A CAMBIO DE NADA

A cambio de nada (Warner Bros.)

A CAMBIO DE NADA

 

Quizás el mayor obstáculo con el que se encuentre A cambio de nada sea que ya hemos visto el tema de la adolescencia conflictiva tratada más o menos recientemente en películas españolas como Barrio y Princesas (de Fernando León de Arona, 1998 y 2005) o El Bola (de Achero Mañas, 2000). Buscar un planteamiento novedoso no siempre es fácil, y aquí su director novel, el actor Daniel Guzmán, tampoco lo intenta. Prefiere confiarlo todo a la honestidad con que se enfrenta a la historia, en principio bastante autobiográfica por lo que ha dejado caer en distintas declaraciones, aunque sin aclarar mucho más.

No parece que incidir en ese tipo de trama haya sido un problema, desde el momento en que la cinta triunfó Festival de Málaga, donde recibió las Biznagas de Oro a la mejor película y director, así como la de Plata de la crítica a la mejor cinta y el galardón al mejor actor de reparto (Antonio Bachiller, interprentando al joven Luismi).

El protagonista, que sufre las consecuencias de un hogar desestructurado, encuentra una nueva familia en su amigo del barrio, una anciana que se dedica  a recoger muebles abandonados con su motocarrro y un viejo delincuente que intenta salir adelante con un taller de negocios no del todo legales. Destaca el realismo del escenario en el que se mueven y el montaje de Nacho Ruiz Capillas, aunque el diseño de algunos personajes en el guion no está a la altura de sus protagonistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *