ANDRÉS CALAMARO

Andrés Calamaro, donde manda marinero

 

Varios grupos, varios países, varios discos, muchas canciones editadas, muchas canciones olvidadas… Andrés Calamaro es demasiado prolífico, ya desde que empezó a grabar, no se sabe bien en qué año, en su Argentina natal. Ahora vive a caballo de, al menos, dos países, promocionando y preparando las actuaciones de presentación de su nuevo disco después de dejar Los Rodríguez. Alta Suciedad es su primer disco en solitario… (de los 90!)

 

¿Es Alta suciedad el espacio en el que es posible encontrar a Babe, el cerdito valiente junto a los vendidos al dinero?

Alta Suciedad es un goteo de metáforas: el cerdito valiente que quiere vivir y aquellos hipotecados a la vanidad. La victoria de los vencidos, el fracaso de los campeones…

 

¿Había canciones ya escritas en este disco que no podían encontrar acomodo fácilmente en el repertorio de Los Rodríguez o que simplemente fueran rechazadas entonces?

– Todas las canciones de Alta Suciedad las escribí para este disco, aun antes de encontrar el perfil definitivo. Algunas, antes de girar con Los Rodríguez y Joaquín Sabina; otras, ya pensando en esta grabación, después.

 

¿Te gustaría recuperar alguna de las canciones de las Grabaciones encontradas ahora, como puede ser el caso de “Libros sapenciales” o “No se puede vivir del amor”?

– Me gusta la música recuperada. Por ejemplo “Libros Sapienciales” es original de La Biblia (según la versión de Vox Dei¿, escrita alrededor de 1970, por lo tanto ya fue recuperada. “No Se Puede Vivir Del Amor” ya fue recuperada en directo con Los Rodríguez en Buenos Aires alguna vez. Lógicamente, voy a cantar canciones nuevas y recuperar otros rocks, recordados u olvidados. Reinventados.

 

¿Y que tus cuatro discos de los 80 se reeditaran en España o, por lo menos, un recopilatorio de ellos?

– Me gustaría recopilar algunas canciones anteriores, es un pensamiento permanente. Un Best Of 1986‑1996 o un ambicioso 1982‑1997 (más amplio y peligroso! (Grabaciones Encontradas es la venganza!

 

En un disco menos eléctrico que los de Los Rodríguez, como es éste, no esperaba encontrar referencias a los Stones, pero ahí están: músicos ‑Steve Jordan‑, rock‑funk ‑”Alta Suciedad”‑, construcción ‑”Loco” es casi “Miss You”‑… ¿Es una necesidad o es que sale sin querer?

– Como suele suceder, las cosas necesarias ‘salen sin querer’ (¿o todo lo contrario?¿ Los Rolling Stones son una influencia colosal, aun sin sentarse a escucharlos todos los días. También son acústicos y negros. Dentro de lo posible. Muy acústicos por ser eléctricos y muy negros por ser británicos. Nadie había notado la unión entre “Loco” y “Miss You”. Increíblemente. Estaba clara y nadie la había visto.

 

Hay menos ritmos latinos: rumbas, cumbias, etc., aunque no olvidas el bolero-country en “El tercio de los sueños” o ese aire de tango en “Donde manda marinero”. ¿Era necesario mantener las distancias con aquella etapa?

– Es mi intención mantener ciertas distancias con el universo etiquetado latino. Con la cosa tópica típica. La verdad es que casi no escuché rumbas ni cumbias… Mi inspiración fueron otros grupos de rock que habían investigado tales vertientes, como Fabulosos Cadillacs y Seguridad Social. La verdad es que no le presto mayor atención a la música latinoamericana pura. Únicamente la entiendo, pero no estoy muy interesado.

 

¿Y la mayor profusión de ritmos negroides estaba ya en las maquetas, en la idea original?

– Las primeras maquetas eran más folk o soul latino. Estaban, entre las primerizas “El Tercio De Los Sueños” (ranchera-Ry Cooder madridista¿, “Crímenes Perfectos” y una versión primitiva de “Donde Manda Marinero” más típica.  Las últimas maquetas, armado de sampler y loops, tenían más… intenciones y, en la mayoría de los casos, los ritmos siguieron intactos, o casi, como en “Loco”, “Flaca”, “Quién asó la manteca?”, “Alta Suciedad”…”

 

Supongo que conoces la colaboración de Antonio Escohotado y Mil Dolores Pequeños.

– Esa colaboración y, largamente, los Mil Dolores Pequeños, fueron mi contacto con Escota (Antonio Escohotado¿. Sucedió en la Calle Del Pez.

 

¿Surgió de ahí la idea de colaborar con él como respuesta a tu lío judicial en Argentina?                

– Para nada. Estamos bien conectados, somos amigos. Nos vemos y, algunas veces, grabamos. Los textos en “Nunca Es Igual” los grabamos en mi casa, parte de una party.

 

¿No te parece buena la indicación del disco de Nancho Novo con Castigados Sin Postre “En este disco no ha colaborado ni Andrés Calamaro ni Raimundo Amador“?

– La indicación es cojonuda y él lo sabe. (En este disco tendría que haber estado de invitado Nancho!

 

¿Con qué otros invitados te hubiera gustado contar que no están?

– ¡KRS One, el rapero del Bronx! Nos cruzamos en Miami (South Beach¿ y yo quería que metiera algo en “Flaca”, en el final‑coda. Parece que no fue posible… Y Bucky Baxter, el  steel-guitar de Dylan.

 

¿Piensas incluir caras B inéditas en los singles, si es que va a haber más? ¿Tienes alguna grabada?

– El plan es seguir con los singles-CD, igual que con “Loco”. Con esa frecuencia. Tengo muchas cosas grabadas, muchas horas. Grabadas antes y después de las sesiones en Nueva York de Alta Suciedad. Versiones y distorsiones… Mucho material. Y también ganas de grabar (descubrir¿ música próxima. Como siempre.

 

¿No es un poco esquizofrénico vivir saltando de Argentina a España?

– No sé cómo es, realmente, la esquizofrenia. Pero resulta complicado y rabioso como ejercicio habitual, y me acompaña la sensación de que, cada vez más, dejo más cosas detrás cuando vuelvo (llegando¿.

 

¿Te sigue sorprendiendo la respuesta en Argentina a tus discos?

– Creo que nunca me había sorprendido, realmente, hasta ahora. Este año.

 

¿Necesitaste ser reconocido en otros lugares ‑España‑ para ser más

valorado en tú país?

– Prefiero la teoría del vino y el tiempo.

 

¿Y la posibilidad de abrir otros países latinoamericanos al rock en castellano puede ser tu próxima cruzada?

– En Latinoamérica el castellano en el rock es definitivo: el primer, y el último, idioma. Por lo tanto, la cruzada no es necesaria. Pero sería interesante abrir camino a la música propia. A ésta en particular. La cruzada es romper con rock en castellano allí en donde se hablen otros idiomas: USA, Catalunya, Brasil …

 

¿Tuvieron una importancia grande los músicos de las sesiones en Nueva York?

– Los músicos son importantes para la música, en general, y viceversa. Estos músicos son muy grandes, por lo tanto: sí. Importancia sutil y definitiva.

 

¿Qué aprendes de los músicos veteranos que te acompañan en Alta suciedad?

– Como buen músico vulgar que soy aprendo, lentamente, de los músicos geniales. Todos los días, y ciertas lecciones ya las tenía aprendidas.

¿No te apetecía contar con músicos jóvenes y reconocidos con ganas para próximas grabaciones?

– La juventud y el reconocimiento o desconocimiento son relativos. Desconocidos, ¿dónde? ¿Por quién? ¿Jóvenes? Nosotros somos jóvenes.

 

¿Cómo estás preparando la gira y que músicos se van a batir contigo en directo?

– Empecé a ensayar hoy. Ensayos clásicos, pero con luz natural y monitoreo profesional -y un guerrero aire acondicionado-. Lujo total. El lujo son los músicos, también. Pomo en batería, fundador de esta música; Ciro Fogliatta en el teclado, otro descubridor de la música en castellano, en los 60; Candy Caramelo en el bajo, el genial soldado de Los Rodríguez en Disco Pirata; y Guille Martín, el Desperado, en la guitarra. Además estará Gringui Herrera, el genial guitarrista, que se sumará, desde Buenos Aires, en octubre.

 

Y para el final, una pequeña reprimenda. Como aquí los CD singles casi no se venden, casi todo el mundo se va a quedar sin “Catalina bahía”. ¿Cómo piensas deshacer el entuerto?

– La edición americana contiene “Catalina bahía”.  Más por tocar los huevos, la deje fuera de la edición ibérica. Preferí terminar el disco con “El Novio Del Olvido”. El intento vale la pena también. Tal vez alguna vez junte la ‘basura’ extra para una posible edición, a precio de ‘costo’. Lo siento.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *