ARIEL PINK’S HAUNTED GRAFFITI LIVE

Ariel Pink’s Haunted Graffiti en concierto

 

 

A la gente de Sinsal le deberían hacer un monumento. Muchos otros por mucho menos lo tienen. Y este colectivo no. Por ahora. La campaña debería empezar ya. Y si lo del monumento les parece desfasado, por lo menos que les faciliten la labor, que les den lo que necesiten, que les posibiliten seguir haciendo lo que hacen. Más y mejor, aunque parezca imposible. Sin ir más lejos, citando sólo dos ejemplos recientes de los innumerables que cuentan en su haber, ¿quién ha hecho este año la única actuación de Vashti Bunyan en nuestro Estado? ¿Quién ha traído a Ariel Pink’s Haunted Graffiti a Galicia y, encima, en un ‘marco incomparable’ -no se puede explicar de otra forma, lo siento- como la Isla de San Simón?

 

Dicho esto -que, personalizando, no me lo podía callar por más tiempo-, le toca al grupo de Ariel. Y, ya puestos, toca seguir en la misma línea y señalar que tampoco puedo escapar a la crónica personal (todas las son, al fin y al cabo) en relación al grupo creado en Los Ángeles en 1996 como la banda de un solo hombre. Por una sencilla razón: entiendo que son una de los casos más interesantes de la escena independiente estadounidense de hoy en día, pero no acabo de conseguir una empatía con ellos, al menos en directo. Y bien que lo siento.

 

Tuve oportunidad de verlos en el Primavera Sound de hace un año, creo que fue, y allí no conseguí que me atraparan, con lo que no tardé mucho en irme a ver otro de esos cientos de grupos que tocaban a la misma hora. Evidentemente, en un festival así pasa como con las webs de hoy en día -o atraes en poco tiempo o tu visitante ya se ha marchado-, con lo que tampoco mi juicio tenía suficiente fundamento.

 

 

Tocaba ahora darles la segunda oportunidad. Y reconozco que su universo es muy particular, atractivo incluso a priori, con un pop esquivo, onírico, repleto de psicodelia, defectos de sonido, alaridos, voces infantiles perversas y atmósferas especiales. Además, venían a presentar su disco más accesible, Before Today, el primero realmente ambicioso, que simula un ser recorrido por la FM de varias décadas, aunque no hayan desaparecido de sus melodías los giros y recovecos que piden una sintonía y una receptividad distintas.

 

Y su concierto no estuvo nada mal, aunque su líder no subiera al escenario en ningún momento y se revolcara por los jardines de la isla continuamente, como si se tratase de un grupo de hardcore, y que dada la tan especial ocasión no hubiese más interacción con el público. Tal vez necesite una tercera oportunidad, aunque he de reconocer que he escuchado su último disco muchas veces y por ahí ya me han rendido. También puede que al pensar en todo lo que le debemos a Sinsal me estuviese perdiendo algo que aún no logro captar.

 

(Isla de San Simón, Vigo. 27 de junio de 2010. Promotor: Sinsal. Público: lleno -300 espectadores-)

 

(Ver más fotos)

 

 {youtube}RvbdrQrAMtg{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *