ÁNGEL STANICH: Antigua y barbuda

ÁNGEL STANICH: Antigua y barbuda (Sony)

 

 

Cuando apareció hace tres años con su celebrado Camino ácido (2014), quedó claro que estábamos ante un artista único, un talento en bruto por explotar y, sí, una voz inconfundible, que atrapa o genera rechazos. Desde entonces ha dejado caer dos EPs (Cuatro truenos cayeron, 2015, y Siboney, 2017) que sirvieron de puente hacia su segundo álbum.

 

Según explica su autor, su segundo disco fue concebido como un álbum de vinilo y grabado con su grupo a la antiguas usanza. En sus once canciones se expande su ingenio surrealista, más personal si cabe, y un humor clandestino, perturbador e incisivo, con unas letras afortunadas, revestidas con sonidos clásicos de americana y desvíos hacia momentos más bailables y pop (“Hula Hula”) o repletos de arreglos (“Cosecha”). Mucho, y bueno, donde rascar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *