APENINO: Viravolta

Apenino, canciones comentadas

 

Apenino

Quienes no sigan su trayectoria más que por los discos de larga duración o no estén cerca de él geográficamente pueden pensar que Apenino desapareció tras el disco Un rayo de sol en el 2007, aunque ha grabado y ha participado en otros proyectos desde entonces.

Como Apenino ha publicado dos singles para sendas colecciones de Jabalina, uno dedicado al amor y otro al baloncesto. Con Rafa Romero (Árbore) hizo un segundo disco (Animals Are Not Things!) y otras canciones que han visto la luz de forma más desordenada. Además está su faceta de fonografista, recogiendo paisajes sonoros para su blog (lo-fields) y que emplea tanto para sus composiciones como para sus trabajos como diseñador sonoro. Aquí nos comenta las canciones de su último disco, Viravolta.

  1. Conversa ultramarina

 

Es la canción que abre el disco (el primer single) y está inspirada en el libro de Lois Pereiro de mismo título, en el que el poeta gallego mantiene una relación epistolar con la que fuera su novia, Piedad, cuando ella se va a San Francisco y él vive sus últimos días. Me encanta la obra de Lois y ésta, aunque no es su obra más conocida ni considerada, me resulta estremecedora. Un historia de amor/desamor brutal, plasmada en unos textos conmovedores. La canción la compuse, desde el inicio, buscando un homenaje al autor.

En lo musical, hay también un intento de homenaje pretendido, no sé si logrado, a Suicide. Durante los días que hice la canción, estuve recuperando sus discos y los de Martin Rev en solitario y estaba muy enganchado a su sonido. Cajas de ritmo primitivas y sintes analógicos con unos arreglos muy sencillos.
Tiendo a pensar que Lois conocía bien a Suicide y que muy, probablemente, entrara dentro de sus gustos. Estoy casi convencido de ello.

  1. Mirada atlántica

Es otra de las canciones que también está basada en un libro: Futuro imperfecto. Lo escribió una amiga mía, Julia Alonso, y también tiene ese punto de historia de amor estremecedor como el de Lois. Trata el tema de las drogas y el SIDA en los 80, pero en el fondo, la historia es una historia del amor hacia su pareja y una especie de testamento sentimental con el que Julia entrega a su hija el recuerdo de su padre, al que apenas conoció.

Es un libro que tuve la suerte de leer antes de ser publicado (en una versión previa) y que no fui capaz de leer sin dejar de llorar… pero al final me quedo con una historia de amor, muy en positivo, más allá de muertes y desgracias. Y de eso es de lo que trata la canción, del amor en positivo.
Los coros son de Eva (Linda Guilala).

  1. Esforzo infinito

Fue la primera canción que hice expresamente para el disco, muy electrónica, que es lo que buscaba en general para Viravolta en su conjunto. Así que ésta fue un poco el conejillo de indias, el punto de partida de un disco pretendidamente muy sintético y casi sin más elementos acústicos que las voces. De hecho casi no aparecen ukeleles y, cuando lo hacen, no es con su sonoridad “tradicional”.

Fue la primera canción, además, que compuse en gallego y los coros son de Eva (Linda Guilala).

Apenino 1

  1. Opresión

Esta canción es un extracto de una pieza instrumental de 9 minutos, que había compuesto para la video-performance de la artista italiana Monica Mura: Opresión, breaths after coma. Para el disco tenía ganas de crear una versión corta y convertirla en algo más parecido a una canción convencional. Es la más dura del disco en cuanto a temática, centrada en la violencia de género. Violencia que aquí se centra en las mujeres, pero que en los tiempos actuales podrían extenderse a una gran parte de la población porque “Opresión”, la pieza original, también habla de opresión social, además de la estrictamente sexual.

Junto a mi voz, aparece la de Mónica Vacas, en una de las dos magníficas interpretaciones que me ha regalado para Viravolta. Ha sido una suerte maravillosa poder contar con ella. Al no ser una canción que naciera expresamente para estar en el disco, es, quizás, la más distinta al resto. Tiene menos peso lo sintético en favor de los ukeleles (eléctricos) y otros instrumentos acústicos.

  1. La leyenda del tiempo

Una versión “La leyenda del tiempo” de Camarón, tal vez su tema más popular y controvertido, llegando a ser denostado en su día por los puristas del género.
La idea de realizar una versión de esta canción me llevaba rondando la cabeza desde hace mucho tiempo. Soy muy fan de Camarón y esta canción es una de mis favoritas, no ya de su repertorio sino una de mis canciones favoritas en general. El flamenco, ya desde mi adolescencia, me ha resultado siempre muy interesante y aunque choque un poco con la idea que se pueda tener de mi música, existía un gran reto en mi interior entorno al hecho de lograr juntar los mundos de Camarón y Apenino, a través de “La leyenda del tiempo”.

Lo único que no terminaba de funcionar era mi voz y, en los días en los que estaba arreglando la canción, empecé a soñarla en la voz de Mónica Vacas. Se lo propuse y, curiosidades del destino, ésta también era una canción muy especial para ella por los recuerdos que le trae de su padre, al que finalmente hemos decidido dedicar esta versión en el disco. Estoy seguro que sabrá perdonarnos

  1. Todo aquilo

Es otra de las canciones con temática social de Viravolta, sobre este momento de depresión social y pérdida de derechos y oportunidades… y al que, cuanto más avanza, parece más complicado encontrarle salida. La oscuridad abalanzándose sobre nuestro futuro, acompañada en “Todo aquilo” por cierta dosis de resignación. Algo sobre lo que no estoy muy de acuerdo, creo más en la lucha, pero bajar los brazos sigue siendo el estado general de la sociedad frente a la crisis. Mientras no venzamos ese estado, no venceremos a nuestros opresores.

Esta canción la tenía guardada desde hacía tiempo en el congelador y a mitad de Viravolta se me ocurrió recuperarla y volver a trabajar sobre ella. Su naturaleza sintética, además, me parecía que encajaba muy bien en lo que estaba buscando para el disco.

  1. Estafa social

La canción que cierra Viravolta es, curiosamente, la última que compuse. Se esconde bajo una instrumentación un tanto hedonista, pero podría encajar en el género de la “canción protesta”. Con toques de hip-hop, nace de mis juegos con un “sampler” del comienzo de una canción de Joe Meek: “Christmas calling”, interpretada por Valerie Masters.

Personalmente, también le veo un punto un poco Berlanga en ciertos arreglos y en la melodía, y me encantan los coros que Eva (Linda Guilala) ha grabado en ella. Me parecía interesante profundizar en ese contraste entre lo divino y lo popular, disfrazando algo serio de intranscendental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *