ANNIE HALL 2008

Annie Hall, pop inexorablemente eléctrico

 

Quizá sean una anomalía pop en el ambiente de su ciudad, casi siempre volcado al lado más canalla y decibélico del rock, pero las guitarras son las que mandan en las canciones de Annie Hall, acorazando unas melodías en principio deudoras de la primera explosión indie, y que cada vez suenan más personales y alejadas de esterotipos. Acaban de publicar su primer disco, Haga clic para encender (Kiwi Bird Records), y suena juvenil, eufórico, ruidoso, como todo disco de debut debiera ser, y lo mejor de todo es que su escucha deja intuir que lo mejor todavía está por llegar.

 

Creo que Annie Hall es el primer grupo para todos los miembros, ¿me equivoco?

– Pues no exactamente. Marcos y Jaime habían tocado en otros grupos anteriormente. Para los otros tres miembros del grupo sí que es esta nuestra primera experiencia musical.

 

Por edad, en principio formaríais parte de una generación criada bajo el influjo del movimiento indie de los noventa, sin embargo cada vez vuestras referencias se amplían y no es tan fácil encuadraros.      

– Nos gusta escuchar grupos nuevos y nos gusta escuchar grupos no tan nuevos. Hemos ido recogiendo diferentes influencias durante el tiempo que llevamos juntos y quizás hemos ampliado notablemente nuestro bagaje musical gracias al intercambio. No hay un ensayo en el que no nos cambiemos discos o en el que alguien no diga: "Bajaos este grupo, os va a encantar". Por ejemplo, hace cuatro años no conocíamos a los Zombies. Somos también muy "concierteros", nos encanta la música en directo y consideramos que se aprende mucho viendo a otros actuar.

 

Me gusta especialmente “1998”, la única canción cantada en inglés, siempre me recuerda a los primeros e inolvidables discos de REM. También escucho ecos de The Jesus & Mary Chain, New Order y otros grandes de los 80. ¿Qué os unía a todos al empezar el grupo?

– Básicamente nos unían las ganas de tocar. Nos conocimos un poco por casualidad y resultó que nos estábamos buscando sin saberlo. Fue un cartel colocado en la universidad de Ourense por Héctor y Arcadio lo que hizo que Marcos llamase por primera vez pues se citaban en él a grupos como R.E.M, The Jam, Oasis, Beach Boys… Era muy raro encontrarse eso en Ourense, por eso nos sentimos muy unidos desde el principio. Digamos que escuchábamos nuestros discos sin saber con quién compartirlos.

 

 

Vistos los últimos conciertos, creo que el disco no dice lo que realmente es el grupo casi año y medio después de grabarlo.

    Al salir de la grabación nos dimos cuenta de que ya no éramos los mismos. Aprendimos mucho y nos afanamos en seguir evolucionando esas canciones y las nuevas que fueron surgiendo. También influyó notablemente la incorporación de Jaime (batería) al grupo. No hemos parado de tocar desde entonces y van surgiendo nuevos temas que nos gustaría haber incluido. Quizás para una próxima grabación.

 

¿Llevabais el disco muy preparado? ¿Cómo influyó la mano de Paco Loco en el resultado final?

    Lo cierto es que creíamos que lo llevábamos muy preparado, pero pecamos de principiantes y como suele suceder, al llegar al estudio, se desmoronó un poco la cosa. La influencia de Paco Loco fue esencial para la producción del disco pues nos aportó muchas ideas. Hizo que nos soltásemos en el estudio y aplicamos algunos toques de experimentación que ni siquiera nos habíamos planteado: solos al revés, e-bow… Gracias a él y a Pedro Feijoo dimos forma a algunas canciones de las que no estábamos muy seguros.

 

Las letras quedan casi sepultadas entre los muros de distorsión de las guitarras. Supongo que será premeditado.

    Por supuesto. Las canciones tienen ese halo ruidoso porque hemos querido que fuesen así. Lo consideramos una forma de expresión, las guitarras son muy importantes en nuestros temas.

 

Hicisteis una pequeña gira de conciertos semiacústicos, pero nada de eso quedó reflejado en el disco.

    Nos encanta tocar en acústico pero el sonido de Annie Hall es inexorablemente eléctrico. En el formato acústico nos sentimos un poco cohibidos, por eso nunca hemos hecho un acústico al completo (siempre acabamos metiendo un poco de batería y bajo). Pero también es cierto que la disponibilidad de lugares en los que tocar es mayor, así que lo adoptamos durante un tiempo para poder movernos por más sitios.

 

Ourense no es una ciudad muy conocida por el ambiente digamos pop, siempre tendió hacia sonidos más duros, sin embargo tenéis una buena panda de seguidores. ¿Habéis notado algún cambio en ese ambiente desde que empezasteis?

    Estamos encantados. Creo que se está desmitificando esa fama ourensana de que solamente se escuchan grupos de rock tipo Los Suaves. Poco a poco la gente se ha ido apuntando a conciertos y hay algunos bares que ofrecen una programación exquisita, única en esta ciudad. Quizás al ser un colectivo más pequeño de grupos pop nos hemos apoyado más. Pero también es verdad que al ser una ciudad de tan pocos habitantes al final estamos en contacto con la mayoría de los grupos de todo tipo de estilos.

 

Carlos Rego

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *