Juliet, desnuda

Juliet, desnuda

Jesse Peretz (Diamond Films)

Además de un triángulo amoroso, también cuenta con Ethan Hawke, así que la relación con Reality Bites, aquella crónica de la generación X, está ahí. Sin embargo, las similitudes entre ambas películas no van mucho más allá. Seguro que a Nick Hornby, autor de la novela en la que se sustenta este guion escrito por Tamara Jenkins, Jim Taylor y Phil Alden Robinson, no le gustaría la analogía.

Juliet, desnuda guarda las formas de la comedia romántica, convencional en su estructura, aunque con ciertas diferencias que la elevan por encima de la media. Para empezar, sus protagonistas, adultos que atraviesan la crisis de la mediana edad y en los que se refleja el paso del tiempo como su principal preocupación, valorando lo vivido, lo que les queda por vivir y las segundas oportunidades.

Está también la historia entre el artista (con guiños a Sugar Man, pero modelado más bien a partir de Elliott Smith) y el seguidor irredento, que manifiesta una devoción ciega hasta que llega el desencanto. Y, por último, sobresalen especialmente la actriz australiana Rose Byrne y su banda sonora, con temas de M. Ward, Conor Oberst o Ryan Adams. No obstante, el mejor Hornby, el de Alta fidelidad, ya queda un tanto lejano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *