ANOMALISA

Anomalisa

Charlie Kaufman y Duke Johnson (Paramount)

ANOMALISA

 

Teniendo en cuenta los antecedentes de Charlie Kaufman como director y, sobre todo, guionista de películas como El ladrón de orquídeas, ¡Olvídate de mí! o Cómo ser John Malkovich, cabría esperar de nuevo un guion audaz, surrealista y original. En esta ocasión, Kaufman se contiene mucho más, aunque se mantiene, por ejemplo, la idea que ya había exprimido en la última cinta citada de varios personajes con la misma cara.

La historia es aquí, por el contrario, mucho más concisa y de una sencillez formal muy distinta a sus otros trabajos, tal vez porque parte de una obra de teatro o porque una película de animación en stop-motion para adultos no podía ser mucho más enrevesada para no predisponer en su contra en exceso.

Filmada en tres años, gracias al micromicenazgo, Anomalisa acabó siendo la primera película X para adultos nominada al Óscar. Hay una brillantísima escena sexual que justifica tal calificación en los USA, pero lo que cuenta es la triste historia del personaje principal, un autor de un libro de autoayuda de éxito que se encuentra completamente perdido en su crisis de la mediana edad. Filmada a partir de personajes de carne y hueso, y con las voces de David Thewlis, Jennifer Jason Leigh y Tom Noonan (un portento) en la versión original, pocos filmes muestran tan descarnadamente la soledad, la deshumanización, la monotonía, la apatía, la desgana y el vacío existencial de la sociedad hoy en día. Tan imprescindible como, sí, original.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *