2005 DRIVE BY TRUCKERS

Drive By Truckers, dulce hogar Alabama

 

 

 

“Demasiado sexo (poco Jesús)”

 

Como bien dice Patterson Hood, ha sido un largo y tortuoso camino para llegar hasta aquí, aunque siempre en línea recta. Además de la edición de su último disco The Dirty South hace unos meses, se acaban de reeditar sus dos primeros discos, Gangstabilly de 1998 y Pizza Deliverance de 1999. Por si fuera poco, también se acaba de lanzar un DVD, Live At The 40 Watt, con los dos primeros conciertos de esta gira celebrados en Athens, Georgia.

Han sido, tal vez, los tres últimos discos los que han cimentado el estatus actual del grupo. Southern Rock Opera fue el primero, basado en el grupo sureño por excelencia de los 70, Lynyrd Skynyrd, con el que muchos quieren ver semejanzas, aunque los Drive By Truckers de la actualidad han superado esa referencia y ya vuelan en otra dimensión.

 

Decoration Day y The Dirty South también tienen su propio concepto detrás, pero dejemos que sea el propio Patterson Hood, líder del grupo y uno de sus tres compositores, quien nos lo explique, empezando por la reedición de sus dos primeros discos. “Creo que el proceso de remasterización al que han sido sometidos realmente los mejora desde el punto de vista del sonido. En mi caso concreto, estoy orgulloso de ambos, especialmente de Pizza Deliverance. Muchísima gente malinterpretó el sentido del humor de esos dos discos, pero yo siempre los he defendido y sigo haciéndolo.”

 

¿Cuál crees que ha sido la principal evolución del grupo en estos ocho últimos años? ¿Ves todos estos años como una forma de aprendizaje?

– Desde luego que hemos mejorado en todos los aspectos que rodean al grupo y, sobre todo, somos un grupo mucho mejor en directo. En cuanto al aprendizaje, sí, así ha sido. No veo la utilidad de seguir haciendo algo así si no amas lo que haces, ni tampoco la veo si no consigues ser cada vez mejor en lo que haces.

 

Supongo que habréis pasado por malos momentos antes de llegar al relativo éxito de ahora. ¿Hubo algún momento en el que el grupo se planteó seriamente la separación?

– Cuando llegó la primavera del 2001 casi nos separamos. Todos nos quedamos empantanados en el lodo intentando acabar el disco Southern Rock Opera y, curiosamente, todos pasamos por un divorcio. Más o menos, la situación se podría resumir en que nos sentíamos miserables y la tomábamos los unos con los otros. Normalmente nos sentimos bastante cerca entre nosotros, pero también podemos ser muy cabrones y retorcidos. Acabábamos de terminar una gira muy larga, y hubo ciertos momentos en los que no quedó más remedio que preguntarnos si de verdad valía la pena.

 

Después de escucharlos detenidamente, creo que vuestros tres últimos álbumes han sido discos conceptuales.

– Probablemente se podría definirlos así. Southern Rock Opera ciertamente lo era y, además, nos lo planteamos así desde el principio. Decoration Day y The Dirty South también se podrían considerar así, aunque en ambos casos que haya salido algo conceptual ha sido más un accidente, lo que, por otra parte, seguramente es mejor.

 

Me gustaría que aclarases cuál era el tema principal de cada uno de ellos desde tu perspectiva y las diferencias que hay entre ellos.

Southern Rock Opera trataba de la dualidad de eso que se llama lo sureño y cómo a veces se malinterpreta. Decoration Day hablaba de toda la mierda a nivel personal por la que pasamos cuando hicimos Southern Rock Opera. The Dirty South es como una colección de pequeñas historias que tienen lugar en la región en la que crecimos, el valle de Tennessee, al noroeste del Estado de Alabama.

 

¿Veis estos discos como una especie de álbumes políticos o pensáis que todavía hay un disco de contenido más político por componer en Drive By Truckers?

– Lo cierto es que, en nuestro caso, muy a menudo la línea entre lo que es político y lo que es personal tiende a difuminarse, como creo que debería ser siempre.

 

Si existen esas diferencias, ¿ha sido el método de composición en este último disco diferente a los anteriores?

– Con los últimos dos discos lo que hemos pretendido es pasárnoslo bien en el estudio. Durante la grabación de Southern Rock Opera pasamos hambre, nos sentíamos miserables y desesperados y, aunque probablemente eso le dio parte de su encanto, no queremos de ninguna manera hacerlo de esa forma nunca más.

 

Casi ningún grupo tiene tantos componentes escribiendo canciones. ¿Es difícil trabajar siendo tres compositores en el grupo?

– Nunca lo hemos visto como algo difícil. En mi caso concreto, me gustan las composiciones de Mike Cooley y Jason Isbell, y me siento honrado de tocar en sus canciones. En el futuro, intentaremos que el proceso de composición sea algo en el que todo el grupo se involucre más. Al mismo tiempo, me gusta hacer discos en solitario, así que compaginaré ambas facetas siempre.

 

Habéis estado de gira constantemente, casi sin parar. ¿Qué era concretamente lo que estabais buscando?

– Simplemente estábamos intentando conseguir que todo esto funcionase. De alguna forma, ya soy mayor para hacer esto a este nivel. Tengo 41 años, así que no había tiempo que perder. Aun así, he de reconocer que nuestras intenciones para el futuro pasan por hacer menos giras.

 

Vuestros conciertos en directo cuentan con una gran reputación. ¿Qué clase de reacción es la que conseguís de vuestra audiencia?

– Nuestros conciertos son como una confrontación con el público, así que la respuesta tiene mucho que ver con la clase de espectáculo que acaba siendo. No tenemos un listado previo de canciones que vamos a tocar, sino que todo se basa en lo que vamos sintiendo nosotros de la reacción del público y viceversa.

 

Hasta ahora no habéis tocado en España. ¿Cuál es la razón principal?

– Tendría que apuntar como motivo que nadie nos lo ha pedido. Así de claro. Estoy esperando con mucha expectación poder ir ahí. Ahora mismo es el lugar al que más ganas tengo de ir a tocar; está en la cabeza de mi lista. Así que espero veros a todos próximamente.

 

Tengo entendido que sois grandes seguidores del hip-hop que se hace en el Sur. ¿Cómo afecta eso al sonido del grupo?

– Es cierto que nos gusta mucho porque nos parece muy lírico. Tiene mucho que ver con la tradición del viejo e imperecedero talking blues, que es algo que a todos en el grupo nos encanta.

 

¿Hay algún tipo de música que os gusta que no asociaríamos fácilmente con el grupo?

– A mí me gusta gente como Todd Rundgren, Big Star, Miles Davis, Merle Haggard, Joni Mitchell, The Band, Tom Waits, Otis Redding, Aretha Franklin, Ian Hunter, Carl Stalling, Led Zeppelin, Loretta Lynn, Centro-Matic, Wilco… Toda clase de música.

 

Drive By Truckers parece haber traído de nuevo a la música el espíritu de cómo se hacía en los 70. ¿Qué diríais a aquellos que os ven como los auténticos herederos de aquella era?

– Hay mucho de aquella época que me gusta, desde el punto de vista de la grabación. No somos retro, pero nos encanta aquella forma de grabar, así como la de los 50 y la de los 60 también…

 

En su momento escribiste una canción titulada “Ronnie And Neil”, sobre la relación de Ronnie Van Zandt y Neil Young a través de canciones como “Sweet Home Alabama” del primero y “Southern Man” y “Alabama” del segundo. Si fuera posible ahora, ya que Ronnie está muerto, ¿con quién te gustaría compartir el escenario o charlar un rato?

– Neil Young, sin duda. Lo conocí en el concierto de Farm Aid en el 2002, aunque estaba demasiado intimidado como para realmente hablarle. Simplemente le choqué la mano y le dije: “Encantado de conocerte”.

 

¿Qué queda hoy del espíritu de aquel grupo que empezó llamándose Adam's House Cat?

– Para mí, gran parte de lo que hacemos continúa el auténtico espíritu de aquella banda. El grupo es ahora mejor y se encuentra mucho más realizado. Se podría decir que seguimos una línea recta, pero que ha sido un largo camino para llegar hasta aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *