APENINO

Apenino, la belle âge

         Apenino es el proyecto de Marco Maril en solitario una vez disuelto Dar Ful Ful, la aventura que compartió durante un buen tiempo con Xabi Font, el catalán residente en Galicia desde hace unos cuantos años por motivos laborales.  

Dar Ful Ful comenzó siendo el grupo de Marco hasta que Xabi Font, ya establecido en Compostela, se añadió a la aventura. Fue entonces cuando consiguieron un contrato con Jabalina -que también había acogido al grupo anterior de Xabi, Loopside- y con ellos editaron El artista adolescente, un disco de siete canciones de pop frágil y emocionante, no tan distante de lo que en su día hicieron Family. 

A pesar de las buenas críticas y de actuaciones como la del Festival de Benicassim del 2002, Marco y Xabi se distanciaron. “Los detalles siempre hemos preferido que quedaran entre nosotros,” comenta Marco. “Las separaciones nunca son agradables y eso es independiente de que yo haya sido el que puso la primera piedra en Dar Ful Ful. Cuando te unes a alguien para hacer música, se ponen en juego muchas emociones, muchos sentimientos, y si en algún momento algo falla y se tuercen las cosas, pues se pasa mal. Pero la vida continua, hay que disfrutarla y atarse a algo sin desearlo es innecesario.” 

En ese momento, Xabi inicia una nueva aventura, Piano, con una canción editada hasta el momento -“Juego de miradas” en el recopilatorio Diez años de espíritu Jabalina-” y la intención de prestarle más atención a las bandas sonoras, mientras que Marco pone en marcha Apenino. “En ese momento no tenía nada claro y no pensaba en si seguir o no. Son momentos desagradables, de confusión, de desilusión. En un primer momento no me veía con fuerzas para hacer nada, pero con el tiempo salieron canciones y volvió el cosquilleo y las ganas de hacer cosas nuevas. Y ahí si que ya tuve claro que tenía que ser yo sólo, con muchísima tranquilidad.” 

Parece que el responsable del sello Jabalina mantuvo el respaldo a ambas aventuras, lo que es un colchón de seguridad al empezar algo nuevo. “Sí, eso siempre, y es algo que siempre le agradeceré a Tanis, que ha entendido mi forma de ver las cosas y me deja ir a mi ritmo.” 

Aunque a Marco le gustan muchos estilos diferentes de música, su sonido sigue un camino muy concreto, el del pop melancólico y emocional que ya hacían Dar Ful Ful. “Razón no hay ninguna. Yo me dejo llevar y ahora mismo llego hasta ahí. Tampoco he hecho tantas canciones para poder ir a muchos sitios distintos. Quizás con el tiempo y más canciones surja una perspectiva distinta. Estoy empezando aún.” 

A finales del año pasado aparecía En la hora azul, un primer mini-álbum de Apenino con cuatro canciones. “La grabación fue muy bien, todo muy tranquilo en mi casa y, después, en Abrigueiro, los estudios-casa de Arturo Vaquero -Humanoid-. Para mí disfrutar del proceso es casi tan importante como el resultado final. Y con En la hora azul he disfrutado muchísimo, más que nunca. Guardo muy buenos recuerdos.” 

Ya han pasado unos meses, pero Marco mira al futuro. “Fue bien, pero tampoco vivo muy pendiente de eso. Al estar enfrascado en las nuevas canciones, no tengo tiempo para mirar atrás. Prefiero avanzar y hacer cosas nuevas; es más emocionante que revisar el pasado. Supongo que cuando acabe el nuevo disco sí lo haré. Y espero no asustarme…” 

         Si se le pregunta a Marco por su canción favorita del disco, no se moja. “Todas; en ese sentido aún no soy capaz de distinguir.” Hasta ahora sólo ha habido un concierto de presentación del álbum. “De momento uno, en el Playa Club de A Coruña, y habrá otro más, el once de junio en Vigo, dentro del festival Sinsal 2.0, con Overlook y Donna Regina. El concierto de A Coruña estuvo bien, pero no acabé de quedarme a gusto del todo. Quizás por ser el primero, no sé.” 

El concierto del festival Sinsal 2.0 será un punto importante en la trayectoria de Apenino, está claro. “Tengo muchas ganas, y eso sí que es raro porque no me gustan mucho los directos. Pero tengo ganas de presentar canciones nuevas y, además, soy muy fan de Donna Regina y será un placer tocar antes que ellos. Conmigo irán 4 personas más: Santi (que está también en Myrna Minkoff, Gradicela, Almax) a la guitarra, Juan (Jiménez del Oso, Gradicela) al bajo y Amelia y Ana (Gradicela) haciendo coros, tocando una melódica y algunas cosillas más.” 

Tras el concierto, el futuro más inmediato pasa por el nuevo disco, el primer larga duración de Apenino, que está previsto que se edite después del verano. “Espero que os guste y que no os defraude, es lo único que se me ocurre. Yo estoy muy ilusionado.” Que así sea.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *