REM

R.E.M., del murmullo a la tormenta 

 

 

 

            Se llama “What’s The Frequency, Kenneth?” y sirve para presentar el álbum Monster de R.E.M. Fiel reflejo del contenido del mismo, el single invita a adivinar por dónde van los tiros de la banda de Michael Stipe antes de que empiece a sonar el resto del disco.

 

            Tal y como llevaban anunciando hace unos años, querían volver a las guitarras eléctricas. Todo comenzó con la publicación de Green y el inicio de una trilogía acústica que continuó con Out Of Time y Automatic For The People. Tres discos redondos grabados para una multinacional, que les ayudaron a ser conocidos por todo el mundo y a seguir gozando del favor de los medios especializados. Tres discos dominados por las guitarras acústicas y adornados con mandolinas, sección de cuerda y otros instrumentos no habituales en el rock.

 

            )Qué hubiese sucedido si esos tres discos no fueran firmados por R.E.M.? Seguramente no habrían contado con el mismo apoyo en una época donde lo que se llevaba era el grunge y la vuelta a los sonidos duros. Curiosamente, fueron parte de esos grupos los que reconocieron sus deudas con la banda. Muchos pregonaron la carrera de R.E.M. como un modelo. Y otros, como Kurt Cobain, los buscaban para sus futuros proyectos.

 

            No sólo eso. “What’s The Frequency, Kenneth?” tiene una historia concreta: la de un chiflado que interrumpió una emisión en directo de un noticiario de la televisión americana. Parece que se han acabado, por lo tanto, los murmullos de Michael Stipe, aquellos que impedían comprender casi todo lo que se decía en los primeros discos, algo en lo que sólo los Cocteau Twins se les parecen, aunque con un sonido completamente distinto.

 

            Además, con este primer single parece que se ha acabado el ser los abanderados de la escena alternativa, una etiqueta que muchos les habían colocado. Arriesgado fue editar, en su día, otros singles. “What’s The Frequency Kenneth?”, gracias a sus furiosas guitarras, es justo lo que la última generación de adolescentes americanos tiene plenamente asumido.

 

            Monster es el primer disco razonado de R.E.M. Conscientes de su nueva situación, ahora sus pasos están mucho más medidos. Se deben a sus seguidores de siempre, necesitan contar con el apoyo crítico que siempre han tenido, no quieren olvidar a la nueva generación y necesitan temas contundentes para su primera gira en directo en cinco años -la primera que pisará grandes estadios-.

 

            Por eso la sorpresa viene de la fuerza de sus guitarras eléctricas, con una energía que no tenían siquiera en Document. Ahora son los Stooges de Iggy Pop y los New York Dolls las referencias más directas, aunque, eso sí, convenientemente reelaboradas por el grupo. Peter Buck quería recuperar el gusto por tocar la guitarra a todo volumen y Michael Stipe dice que la banda buscaba un sonido realmente “putón, crudo y sexy”.

 

            Antes de la grabación, realizada casi en directo en su totalidad, alquilaron un escenario en Atlanta y ensayaron unas cincuenta canciones durante tres semanas. Luego se fueron añadiendo efectos raros y un montón de micros distintos. Como ejemplo, “I Took Your Name”, con su voz grabada en un walkman, y algunos coros de otras canciones, grabados a través de la línea telefónica.

 

            Lo más interesante son los experimentos más radicales, por lo que tienen de nuevo en los discos de R.E.M: “Crush With Eyeliner” con Thurston Moore, de los Sonic Youth, es el resultado de sus últimas relaciones con los ídolos del underground americano, “I Don’t Sleep, I Dream”, donde Michael Stipe se descubre a sí mismo que no está tan limitado, o “Let Me In”, con toda una cruda orquesta de guitarras y una voz partida en el homenaje del grupo al fallecido Kurt Cobain.

 

            Otras muestran claras sus referencias. “King Of Comedy” es una gracia funk de voces distorsionadas, al estilo U 2. Los Nirvana más directos están presentes en “Circus Envy”. Y el single contagioso se encuentra en “Bang & Blame”. También hay un hueco para las baladas de los últimos tiempos, como “Strange Currencies” o “Tongue”, ésta con falseto incluido. Y hasta hay hueco para melodías que ya habíamos escuchado antes en R.E.M: “Star 69” suena a “Pop Song 89” y “You” a “King Of Birds”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *