AMPARO SÁNCHEZ

Amparo Sánchez, turista accidental

 

 

Tucson-Habana. No es nada más y nada menos que el título del primer álbum como solista de Amparo Sánchez. Por supuesto, muchos van a pensar en Amparanoia,  el grupo que formó en 1997 y con el que hizo más de 1000 conciertos y 7 álbumes en tan sólo 11 años. Pero en 2008, Amparo decide despedir ese repertorio de canciones y proponer una nueva aventura musical.

 

Y aquí está el resultado. Se trata de un álbum más personal, íntimo y acústico que da un giro total a su carrera  de una manera original y auténtica. Todas las canciones están escritas por ella y la colaboración de Amparo con el dúo de Calexico, Joey Burns y John Convertino, nos regala una instrumentación exquisita, paisajes del desierto cálido y el Caribe mas añejo, sonido analógico, letras que mueven por dentro, voz directa y desgarrada…

 

Volvemos a julio de 2006. Amparanoia tiene que tocar en Montreal, en un prestigioso festival de jazz. Pero algunos músicos pierden el avión que tenía que llevarles a Canadá. Amparo no tiene otro remedio que subir al escenario con sólo un contrabajista y un batería. El concierto es un éxito increíble. En esa época, los conciertos de Amparanoia son famosos por su estilo “mestizo” y porque se convierten siempre en una fiesta total. Pero el concierto de Montreal no tiene nada que ver. El público canadiense es conquistado por este set acústico e íntimo. “Lo que ocurrió ese día fue para mí algo mágico”, dice Amparo. “Siempre me inspiraron artistas como Billie Holiday, Chavela Vargas o Nina Simone. Es decir el jazz, el blues y el son. Ya hacía bastante tiempo que tenía ganas de hacer algo más sutil  e íntimo, para poder tocar en público de otra manera y que se deje llevar por la música y por mi voz”.

 

Como el azar hace bien las cosas, ese día Joey Burns está en Montreal con Calexico. Ya conoce a Amparo por su voz y su carisma. Además, han trabajado juntos anteriormente. Amparo ha grabado unas canciones con Calexico, como “Inspiración” y “Roca”, y fue invitada a subir al escenario con ellos en algunos conciertos (de Nueva York a Londres). “Cuando les expliqué que estaba trabajando sobre unos temas nuevos, yo sola con mi guitarra, me invitan para que vaya a grabarlos en Wavelab Studios en Tucson, Arizona, con ellos”.

 

 En octubre de 2007, se marcha a Tucson con el bajista catalán Jordi Mestres Gasso y con el productor vasco Kaki Arkarazo para hacer una primera sesión de grabación. “Fue una experiencia fantástica”, nos explica ella. “Encontré allí el ambiente perfecto para darle a mis temas nuevos el sonido que buscaba. Y no fue sólo gracias a la presencia de John y Joey y todo el equipo, sino que Tucson posee una “alma de frontera”, y me sentí en el desierto de Sonora como en casa”.

 

Este ambiente del desierto de Sonora fue al origen de canciones como “Aquí Estoy”, que abre el álbum, o de “Hoy”. Y en muchos textos también, Amparo habla de su propia experiencia. El primer single, “Corazón de la Realidad”, escrito con Joey Burns, nos lleva a paisajes de América y del mundo fantástico de los Tojalabales de México, acompañados por Jacob Venezuela, que brilla con su trompeta. 

 

Sin embargo, esta sesión de grabación en Tucson sólo representa ‘la mitad’ del álbum. Amparo está rodeada de música cubana desde su infancia, y ya se notaba esta influencia en la música de Amparanoia. Para su primer álbum como solista, quiere ir un poco más allá. Y en mayo de 2009, se encuentra en Cuba con Joey Burns y John Convertino en los míticos  estudios de EGREM en La Habana.

 

“En este estudio, todavía se puede sentir el alma de todos los músicos que pasaron por allí: Benny More, Ry Cooder con Buena Vista Social Club, La Lupe…Toda la historia de la música cubana”. Este viaje también será una experiencia especial para el dúo Calexico. “A real life changed, indeed” (“un auténtico cambio de vida, de verdad”, diría más tarde John Convertino.

 

En los estudios EGREM, Amparo trabaja sobre temas como “Turista accidental” y “Apagón en La Habana”. Pero también graba una versión exquisita del tradicional  “La gata bajo la lluvia” y un dúo con Omara Portuondo, la cantante de Buena Vista Social Club, “La parrandita de las santas”, que pone la piel de gallina. Uno de los momentos claves del álbum.

 

Tucson-Habana es sin duda un álbum muy personal y totalmente diferente a lo que estábamos acostumbrados con Amparanoia. “Es una mezcla perfecta de melancolía americana típica y de frivolidad cubana”. La única cosa que no cambia es el carisma de Amparo, cantante ‘pura sangre’, que canta con tanta facilidad como si hablara. “Tucson-Habana son 14 historias, fuertes y frágiles al mismo tiempo, sobre las cosas simples y eternas de la vida, la suerte, la amistad, el amor, la ausencia de él… Un álbum para los largos inviernos y para los veranos de nostalgia”.

 

Un bonus de dos canciones acompaña el estreno digital del disco. La primera canción “Flor del desierto” es un tema inspirado en los ritmos y las voces de ese otro desierto, el del Sahara, grabado con la cantante saharaui Mariem Hassan, que Amparo conoció en el campamento de refugiados saharauis de Dajla en el Sahara Occidental a finales de 2007. Y la segunda es “Mujeres sin miedo”, otro dúo, con Tiken Jah Fakoly, el famoso reggaeman de Costa de Marfil con el que Amparo ha colaborado en diferentes escenarios y en televisión.

 

 

{youtube}ps5dPxXNIc8{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *