10 CANCIONES DISCO DE ARTISTAS ALEJADOS DEL ROCK I

10 canciones disco de artistas españoles alejados del rock

 

canciones-disco-artistas-alejados-rock-1

 

Aprovechando el vigésimo aniversario de la Fundación Tony Manero y la edición de su nuevo EP Very Important Discotecas, en el que rescatan cuatro canciones bailables de grupos españoles (entre ellas, “Dance usted” de Radio Futura), recordamos algunos artistas españoles alejados del rock que en su día hicieron algún tema de música disco a finales de los 70, principios de los 80, cuando la explosión de aquel sonido. Solo se omiten aquellos que hicieron de ese tipo de música el sustento de buena parte de su carrera, como Baccara, Barrabás o Las Grecas.

 

1 Acuario: Rema, rema, marinero (Acuario, 1977)

Un, dos, tres… responda otra vez triunfó en televisión, y su éxito también se rentabilizó en otros ámbitos. Por ejemplo, con el trío Acuario, que se formó en 1976 con dos de las azafatas del concurso de TVE, María Durán y Beatriz Escudero, y quien hasta ese momento solo realizaba pequeños papeles en la subasta de Kiko Ledgard, Mayra Gómez Kemp, que acabaría siendo su presentadora (la que en el vídeo va desacompasada y se ve forzada a utilizar su mano para enseñar algo más de carne, como sus compañeras). Su primer álbum, producido por Ramón Arcusa, contaba con algunas letras compuestas por los miembros del Dúo Dinámico. Su primer single, “Rema, rema, marinero”, escrito por R. Pérez Botijas, tenía flautas traveseras al estilo blaxploitation, violines apoyando la instrumentación y ecos del sonido Filadelfia. Aviso: el estribillo atrapa, así que evítenlo o prepárense con sus mejores armas para intentar sacarlo de la cabeza.

 

2 Bacchelli: Y solo tú (Y solo tú, 1980)

Hijo de madre española y padre italiano, José María Bacchelli Ortega se dio a conocer con sus canciones melódicas al participar, en 1977, en el Festival de Benidorm. En 1981 fue seleccionado por Televisión Española para representar a España en Eurovisión. La canción elegida, “Y solo tú”, compuesta por Amado Jaén, ex-componente de Los Diablos, no corrió excesiva suerte. Según uno de los miembros del jurado que la eligió, Ramón Blanco Fortes, director de Radio Popular de Orense, “es una horterada y puede traer cola con problemas de plagio. No tuvimos donde escoger y además la mayoría de las canciones eran malas. Parece ser que las casas discográficas no están por el rollo festivalero porque no se vende música de Eurovisión. Y no se vende porque cada vez es más ramplón el nivel musical de las canciones que representan a España”. La verdad, parece estar hablando de lo que sucede hoy. En cualquier caso, la canción tampoco pasó del décimo cuarto puesto en Dublín. Eso sí, su autor, que vive en Ecuador desde hace años tras conocer a su mujer en un culebrón televisivo, pudo consolarse sabiendo que su rollo discotequero convenció a los noruegos: con 10 puntos es la canción española que más votos ha recibido de Noruega en ese Festival. ¡Qué alguien nos lo explique!

 

3 Camilo Sesto: Come Come Again (Horas de amor, 1979)

En su disco de 1979, compuesto íntegramente por él mismo, Camilo Sesto incluía dos temas en inglés. El primero era “Lovin’ You”, una balada que encaja con el grueso de su repertorio aunque no esté cantada en castellano. El segundo, “Come Come Again”, se convertía en toda una sorpresa con su sonido disco y un falsete sostenido durante más de tres minutos. Conviene recordar, para entenderlo mejor, que dos años antes Bee Gees había dado el pelotazo con temas así en la banda sonora de Fiebre del sábado noche y fue difícil para todo el mundo permanecer al margen de su influjo, Camilo Sesto incluido. De hecho, no es difícil imaginar ninguna de las dos canciones en la voz de los hermanos Gibb si estuviesen escasos de repertorio.

 

4 El Fary: La mandanga (El Fary, 1979)

“Que dame la mandanga y déjame de tema, dame el chocolate que me ponga bien, dame de la negra que hace buen olor, que con la maría vaya colocón…” José Luis Cantero Rada, nombre real de El Fary, quedó tan impactado y colocado al oler –aparentemente- un porro (se sintió Kung Fu), que le dedicó una canción, por increíble que parezca, a ritmo discotequero. Así lo explicó en su día a las cámaras de Televisión Española, con su habitual sencillez cheli:

“El tema de la mandanga, sí, el tema de la mandanga nació con mucha gracia y además en un momento de artee, de… de gracia, porque estábamos echando la partida esos amigos que habitualmente nos juntábamos todas las tardes, pa contarnos nuestras cosas, tomar nuestras copitas, y en ese momento que estábamos jugando la partida, pues entraron dos chavalotes y empezaron aaaaa, a liar un porro.

– (Camarero) ¡Venga chavales, a la calle, de mandanga nada, eh, no me perjudiquéis, a la calle por favor, que nooo me interesa a mí eso!

– (El Fary) ¡Deja a los chavalotes, Pablo! ¡Déjalos que caminen como ellos camelan! Si los chavales camelan pegarle un poquito a la lejía o camelan pegarle un poquito a la mandanga, ¡pues déjalos!

Entonces cogí y dejé la partida, y le dije a un amiguete: “Aplástate aquí y juega tú la partida por mí, que estoy ahora mismo a gustísimo”. Total, que cogí la nave, cogí el coche, me fui a una ejquina, paré allí el auto, y empecé a ejcribir allí el tema. Yyy fíjate como sería que a la media hora pues… lo tenía escrito. Total, que volví a los chavalotes y les digo: “Mira, mira lo que he hecho, lo que… ¡A ver qué os parece!” Y cuando vieron eeel el lío dijeron: “Buah, Fary, esto es un melocotonazo de miedo, no veas la que vas a armar con esto. Uoh, esto tiene un tirón enorme”.

Total, que ya empecé a marcarles laaa… a hacerles un poquitoo la cosa, porque yo lo tengo muy difícil, tengo que escribir, hacer la melodía, escribir y… hacer el ritmo al mismo tiempo. Y empecé entonces ya a decirles torotorataratatataaaa, taratataratataooo, taritoratoritotatoo, taritoratotatotaooo…”

 

5 Isabel Patton: Soy una dama (single, 1977)

Isabel Patton fue algo así como el Zelig de la música española. Tras sus primeros singles (“Patrick amor mío”, “Búscame”, “Solos tú y yo” o una versión de “Qué será, será”), esta cantante trabajó con Adolfo Waitzman, marido de Encarnita Polo y compositor de la sintonía del Un dos tres… Formó el grupo Divas junto a su hija Romy y una tal Rosa Ruiz, interpretando operísticamente canciones como “América” de Nino Bravo, “No dudaría” de Antonio Flores, la “Salve Rociera” e incluso “Eloise”, siguiendo la adaptación hecha en su día por Tino Casal. Fue Christine en el disco El Fantasma de la Ópera, con Camilo Sesto. E incluso hizo de ‘la de blanco’ en una formación del grupo Baccara. Claro, antes había adaptado su “Sorry I’m a Lady” al español con el título de “Soy una dama”, así que la asociación de ideas no fue precisamente complicada para quien la tuvo. ¡Bingo!

 

6 Jeanette: Don’t Say Goodnight to a Lady of Spain (single, 1978)

Una de las escasas canciones que Jeanette cantó en inglés, “Don’t Say Goodnight to a Lady of Spain” estaba destinada a promover su conquista de mercados internacionales. De hecho, se publicó como cara A de single en el mercado alemán y holandés, con “Heaven Please Don’t Let It Rain Tonight” en la cara B. En España se prefirió esta última, una balada, para la cara A, en lugar del otro tema, de sonido más disco. Aunque pueda que el título, “No le digas buenas noches a una dama española” (interprétenla como quieran, que seguro acertarán), no ayudase tampoco a que aquí fuese la elegida para salir en todas las televisiones y radios del país recién salidos de una larga dictadura.

 

7 Juan Carlos Calderón: Bandolero (Su taller de música, 1974)

Sí, este es el mismo Juan Carlos Calderón que fue pianista de jazz, compositor y arreglista de temas para gente como Joan Manuel Serrat, Nino Bravo, Camilo Sesto, Cecilia, Aute, Sergio y Estibaliz, Herb Alpert, Sheena Easton o Mocedades, para quienes compuso el célebre “Eres tú”, segunda clasificada en el Festival de la Canción de Eurovisión de 1973. En 1974, acompañado a la guitarra por Manolo Sanlúcar, y con él al teclado y dirigiendo la orquesta a su manera, editó el instrumental “Bandolero”, convirtiéndose en precursor del sonido disco en España. Queda por saber quién era el bandolero del título, porque el tema, instrumental, no da la más mínima pista. ¿Curro Jiménez, quizás?

 

8 Julio Iglesias: Un día tú, un día yo (Emociones, 1978)

Oportuno y oportunista, Julio Iglesias se apuntó a la moda disco en 1978, acompañado en los coros por aquellas tres rubias llamadas ‘Las trillizas de oro’. Su título no deja de ser redundante respecto a su sencilla letra: “Un día tú, un día yo / Me quieres tú, te odio yo / Me odias tú, te quiero yo / Un día tú, un día yo”. Y si creen que les suena, han acertado: “Y solo tú”, que estaba como segunda de esta lista, tiene muchas semejanzas con el estribillo de “A veces tú, a veces yo”. De hecho, hubo demanda por plagio. El parecido es razonable, pero el juez debió pensar que el cantante gallego ya tenía suficiente plata y otros dividendos más terrenales, así que no le dio la razón.

 

9 Junior: Pídeme (Junior, 1975)

Junior se labró una reputación en Los Pekenikes, Los Brincos y Juan y Junior durante la década de 1960. Tras casarse con Rocío Durcal, inició una carrera en solitario con canciones tanto en inglés como en castellano, así como una nueva aventura junto a su mujer llamada, atención, Unisex, sin que ninguno hiciese nada por cimentar lo conseguido anteriormente. También rodó tres películas en Filipinas en 1980: Good Morning, Sunshine, Bongga ka Day y Disco Madhouse. Podríamos pensar que el título de esta última le llevó a cantar canciones de sonido disco, pero no: en 1975 ya había grabado canciones en esa onda como “Pídeme”, que luego hizo también a dos voces con su mujer, cobrando un sentido bien distinto su letra.

 

10 Las Deblas: No es usted un matador, señor

Las Deblas, Faly y Lola Chacón, era un dúo catalán de hermanas formado en 1975. Ya habían publicado discos en el 76, antes de Baccara, pero en vista del éxito de la fórmula de música disco a cargo de rubia y morena con sexy y salero cantando en inglés, en el 78 se reconvierten a la nueva religión grabando con los productores alemanes Ralph Siegel y Bernd Meinunger el tema “You Are Not Matador, Señor” que llegó a las listas de éxito en Alemania, Inglaterra y España, con situaciones tan surrealistas como cantarla delante del mismísimo Príncipe de Mónaco. No tardaron mucho en hacer su propia adaptación en castellano con el título de “No es usted un matador, señor” para que todo el mundo la entendiera, si es que hacía falta tal cosa.

 

BONUS TRACK:

Cappuccino: Hell Dance with Me (Cappuccino, 1980)

Aunque se presentaba como el proyecto de un productor y arreglista italiano, Danilo Vaona, lo cierto es que había mucho de hispano en esta aventura discotequera de… Miguel Bosé. El cantante firmó las letras de este disco (“Hell Dance with Me” casi no tenía texto) bajo el seudónimo de Carmine Ewain. ¿Y la conexión hispana del primero? Pues Vaona, nacido en Vigevano, Italia en el 1951, tras trabajar con Renato Carusone y Raffaela Carra, llegó en 1976 a España para producir a gente como Víctor Manuel, Ana Belén, Raphael, José Luis Perales, Massiel, Pedro Marín, Bertín Osborne o Mari Trini, componiendo posteriormente las sintonías de programas como Día a día o El Grand Prix del verano. Nada que ver con Cappuccino, tal vez su aventura más personal y olvidada.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *