ALLISON MOORER

Allison Moorer, country soul del Sur

 

        Éstas son todas las cosas que Allison Moorer no cambió cuando hizo el disco The Duel (su debut en el sello independiente Sugar Hill) en el verano de 2003: mantuvo a su marido, el coautor y coproductor Butch Primm muy pegado a ella, continuó construyendo una magnífica relación con el productor R.S. (Bobby para los amigos) Field, y siguió con su inamovible devoción de cantar temas duros de profunda y emocional sinceridad. Y su voz (la misma con la que canta y compone), tampoco la cambió. 

Todo lo demás, incluido su sello de grabación, es un poco diferente. Comenzando por el sonido de The Duel: donde su anterior álbum de estudio (Miss Fortune) era una elegante y sofisticada actualización del clásico sonido country soul del sur, The Duel es un poco más áspero. “Por ejemplo, la guitarra que abre en “I Ain’t Giving Up On You”, no es exactamente un sonido de estudio,” dice su autora. 

        Todo es intencional. “Cogimos una nueva banda que -prácticamente sin ensayar- compuso once temas en una docena de días,” comenta Allison. “Butch convenció incluso a Bobby para que tocara algunas percusiones por primera vez en dieciocho años. El resto de los músicos, como Adam Landry (Stateside, The Sways) o John Davis (Superdrag), no son ni mucho menos de la élite de los músicos de sesión de Nashville.” Pero no, The Duel no es exactamente un disco de rock. Simplemente refleja el nuevo momento personal de Moorer. Sólo es un pelín más fuerte, nada más. 

        El hecho de que sus cuatro primeros álbumes llegaran en una multinacional de Nashville hizo que aumentara la tenacidad y la calidad de su trabajo hasta donde ella era capaz de exigirse. Que finalmente se sintiera obligada  a caminar hasta una de esas oficinas de la esquina y preguntar que les parecía su disco, era casi inevitable. 

        Por otro lado, las listas de éxito (y las calles) están llenas de cantantes que han pasado de su compromiso artístico a la persecución del estrellato. “Actualmente, no se me ocurre moverme en limusinas,” dice Moorer. Pero eso ya lo sabíamos. Tiene que tener un alma brava para escribir esas canciones, y mucho más para cantarlas en público. No es de extrañar que tomara algunos riesgos más en The Duel. “Es lo que YO tenía que decir, y es lo que NOSOTROS tenemos que decir,” dice ella. “Hacer música es algo emocional. No quiero que sea de ninguna otra forma”. 

        Moorer es además una mujer elegante y las canciones que ella compone y canta no son sencillamente ríos inmensos de emoción incontenida. “Todas las canciones en el disco podrían haberse llamado The Duel,” dice. “Todas son sobre la lucha, no sobre el resultado. El resultado habla siempre de los ganadores, pero durante la lucha, los perdedores todavía piensan que tienen una oportunidad.” Las etiquetas políticas tienen poco o nada que ver con la creación de The Duel: “Independientemente de mis ideas políticas, el disco hubiera sido así”. 

        Y ésa es la libertad que Moorer estaba buscando cuando ella empezó a negociar los acuerdos que la ofrecían como una cantautora sin agente. “Lo que realmente necesito,” decidió, “es un sello independiente realmente potente que me permita tener el control creativo pero que tenga, también, influencia y fuerza.” 

        Y de hecho, cuando finalmente el disco estuvo acabado, fue una auténtica sorpresa escucharlo. Una buena sorpresa, claro. Este disco desprende una pregunta: ¿Ha abandonado Allison Moorer la música country? (Vale, es una pregunta tonta: ella proviene de la zona más profunda de Alabama, y eso siempre estará en su voz. Sería incluso una pregunta estúpida si ella fuera de Alaska). Pero ella contesta: “Ante todo, hay que plantear la vieja cuestión. ¿Qué es música country? Yo tengo mis propias ideas sobre ello, y los demás tienen las suyas. Sé lo que significa para mí, pero no sé lo que significa en términos musicales. No le he dado la espalda a nada. Estoy feliz por toda la gente que quiere escucharme”. Lo demás, como ellos suelen decir, está en la onda. 

        Recuerda que Allison Moorer estuvo nominada por la Academia por “A Soft Place To Fall”, que aparece en El hombre que susurraba a los caballos. Ha hecho un dueto con Kid Rock. Shelby Lynne es su hermana. Sus padres murieron cuando eran jóvenes. Todas esas historias ya se han escrito. Lo importante, lo que le preocupa a ella, son sus canciones. Y eso debería ser, también, lo que nos preocupase a nosotros.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *