AIR

Air, buscando su destino

 

Talkie Walkie es el álbum con el que muchos esperaban con ansia que regresase Air. Esto significa, para un grupo que se define solamente por sus discos, que nos es tan turbulento ni provocador como su último, 10,000 Hz Legend, aunque en él los parisinos refinen ese sensual medio de expresión que hizo de Moon Safari un debut tan inolvidable. O sea, que abandonan el desgraciado rock sinfónico de su segundo disco buscando volver al pop de su primer álbum. Esta semana presentan su disco en un único concierto en Barcelona, el día 8 en la sala Razzmatazz.

Estas diez nuevas y cinematográficas canciones pop, escritas por dos músicos que disfrutan con total maestría de su estudio y sonido, son directas, íntimas y románticas, sin concesión a los desvaríos. La mezcla que hacen Nicolas Godin y JB Dunckel de composiciones clásicas y sutil experimentación electrónica ha dado como resultado un álbum que anida en algún lugar entre Nick Drake y Aphex Twin, que conecta 10cc con Boards Of Canada, pero que posee una sencilla pero potente resonancia emocional que sólo poseen en exclusiva Air.  

Talkie Walkie llega tras dos años y medio de considerable actividad para Air. En el 2001, para promocionar 10,000 Hz Legend, se embarcaron en su segunda gira mundial y dieron más de 100 conciertos. “Necesitamos tocar para quemar las canciones y luego, con las cenizas, construir otra cosa,” comenta Godin. “Actuar todas las noches como un grupo de cinco miembros fue una experiencia dura y nueva que nos forzó a mejorar como músicos.”  

En aquella gira, Godin y Dunckel compartían las voces, lo que les llevó a, por primera vez, cantar ellos mismos en todo el nuevo álbum. “El año pasado, refugiándonos a diario en nuestro estudio de París, compusimos 40 canciones. Dieciocho de ellas se usaron como acompañamiento acústico en la lectura de la novela Tres historias del escritor italiano Alessandro Barrico, a petición del propio autor, cuya obra adoramos. Otras 19 piezas de esencia electrónica formaron la banda sonora del aclamado ballet contemporáneo Near Life Experience del famoso coreógrafo francés Angelin Preljocaj, que actualmente está girando por Europa.” 

Talkie Walkie es, por tanto, el disco que hicieron ellos sin la ayuda de nadie más y en el que vemos a Air rescribiendo una vez más el libro de reglas: les encanta señalar que nunca se repiten a sí mismos musicalmente. Air admiten haberse desanimado por la respuesta que tuvo 10,000 Hz Legend, un ambicioso y complejo álbum que no todo el mundo entendió, pero del que ellos están enormemente orgullosos. “Al parecer, la gente cree que es complicado y eso nos entristece porque lo cierto es que nosotros creíamos de verdad que era nuestra mejor música,” se lamenta Godin.  

Esta vez, en cierto modo recordando a Moon Safari, el dúo toca y programa todos los instrumentos y hacen todas las voces, con Dunckel ofreciendo la mejor parte. De ahí el título Talkie Walkie, una referencia a la casi telepática comunicación entre Godin y Dunckel durante la grabación.  

Esta recortada forma de abordar la composición y su vuelta al minimalismo introduce en su música una nueva claridad. Canciones como la tierna y melancólica “Run”, la deliciosamente sintética y punto culminante “Biological”, la preciosa “Cherry Blossom Girl” y la sensual “Venus” hablan de amor y de la necesidad básica de ser amado, en términos desgarradoramente tiernos. “Este álbum trata del amor, de las relaciones entre las personas. Es lo que queremos pero no nos atrevemos a decir a las chicas.” 

Dos de los temas instrumentales, “Mike Mills” y “Alone In Kyoto”, se escribieron originalmente para bandas sonoras de películas. “Alone In Kyoto”, que cierra el álbum, aparece en la última película de Sofia Coppola, Lost In Translation. Air ya se encargaron de la banda sonora de su primera película, Las Vírgenes Suicidas, en el año 2000. “Mike Mills” se compuso para la primera película de nuestro buen amigo Mike Mills, que puede, no estamos muy seguros, que esté ahora en proceso de producción.” 

“La asistencia externa en Talkie Walkie nos la prestó el veterano arreglista de cuerdas Michel Colombier, cuyos patrones musicales anteriores incluyen trabajos con Serge Gainsbourg, Madonna, The Beach Boys y Prince, y de Nigel Godrich como productor.” El productor de Radiohead, Godrich, afinó a la perfección Talkie Walkie en su estudio favorito de Los Ángeles, Oceanway, extrayendo la esencia del álbum en un puñado de rápidas sesiones.  

Lo más alentador de todo es, quizás, la idea de que Air sólo ahora están intentando darse cuenta de su potencial como músicos y compositores. En una época en la que los grupos de rock ambiciosos y de moda luchan por decir algo, y no digamos algo con sentido, Air, ocho años después de su single de debut “Modular Mix”, parecen haber encontrado su lugar.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *