ULTRASÓNICA 1998 ENTREVISTA CON AMARAL

Amaral, la fuerza del directo

 

La zaragozana Eva Amaral empezó recorriendo todos los garitos de la Península en los que le dejaban presentar sus canciones en compañía de su novio y guitarrista. Después, alguien le ofreció grabar y, ya con banda completa y su gran fuerza en escena, se ha ido ganando poco a poco a los más escépticos a base de canciones que ganan en directo.

 

¿Cuándo surgió la necesidad de dar rienda suelta a tus canciones?

         – Al principio no componía. Yo empecé tocando la batería en Zaragoza, donde nací, en un grupo que se llamaba Bandera Blanca. Había compuesto algunas canciones pero no se las enseñé a nadie. Era muy tímida, hasta que un buen día comencé a enseñarle las canciones a la gente que tenía más cerca, y de ahí surgió también lo de formar una banda.

 

Supongo que tendrías una buena colección de canciones y que tendrías que rechazar para este primer disco.

– Había treinta y tantas canciones y teníamos que elegir unas doce, así que Juan, que es el guitarrista y el cincuenta por ciento de Amaral, y yo pusimos las que cada uno quería que fueran y curiosamente coincidió, aunque al final incluimos trece canciones. Las que han quedado fuera irán a un segundo disco, aunque como ya hemos compuesto nuevas canciones tal vez se queden fuera.

 

¿Lo que más te interesa son los solistas eléctricos americanos?

– Yo escucho de todo. Me da igual que sea un grupo, un solista o un hombre orquesta. Amaral no es una solista, sino el nombre de una banda, además de ser mi apellido y el de mi padre. En la banda, la composición corre a cargo de Juan y de mí.

 

¿Es esa década la de tu educación musical básica?

– Me gusta el rock de los 50, la psicodelia, el rock de la Costa Oeste¼ Aunque Amaral es un conglomerado de muchas músicas, pero sobre todo es un grupo de rock. No se trata de hacer un ejercicio de estilo. Vivo en 1998 y sigo todo lo que se hace ahora mismo, pero sin dejar de oír lo que me ha gustado toda la vida.

 

¿Hacéis versiones en directo o en el local de ensayo?

– Normalmente hacemos “Dancing Barefoot” de Patti Smith, una canción que también aparece ahora como versión en el disco de U2 y que más gente se atrevió a interpretar a su manera. Hace tiempo también hacíamos una versión de “Estratosfera”, una canción del segundo disco del grupo de Granada Lagartija Nick, que se titulaba Inercia y que era muy bueno. También lo que han hecho con el cantaor flamenco Enrique Morente en Omega es bestial.

 

¿Cómo fue la colaboración de Álvaro Urquijo de Los Secretos a nivel de instrumentista, arreglista…?

– Lo suyo fue una colaboración puntual y especial dentro del disco. Sobre todo pensamos en él porque Juan toca guitarras de doce cuerdas y quería contar con alguien con experiencia en ese instrumento. Lo llamamos y lo que iba a ser una colaboración especial en una canción grabada en una noche, acabó siendo una participación mucho más amplia. Ésa fue para mí la colaboración especial del disco, junto con la de Fernando Alfaro de Chucho, ya que yo siempre fui una gran seguidora de Surfin’ Bichos, y él es uno de los mejores compositores que hay.

 

¿Hay receptividad en el Estado a tu música?

– Yo estoy muy alucinada de cómo ha sido la respuesta en directo en la gira que estamos haciendo, que es algo que no nos esperábamos.

 

¿Encuentras que estás a medio camino entre las grandes audiencias y los públicos especializados?

– No lo sé. Cuando estoy en casa haciendo una canción en la  cama con mi guitarra, no me planteo esas cosas. Yo hago las canciones para mí y no pensando en qué tipo de gente las pueda coger, y luego te llevas grandes sorpresas, porque la gente convierte las canciones en algo muy suyo, y eso es lo más bonito de la música.

 

¿Hay alguna solista que entiendas que está en tu misma situación -Christina Rosenvinge, Mercedes Ferrer-?

– Muchas veces se tiende a comparar las mujeres con las mujeres, hacer una etiqueta, y, en los casos que citas, son muy distintas entre sí y en relación a mí. Si me tuviera que identificar con alguien, no lo haría porque no me gusta nada, y me retuerzo como una serpiente ante la idea.

 

Todo el mundo está de acuerdo en que la fuerza de tu directo no se recoge en el disco. ¿Qué sucedió?

– Lo que ocurre es que en directo hay una magia muy especial que es muy difícil capturar en el disco. Aunque, normalmente, suele suceder al revés, que los grupos desmerecen bastante de los discos. Lo sé porque he estado tocando mucho este verano. En nuestro caso pasa al contrario, y eso es positivo. Espero que algún día podamos captar esa fuerza en el estudio y ésa era nuestra obsesión en este disco, sobre todo porque veníamos de recorrer toda España tocando y porque no teníamos dinero para hacer maquetas, que es el camino habitual a la hora de darte a conocer. Asumo tanto los errores como los aciertos, ya que nos han dado plena libertad para grabar el disco. Pero hay que tener en cuenta que el disco no era el objetivo, sino que gracias a él pudiéramos seguir haciendo lo que realmente queremos, que es tocar, y que para nosotros es una forma de vida.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *