a Inglaterra, estar alejado de aquí durante tanto tiempo”, declara Eddie. La banda acababa de terminar sus giras americana y británica, con aparición en festivales por todo el globo incluyendo Coachella, Pitchfork, Benacassim y el Siren de Nueva York, tenían un single de éxito con el nuevo tema “Nag Nag Nag Nag” y, recién fichados por Labels / Mute, se dieron prisa para trabajar en It’s A Bit Complicated.


“Está bien”, medita Eddie, “porque en realidad nunca llegamos a ponernos a  escribir el primer álbum. Simplemente tuvimos que utilizar todas las canciones que teníamos. Esta vez sabíamos lo que estábamos haciendo”. Y aquí está, puede que un álbum mejor, un poco complicado, pero no tanto como para enturbiar los férreos principios pop sobre los que se fundó la banda. “El álbum es más de lo mismo, pero mejor. Tenemos sentido del humor, pero no somos ninguna broma”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *